trabajan como 'scouts' para webs como bet365

Estos jóvenes son la base del negocio de las apuestas online: "No ven bien nuestra labor"

Los principales portales de apuestas se nutren de datos recogidos por jóvenes en partidos de tercera división o categorías juveniles. Su actividad no es legal, pero pillarles es muy difícil

Foto:

Jose tiene 19 años y suele apostar. "Sobre todo al fútbol, que es lo que controlo. Me resultaba curioso ver en Bet365 las estadísticas y encontré en Forocoches a una persona que trabajaba en eso. Me informé, me gustó y al ser estudiante dije: si puedo ganarme un dinerillo viendo el fútbol, voy a hacerlo", cuenta. Ahora va todos los fines de semana a cubrir partidos de tercera división en Ciudad Real —del Almagro, el Villarrubia o el Tomelloso— para Real Time Sportscast, una subsidiaria de la suiza Sportradar, que recolecta datos en eventos deportivos. Por cada encuentro cobra 50 euros más la entrada y el desplazamiento, que corren a cargo de la empresa. "No es mucho, pero me viene de lujo".

De que Jose vaya a un partido depende el negocio de las casas de apuestas que compran sus datos: con ellos, pueden ofrecer distintos tipos de apuestas —que el Tomelloso meterá más de dos goles o que se sacarán cinco córners en total— y variar su precio en tiempo real. "Voy al campo y retransmito por voz. Mediante comandos y en inglés digo por dónde va el balón, si hay saque de banda y demás", añade. "Así otros pueden apostar en directo".

Partidos de la liga juvenil de Argelia en Bet365.
Partidos de la liga juvenil de Argelia en Bet365.

Jose es uno de los cientos de 'scouts', reporteros o analistas, según quien defina su puesto, que cada fin de semana pueblan los partidos de toda España captando con su móvil lo que sucede allí. Ni Sportsdata ni Real Time Sportscast dan datos de a cuántos emplean, pero solo hay que echar cuentas. "Hay 'scouts' para aburrir", continúa. "Piensa en los que tiene que haber, solo en España, para cubrir primera división, segunda, segunda B, tercera, juveniles, femeninos... ¡Y eso solo en fútbol!". Las empresas venden datos de baloncesto, balonmano, voléibol y otros deportes minoritarios, de diversas categorías y con especial competencia en las inferiores, que no se retransmiten por televisión. Hay tres: además de Real Time Sportscast, están los gigantes Sportsdata (también de Sportsradar) y Perform y BetGenius, de Reino Unido, con varios millones de euros de beneficio anual.

Estas compañías captan a jóvenes, generalmente ya aficionados a las apuestas, los entrenan, examinan y ponen a trabajar. Su relación es de colaboradores —cobran por facturas, aunque no todos se dan de alta como autónomos porque ingresan alrededor de 400 euros al mes— y ellos eligen a qué partidos ir.

"Yo trabajo en Madrid, pero si estoy en otra zona puedo cubrir partidos ahí también y ellos pueden contactarme con propuestas urgentes. Suelen ser de categorías bajas, de fútbol femenino y juveniles de primer nivel", explica Carlos, otro estudiante metido a 'scout' que trabaja para Sportsdata y prefiere no dar su nombre real. "Llegué por un conocido del mundo de las apuestas que buscaba gente. Me conectó con el 'country manager', que vio que mi inglés era bueno y conocía las reglas básicas del fútbol. Hubo sesiones para practicar la metodología de las retransmisiones y, cuando consideró que estaba preparado, hice un examen, lo aprobé y comencé".

Si te comes un córner, tarjeta amarilla o un gol, te sancionan. Tienes que estar atontado para que suceda, pero te puede pasar

La rapidez es la base de su trabajo: si la empresa detecta retrasos al meter un dato, les penaliza. "Hay muchas penalizaciones. Si te comes un córner, tarjeta amarilla o un gol, te sancionan. Tienes que estar atontado para que suceda, pero te puede pasar", dice riendo Jose. "A un compañero de inPlay [otra compañía] le sancionaron porque dio un penalti con segundos de retraso. Y tenían un vídeo para demostrarlo. Son muy exigentes. Yo estuve un mes de prueba en Sportsdata, haciendo partidos de entrenamiento en los que ven si metes los datos con retraso o no. Y no me aceptaron".

El origen de todos los males

El trabajo de 'scout' no solo es exigente. También es secreto, porque la mayoría de equipos no saben que les están monitorizando, y está considerado por algunos el germen de todos los males del sector.

El 'boom' de las apuestas online abrió la puerta a dos cosas: a las apuestas rápidas, en tiempo real y más adictivas, y a la posibilidad de apostar en eventos menores de cualquier lugar del mundo, de un Tomelloso-Guadalajara al voléibol femenino en la liga juvenil de Polonia. Juntas, propiciaron la aparición de los amaños: mafias que implican a árbitros, jugadores y corredores de apuestas que pactan (no solo el resultado, también córners o número de goles), apuestan durante el partido y se lo llevan crudo.

¿Por qué? En estos equipos la gente cobra menos (o no cobra) y es más fácil de corromper. Y las casas de apuestas online chinas, cada vez más populares, permiten apostar en ellos y no persiguen el fraude: mueven tanto dinero que no les importa demasiado que unos pocos engañen. En febrero se desarticuló una red de amaños en la tercera división de fútbol español y hubo 28 detenidos.

El exjugador del Granada Francisco Javier Suárez, investigado por su presunta implicación en la trama de corrupción (Miguel Ángel Molina / EFE)
El exjugador del Granada Francisco Javier Suárez, investigado por su presunta implicación en la trama de corrupción (Miguel Ángel Molina / EFE)

Los 'scouts' son la base de la corrupción", afirma tajante Francesco Baranca, director general de Federbet, una asociación que lucha contra el amaño. "Sin 'scouts', no podrían ofrecer apuestas en tiempo real así que no habría amaños. Y lo más loco es que las empresas que los usan no pagan nada. No pagan a las federaciones ni a los equipos por monitorizar sus partidos, con los que hacen millones de euros. Es insano. Los chicos creen que todo es legal, pero yo les digo: cuando vas al cine, ¿pagas? Los equipos no saben que se les monitoriza ni que sus partidos se ofrecen en Asia". Hace poco más de un año, la Liga Australiana detectó a los 'scouts' en sus partidos inferiores y lo denunció, al entender que su presencia solo provocaría amaños.

"Hay gente que no ve bien nuestra labor", reconoce Jose. "De hecho, en algunos campos si te ven te echan. Las federaciones y equipos no reciben un céntimo, mientras que muchas empresas (páginas de resultados, estadísticas o empresas como la mía) se forran a costa de equipos humildes que muchas veces no tienen ni idea. Pero nosotros somos unos mandados".

Paradójicamente, estas empresas también venden datos a organizaciones como la UEFA para ayudarles a prevenir el fraude. En LaLiga utilizan un sistema parecido pero propio. “No compramos datos a Sportsdata”, explican fuentes de la entidad. En su lugar, montaron un equipo de investigadores, especialistas en apuestas, ingenieros y expolicías y un software propio (Tyche) con el que detectan anomalías en las cuotas de las apuestas. En este reportaje explicaron cómo funciona.

"Me piden que meta los datos con retraso"

Además de los amaños, otro potencial agujero de fraude son los propios 'scouts'. Su trabajo consiste en retransmitir los datos en tiempo real a la empresa, que a su vez los pasa a la casa de apuestas. Pero, ¿y si hay un gol y el 'scout' tarda unos segundos de más en comunicarlo? Alguien que estuviera en el campo podría apostar en ese momento, anticipándose a que el resultado estuviera online, y ganar mucho dinero. "La empresa nos alerta de la presencia de estas personas: apostadores que acuden a los partidos, nos identifican y ofrecen altas cantidades de dinero por retrasar la retransmisión", continúa Carlos. "Y las consecuencias son graves".

Nunca he sabido con certeza cómo nos controlan, pero imagino que cotejarán con otra gente que haya en el estadio

Las compañías tienen pequeñas técnicas de control para evitar que se corrompan y asegurarse de que todo llega en tiempo real. "Tienen cubiertas las espaldas. Como yo lo hago por voz, si hay un gol la grada lo va a cantar, así que no puedes retrasarlo. Incluso a veces dices 'ataque peligroso' y si oyen griterío cierran mercados [impiden apostar] inmediatamente. Me contaron que en Sportsdata la app graba audios sola mientras estás en el partido. Y si fallas, penalización. A mí me han dicho amigos míos de coña que les diga las cosas y las meta con retraso, pero no se puede hacer eso".

"Nunca he sabido con certeza cómo nos controlan, pero imagino que cotejarán con otra gente que haya en el estadio", concluye Carlos. "Si hay algo raro o ven que tardas en confirmar un comando te llaman. Y siempre suele haber más de un scout. Por supuesto, no nos conocemos entre nosotros. Así que te podría decir si es correcto".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios