privacidad y gestación

Cuando internet se entera antes que tú de que estás embarazada

La falta de seguridad en ‘apps’ de fertilidad o gestación pone en peligro datos personales de las mujeres, que además pueden querer mantener en secreto su embarazo.

Foto: Anuncios, parejas que piratean los móviles… Las ‘apps’ de fertilidad y embarazo tienen muchos fallos de seguridad, según un estudio. (Imagen: Pixabay)
Anuncios, parejas que piratean los móviles… Las ‘apps’ de fertilidad y embarazo tienen muchos fallos de seguridad, según un estudio. (Imagen: Pixabay)

Estás embarazada. ¡Enhorabuena (si era lo que querías)! Piensas con emoción en cómo contárselo a tus seres más queridos: ¿durante una comida? ¿Llamando por teléfono? ¿Mediante guasaps en cualquiera de los grupos en los que estás? Lo preparas con ilusión siendo tú y tu ginecólogo las únicas personas que lo sabéis… o eso parece. Quizá alguien lo supiera incluso antes que tú.

Las ‘apps’ para monitorizar la menstruación o que ayudan a buscar el embarazo están en entredicho después de la investigación realizada por el ‘hacker’ Cooper Quintin y la periodista Kashmir Hill y que se presentó en la última edición de la convención ‘hacker’ DEF CON. El estudio analiza varias aplicaciones para Android relacionadas con el ciclo menstrual, los días fértiles o el desarrollo de los meses de embarazo. En concreto, Quintin y Hill se preguntaron cómo se protege la privacidad en estas aplicaciones, ya que en ellas se distribuye mucha información personal: peso, relaciones sexuales, síntomas…

'Cookies': la clave de todo

La colaboración surgió cuando Hill compró por Amazon vitaminas prenatales con el fin de preparar su cuerpo para el bebé que estaba buscando. Un mes después de aquello, escuchó en Spotify el anuncio de un doctor de diagnóstico prenatal. Concluyó que internet, ‘cookies’ mediante, sabía de sus intenciones.

La autora del informe compró vitaminas prenatales. Un mes después le saltaron anuncios de ginecólogos en Spotify

Mientras seguía buscándolo, decidió descargarse todas las ‘apps’ y usar toda la tecnología que supuestamente ayudaba a engendrar y a monitorizar los nueve meses posteriores. El objetivo era ser consciente de la información privada que filtraba sin pretenderlo. “Nunca había tenido tantos iconos rosas en mi teléfono”, bromeaba. No tuvo que esperar mucho para ver las primeras consecuencias: según su propio relato, la ‘app’ What To Expect pasó su correo a los anunciantes y comenzó a recibir en la bandeja de entrada mucha publicidad relacionada.

Hill hizo lo que tienen que hacer muchas mujeres que usan Clue, Flo, My Calendar o Fertility Friend: dijo cómo eran sus relaciones sexuales, si había ganado peso, cuándo tenía el periodo y cómo era este. Mientras las usaba y gestaba al bebé, contactó con Quintin, miembro de la Electronic Frontier Foundation (EFF), que registró todo lo que su ‘smartphone’ transmitía cuando ella usaba las ‘apps’ de fertilidad y embarazo. A la vez, el ‘hacker’ investigó la seguridad de estos servicios. “Quieren saber quién está embarazada, porque puede ser un montón de negocio”, resume ahora Quintin a Teknautas.

Una de las ‘apps’ usadas en el estudio (Imagen: cedida por Cooper Quintin)
Una de las ‘apps’ usadas en el estudio (Imagen: cedida por Cooper Quintin)

“Creo que el mayor problema que encontré es la falta de codificación en las comunicaciones de estas ‘apps’”, opina Quintin. “Muchas de estas ‘apps’ están usando ‘http’ en vez de ‘https’.

Esto permite que cualquiera que esté operando en tu red o la haya ‘hackeado’ sea capaz de ver lo que hagas”. Advierte de la falta de cifrado en las comunicaciones que hace más accesibles las conversaciones en los foros sobre cambios en el cuerpo u otras cuestiones, sobre todo si esos mensajes se envían a través de una red wifi que otros pudieran interceptar.

Otra de las conclusiones a las que llegó Quintin es que la mayoría de estas aplicaciones usan la publicidad como forma de obtener beneficios. “Están enviando mucha información personal a los anunciantes, como tu localización, tus coordenadas GPS exactas, tu género, cuántos años tienes, cuánto pesas, si estás embarazada o no, si tienes hijos o no… Toda esa información se envía a los anunciantes sin que el usuario lo sepa”, nos cuenta.

La falta de encriptación y de protocolos https, dos de los problemas de algunas de estas ‘apps’. (Imagen: Pexels)
La falta de encriptación y de protocolos https, dos de los problemas de algunas de estas ‘apps’. (Imagen: Pexels)

De acuerdo con su estudio, todas las aplicaciones analizadas, excepto Fertility Friend, conectan con servidores de terceros para compartir datos. En el caso de una llamada The Bump, lo hace hasta con 18 servidores diferentes. Los terceros con los que más información se compartía, según el estudio, eran Google y Facebook.

¿Cómo preservar la seguridad?

Quintin da varios consejos a compañías y usuarias para que mejoren la seguridad. “A las empresas, les diría que se tomaran en serio la privacidad de las personas, que piensen en otras personas que podrían usar estas ‘apps’ y especialmente en los tipos menos comunes, alguien como un novio o un marido que use ese teléfono”. A quienes las descargan les pide que no compartan “datos personales muy privados”. También, aconseja no tomar estas ‘apps’ como consejos médicos.

Por otra parte, el investigador de la EFF alerta sobre la necesidad de utilizar un código PIN o contraseña para acceder a estas ‘apps’ y así evitar miradas indiscretas de quienes pudieran hacerse con el terminal. Algunas ya lo tienen (MyCalendar, Clue, Fertility Friend…), pero el ‘hacker’ pide protección extra: no limitar el código a cuatro dígitos, establecer un tope de intentos antes de bloquear el acceso...

El informe ofrece un dato demoledor: sólo 3 de 33 'apps' dan la ventana exacta de fertilidad

Su informe da el visto bueno a Fertility Friend, que como hemos dicho no conecta con servidores de terceros (excepto con YouTube para ver tutoriales) y Clue, que “parece ser relativamente segura”, explica en su estudio. Sin embargo, de otras muchas dice que parecen “haber sido escritas extremadamente rápido, consistentes en no más de un calendario, algo de código para calcular medias y una colección de anuncios”.

Aun así, el informe concluye que estas ‘apps’ no deberían tener fallos de seguridad “serios”, pero que las usuarias deberían considerar “cuánta información personal podría estar enviándose al utilizarlas”.

‘Apps’ analizadas y permisos que pide cada una de ellas (Imagen: EFF)
‘Apps’ analizadas y permisos que pide cada una de ellas (Imagen: EFF)
También está sobre la mesa el debate sobre la fiabilidad científica de estos servicios. Hay aplicaciones de ciclos menstruales que aconsejan qué días tener sexo o no en función de la ovulación y con el fin de tener más oportunidades para quedarse embarazada. Cuando Hill hizo el experimento, asegura haber puesto la misma información sobre su regla en todas las ‘apps’, pero cada una hacía predicciones diferentes del mejor momento de la cópula. Según un estudio de 2016 realizado por médicos neoyorquinos con 33 ‘apps’, que Hill cita, solo tres de ellas daban “la ventana fértil exacta”.

Embarazos secretos

No es la primera vez que alguien se pregunta cómo internet se puede enterar de que estás embarazada o trabajando en ello antes de que se lo digas a alguien. Cooper recuerda algo que sucedió en 2012: a casa de una adolescente comenzaron a llegar cupones de descuento para pañales en una popular cadena de supermercados. Su padre acudió a uno de sus establecimientos para pedir explicaciones. Pero las explicaciones las debía haber pedido a su hija: ella estaba esperando un bebé y aún no había dicho nada a sus progenitores.

La empresa asignaba a cada cliente un número de socio con el que se recogía información sobre ellos (nombre, correo electrónico, tarjeta de crédito…) y sus compras. Si saben que las clientas han comprado suplementos de zinc o magnesio o crema de coco (por poner unos ejemplos hipotéticos), suponen que podrían estar embarazadas y a punto de dar a luz, y generan los cupones para pañales, ropa infantil o cunas.

Una mujer que usaba estas 'apps' sufrió un aborto natural. La borró pero al de siete meses recibió un regalo por su inminente parto

También pueden ocurrir confusiones muy macabras. Amy Pittman, una mujer de Washington, usaba una de estas estas ‘apps’ cuando se quedó embarazada, pero sufrió un aborto natural. Siete meses después de este, y a pesar de que había borrado la cuenta de la aplicación que usaba, se encontró con un paquete en el felpudo de su casa: era leche para bebés. También, hay grupos antiaborto en Estados Unidos que están investigando qué mujeres podrían querer interrumpir su embarazo para persuadirlas de lo contrario.

A la vez que todo esto pasa, conscientes de la información sobre embarazo que se difunde en internet, hay otras personas que hacen todo lo posible para no dar más datos de la cuenta. En su artículo, Hill recuerda el trabajo de Janet Vertesi, profesora de la Universidad de Princeton, para evitar que internet supiera sobre su embarazo. Con este fin, pagaba la ropa en efectivo, navegaba por webs sobre bebés a través de Tor o pedía a sus amigos y familiares que no comentaran la noticia en redes sociales y mensajes. El objetivo era estar a salvo de todo tipo de curiosos.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios