trucos para 'vivir' con 64 GB

No necesitas un móvil de 256GB (o más): cómo gestionar bien tu almacenamiento

Aunque hay teléfonos móviles como el Note 9 o el iPhone Xs que te ofrecen hasta 512 GB de memoria, puedes apañarte con menos sin hacer grandes renuncias si necesitas ahorrar un dinero

Foto: Note 9. (M. Mc)
Note 9. (M. Mc)

Se ha conquistado una nueva cima en lo que al almacenamiento en los móviles se refiere. La nueva frontera es la de los 512 GB. Primero fue el Note 9. Ahora ha sido el iPhone Xs. Al de Samsung hay que sumarle, además, la posibilidad de chutarle una tarjeta microSD para alcanzar un giga. Pero en ambos casos tiene un precio. En el caso del nuevo teléfono de Apple, para tener esa memoria hay que pagar 1559 euros en el caso del iPhone Xs. En el del XS Max, 1659. Si optamos por el de 256GB pagaremos 1329 euros en el caso modelo más pequeño y 1429 en el más vitaminado. Un pastizal.

Aunque sea una comodidad notable, lo cierto es que no es imprescindible. Se puede vivir de sobra con 64GB. Incluso con 32 GB. Y se puede vivir también sin tener ranura para tarjetas con las que ampliar estos guarismos. Aquí van unos cuantos consejos. Lo primero que deberías de hacer es tener controladas cuáles son las aplicaciones que hacen un uso abusivo de estos recursos. Para ello acude, en caso de iOS, a 'Almacenamiento y iCloud' dentro de 'Ajustes'. Si tienes un Android, acude a 'Almacenamiento y memoria'. Eso nos permitirá tener un primer diagnóstico para empezar a ahorrar espacio.

Que el álbum no sea un caos

(Reuters)
(Reuters)

El álbum. Se puede convertir en un auténtico desgobierno. Un agujero negro de manual cuando hablamos de almacenamiento. Es probable que seas un poco descuidado. Más aún si tienes un móvil, como decimos, con un tera, 512 o 256 GB de capacidad. Ahí tardará y mucho en llegar el temido mensaje de que la memoria está a punto de desbordarse. Se van acumulando fotos, vídeos, ráfagas, tomas falsas, cuatro o cinco capturas del mismo momento, 'tropecientos' selfies... Sin embargo, si quieres tener un 'smartphone' de 64 GB convendría que guardases un poco las formas.

La herramienta más sencilla cuando no tienes la posibilidad de tirar de una microSD. Es eso que llaman la nube. En el caso del iPhone y otros dispositivos que funcionen con iOS o con MacOS tienes iCloud. Te ofrecen cinco gigas gratuitos, pero si necesitas más puedes ampliar 50, 200GB o 2TB por 0,99, 2,99 o 9,99 euros al mes, respectivamente. Esto es especialmente interesante si eres de esos usuarios que eres más acérrimos de la manzana y tiene el ordenador, la tableta y el móvil de los de Cupertino. En el caso de los dos planes de mayor capacidad extra puedes compartir esto con otros miembros de tu familia.

Otras 'nubes' gratuitas

(Imagen: EC)
(Imagen: EC)

Sin embargo, si no quieres rascarte el bolsillo también tienes opciones adicionales completamente gratuitos. Tanto en Android como en iOS. La opción que más popularidad ha ganado en los últimos años es Google Fotos. Te ofrece almacenamiento ilimitado siempre que te conformes con lo que ellos llaman 'alta calidad'. Tiene dos 'vetos': los vídeos no pueden ser de más de 1080 p de calidad y las fotos de más de 16MP. Al cargarlas en el servicio si superan estos guarismos, comprimirá las imágenes, con bastante buen desempeño. Si quieres la calidad original, tendrás que consumir la capacidad de tu cuenta de Google.

Flickr, la plataforma montada por Yahoo ahora en manos de Verizon, sigue ofreciendo de momento un 1 TB de almacenamiento gratis en la nube. Ponen límite al espacio, sí, pero no a la calidad. Úsalos como consideres. Esa es la norma.

Ambos servicios, como decimos, tienen app tanto para iOS como para Android. Podrás recuperar tus fotos siempre que quieras y tengas conexión. Así de fácil. Si no necesitas tenerlas siempre a mano, es todavía más sencillo, conecta tu terminal al PC y vuélcalas ahí, en un disco duro externo o en una carpeta del escritorio. También tienes la opción de aparatos y discos SSD que puedes utilizar con tu móvil directamente.

Vigila la calidad multimedia

(Reuters)
(Reuters)

Es cierto que puedes tirar de la nube, pero siempre no tenemos conexión WiFi o no nos acordamos de hacerlo. Lo más recomendable es que ajustes la calidad de la captura, especialmente en el vídeo. En el caso de iOS, tienes la opción de optimizar almacenamiento. Cuando empiece a detectar que andas con estrecheces guardará en un formato 'más ligero' los archivos. Para activarlo acude al apartado 'Fotos' de 'Ajustes'.

Controla WhatsApp

(Reuters)
(Reuters)

WhatsApp es otro de los que se puede convertir en un pequeño caballo de Troya. Recientemente he tenido que cambiar de móvil y al ir a hacer una copia de seguridad (sin contar vídeos) me he encontrado con la friolera de que tenía 2,8 gigas de datos relacionados con la aplicación. Y seguramente, de toda esa información, solo un diez por ciento me sea realmente de utilidad. Por eso es recomendable echar un vistacillo y limpiar con cierta frecuencia grupos y charlas. No es mucho (teniendo en cuenta que hablamos de 64GB y no 16), pero oye todo suma.

Si lo que necesitas es hacer una limpieza exprés, busca el menú 'Uso de datos y almacenamiento'. En la parte de almacenamiento podrás acceder a las conversaciones que más ocupan. Suena a consejo básico, pero si tienes problemas de memoria, desactiva la descarga automática y filtra lo que guardas.

'Streaming': bendita palabra

(Reuters)
(Reuters)

Es muy goloso el icono verde de las 'playlist' descargas en Spotify. Lo mismo que en Apple Music o en YouTube Music. Es tan fácil como apretar el botón que está en la parte superior. Yo mismo he llegado a tener listas de músicas por 'valor' de varios gigas en mi memoria. El problema es cuando unes esto a varios captítulos de Netflix descargados, un álbum de fotos caótico, un mail que se ha convertido en un cajón de sastre con miles miles de correos pendientes...

Así que lo mejor es que controles lo que guardas en la memoria y en la calidad que lo descargas en Spotify o Apple Music. En YouTube Music, por ejemplo, puedes hacer un 'remix' en unos pocos minutos antes de desconectarte del Wifi para escuchar sin conexión en base a tus gustos y las canciones que has marcado como de tu rollo. Obviamente si eres los que te descargas capítulos de Netflix, ten cuidado y vigila cuántos haces. Es muy fácil abusar cuando tenemos de conexión Wifi y bajarse varios episodios de una tacada.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios