MEGACOMPLEJO EN ESTADOS UNIDOS

Un millón de metros cuadrados y más de 75 ‘data centers’: así es el corazón de internet

A unos 30 minutos de Washington D.C, el Data Center Alley concentra más del 70 % del tráfico mundial de la Red en el mayor despliegue de centros de datos del mundo

Foto:

“En estos momentos, Loudoun tiene alrededor de 11 millones de pies cuadrados [algo más de un millón de metros cuadrados] de espacio para centros de datos operativos”, detalla a Teknautas un orgulloso Buddy Rizer, director de desarrollo económico del condado de Loudoun. Y no es para menos. Hoy este lugar conocido como Data Center Alley es el corazón de internet.

Sus más de 75 centros de datos albergan información de más de 3.000 empresas y cada día pasa por sus servidores más del 70 % del tráfico global de la Red. En palabras de Andrew Blum, autor de ‘Tubes: A Journey to the Center of the Internet’, “es un pueblo pequeño que la gente de internet considera una ciudad gigante”.

Una vuelta por el centro de la nube

Con sólo coger nuestro móvil y acceder a una página web nos estamos adentrando en la famosa nube, compuesta por grandes servidores que contienen toda la información y mecanismos para que la rueda de internet siga girando. Los datos van y vienen de nuestro ordenador a esas potentes máquinas alojadas en lugares como el Data Center Alley cuando realizamos actividades tan cotidianas como subir fotos a Facebook, pedir un Uber o ver una serie en Netflix.

(Reuters)
(Reuters)

Ahora bien, ¿quién se encarga de custodiar esa ingente cantidad de información? RagingWire, Equinix, Dupont Fabros o la subsidiaria del gigante del comercio electrónico Amazon Web Services son algunas de las empresas que gestionan los más de 75 centros de datos de Virginia. A los equipos de sus enormes instalaciones llega un torrente de datos proveniente de nuestros ordenadores o móviles, y desde allí sale otro aluvión que va a parar a nuestros dispositivos.

Por ejemplo, en una única sala del ‘data center’ de RagingWire, en casi cualquier momento del día, puede haber tres millones de sitios web funcionando, según el director de Marketing de la compañía, Jim Leach. Incluso gigantes como Facebook o la Fundación Wikimedia alquilan espacio en estos centros de datos. Aunque ellos nunca revelarán cuál es el contenido de la información que gestionan, lo más probable es que muchas de tus actividades en la Red pasen antes o después por el Data Center Alley.

En lo que respecta a la seguridad, estos centros de datos, como si de búnkeres se tratara, son prácticamente inaccesibles. Para acceder a las salas principales, donde trabajan estos servidores, no solo se deben pasar controles con guardias armados, sino que varias puertas con contraseña manual y escáneres de retina las convierten en infranqueables para los desconocidos.

Además, estos ‘data centers’ están preparados para resistir cualquier fallo eléctrico. Por ejemplo, en el centro de RagingWire cuentan con baterías que, tras un apagón, funcionan durante 10 minutos, tiempo suficiente para que se pongan en marcha generadores de electricidad alimentados por diesel.

El secreto del éxito de Data Center Alley

En mayo de 2007, Rizer llegó a Loudoun con la clara misión de impulsar la actividad comercial para que la recaudación de impuestos aumentase. En ese momento, el condado ya albergaba el aeropuerto internacional de Dulles y contaba con uno de los mejores índices de crecimiento poblacional de los Estados Unidos. Sin embargo, había que construir una base de negocios que permitiera al erario público financiar las escuelas, carreteras y servicios que los ciudadanos necesitan. Así que Rizer se puso manos a la obra aprovechando la infraestructura tecnológica existente.

Allí había crecido el gigante de internet America Online (AOL), y otros grandes proveedores de la red como UUnet o PSI Net habían convertido al condado de Loudoun en un lugar con un gran despliegue de fibra. Además, la ciudad de Ashburn (núcleo del condado) y sus alrededores disponían de amplias extensiones de terreno, suficientes recursos de agua para garantizar una correcta refrigeración de los ‘data centers’ y un potente proveedor de energía como Dominion.

“Cuando comenzamos a trabajar con centros de datos, queríamos proporcionarles todo lo necesario para que tuvieran éxito”, recuerda Rizer. Para ello, trabajaron con las autoridades políticas para diseñar incentivos y crearon un programa especial para los centros de datos que les permite planificar y construir sus instalaciones en tiempo récord. “En Loudoun donde realmente nos diferenciamos es con nuestro servicio al cliente. El tiempo de comercialización es muy importante para las compañías de tecnología y con estas medidas apostamos por ello”, aseguran. Además, afirma, les ofrecen una tarifa de energía un 28 % más barata que el promedio de Estados Unidos.

Ashburn (Virginia), con la escuela pública al fondo (Fuente: James H Dunning / Wikimedia)
Ashburn (Virginia), con la escuela pública al fondo (Fuente: James H Dunning / Wikimedia)

En 2008, el equipo de Rizer acuñó el término Data Center Alley como una parte más de su estrategia comercial para atraer a estas compañías. “Aunque describe físicamente el área donde se encuentran la mayoría de los centros de datos de Loudoun, lo más importante es que se refiere al lugar donde la industria de la tecnología se ha unido como una comunidad”, explica Rizer.

Aunque para él hay algo mucho más importante: que cualquier experto sepa señalar Loudoun en el mapa. “Cuando alguien en la industria mundial de centros de datos habla del Data Center Alley, saben que están hablando de Ashburn en el condado de Loudoun, Virginia”, dice. Además, este campus forma parte del conocido como Corredor Tecnológico de Dulles, que también cuenta con ‘data centers’ en el condado de Fairfax.

Un gigante que no para de crecer

Muchos comparan el crecimiento de Loudoun con el que en su día vivió Silicon Valley. Al igual que el valle se convirtió en la meca del emprendimiento tecnológico, este condado de Virginia del Norte ha llegado a ser el auténtico corazón de la nube.

Según Rizer, en los últimos cinco años no ha pasado un solo día en que Loudoun no tuviera en marcha una nueva construcción. Y la tendencia continúa: para el año que viene, Rizer aspira a contar con más de diez. En el condado de Loudoun, al norte del estado de Virginia, es común toparse por las carreteras secundarias con grandes tractores que son muestra de la vida tranquila y de estilo rural por la que siempre se ha caracterizado ese el lugar.

Esta zona, próxima a Washington DC, se ha convertido en los últimos años en la referencia para instalar un data center

Sin embargo, desde hace más o menos una década, esta zona, ubicada en el área metropolitana de Washington, ha visto acelerar su ritmo de vida al dar la bienvenida a la mayor concentración de ‘data centers’ del mundo. Como antaño, la tierra sigue siendo un bien preciado, pero ahora para construir grandes naves sede de la información mundial.0 centros de datos en el condado y, para 2020, a que su extensión ascienda a alrededor de los dos millones de metros cuadrados.

Parece que va por buen camino. Google acaba de adquirir unas 60 hectáreas por valor de 70 millones de dólares (unos 56 millones de euros al cambio actual) para construir dos nuevos centros de datos en Loudoun. A esta buena noticia para el condado se suma la compra de 18 hectáreas por parte de Vantage Data Centers y la adquisición por parte de Sentinel de varios de los que hasta el momento pertenecían al gigante AOL, que, tras su compra por Verizon en 2015, ha puesto a la venta parte de su campus Sterling, también en el condado de Loudoun.

 Ashburn (Virginia), con la escuela pública al fondo. (James H Dunning / Wikimedia)
Ashburn (Virginia), con la escuela pública al fondo. (James H Dunning / Wikimedia)

“Los centros de datos son una parte muy importante de nuestra economía. Este año obtendremos más de 180 millones de dólares (unos 152 millones de euros) en ingresos tributarios locales, por lo que continuaremos apoyando a la industria y haciendo lo que podamos para mantener el impulso”, asegura Rizer. En 2014 había 12 533 puestos de trabajo relacionados con este sector en todo el estado de Virginia. Una cifra que, sin duda, no ha parado de aumentar debido a la expansión del lugar.

Sin embargo, no todos los planes le salen bien a Loudoun. El condado de Henrico, también en el estado de Virginia, le pisa los talones. A principios de octubre, Facebook eligió Henrico para instalar su nuevo centro de datos.

Los impuestos locales han hecho que Facebook no haya apostado por este lugar para sus 'data centers'

Rizer luchó hasta el final, pero los impuestos con que el condado de Loudoun grava anualmente el equipamiento informático de las empresas que gestionan ‘data centers’ (que se sitúa en el 4,2 %) no acabaron de convencer al gigante, que prefirió apostar por el ínfimo 0,4 % que Henrico ha decidido ofrecer, en una jugada muy agresiva, para robarle parte del pastel a sus vecinos. Hasta el fecha, Facebook alquilaba unos 4.000 metros cuadrados en un centro de datos de Dupont Fabros en Ashburn.

Aun así, Loudoun sigue teniendo la mayor concentración de centro de datos del mundo. Y, según Rizer, lo único que puede ralentizar su crecimiento es quedarse sin tierra. Algo que parece improbable en la rural Virginia.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios