Trucos para el día a día

Los problemas de batería más comunes de tu móvil (y así puedes arreglarlos)

Calibrarla o no someterla a temperaturas demasiado altas son algunas de las recetas para que uno de los elementos más amados del dispositivo tenga una larga vida.

Foto:  El cable, el cargador, la ranura… Son muchos los factores que influyen en el buen estado de la batería (Imagen: Takashi Hososhima | Flickr)
El cable, el cargador, la ranura… Son muchos los factores que influyen en el buen estado de la batería (Imagen: Takashi Hososhima | Flickr)

Estás usando tu teléfono móvil como siempre cuando un día, meses después de haberlo estrenado, te da la sensación de que la batería se agota muy deprisa, cuando tú le sigues dando el mismo uso de siempre. O a lo mejor lo has cargado por completo y, solo un rato después, ya está bajo mínimos o incluso se ha apagado de repente. Está claro: la batería ya nos da quebraderos de cabeza.

C. OttoC. Otto


De hecho, no importa que sea nueva o vieja, ya que hay otra serie de factores externos que influyen, como la temperatura o el propio sistema operativo del ‘smartphone’. Afortunadamente, se pueden extremar las precauciones para cuidar la batería y así evitar comprar una nueva o ir corriendo a la tienda con la garantía en la mano.

Calibrando, que es gerundio

A la hora de probar nuestra batería, el calibrado es esencial. En el caso de los terminales Android, olvídate de las aplicaciones que existen en la Play Store y sigue algunos consejos como los que dan los propios fabricantes de móviles. Así, cada tres meses, haz lo siguiente: descarga por completo el móvil, déjalo sin usar seis horas y cárgalo hasta el 100 %.

Cuando llegue a este nivel, déjalo cargando otras dos horas y vuelve a usarlo con normalidad hasta el próximo calibrado. En el caso de los iPhone, también existen opciones de calibrado. Hay que seguir pasos como los de Android, pero, a la hora de volver a encender el terminal, hay que reiniciarlo pulsando los botones de inicio y encendido. Con la manzana en la pantalla, deja de pulsarlos.

Apagón total

El móvil funciona perfectamente, pero de repente se apaga. Y eso que no había llegado al 0 % de batería. Algo pasa pero, por fortuna es fácil de comprobar: en primer lugar, quizá tu terminal necesite una actualización de ‘software’. En ocasiones, como sucede en algunos modelos de Android, recibes una notificación para que comience y tan solo tienes que aceptarla y esperar a que termine su trabajo.

En otros casos, serás tú quien tenga que buscar en el menú de Configuración o Ajustes para comprobar que el sistema operativo esté actualizado o no. Hazlo, eso sí, con el móvil enchufado (o con batería suficiente) para evitar un susto en forma de apagón en mitad de la actualización.

Si las baterías se pueden quitar, es fácil sustituirlas por otras nuevas. (Imagen: Kārlis Dambrāns | Flickr)
Si las baterías se pueden quitar, es fácil sustituirlas por otras nuevas. (Imagen: Kārlis Dambrāns | Flickr)

Sin embargo, tal vez tengas la versión más actualizada y que, aún así, el móvil se apague igual. Deberás llevarlo al último 'backup' que has hecho y que, normalmente, se activa pulsando a la vez los dos botones del teléfono durante varios segundos. Si aun así se sigue apagando de repente, entonces tendrás que restaurar la versión de fábrica. Eso sí, antes de restaurar esta versión, haz una copia de seguridad de toda la información que consideres importante.

Temperaturas extremas y mala cobertura

El calor de estos días tampoco ayuda a la batería de tu teléfono móvil, así como sucede con las temperaturas bajo cero grados. En general, las temperaturas extremas no son amigas de las baterías y, por ello, no debería de extrañarnos si nuestro teléfono se apaga de repente cuando el mercurio marca niveles demasiado altos o bajos.

En el caso de los iPhone y para que la batería no se estropee, Apple recomienda que la temperatura ambiente no supere los 35 º C ni que baje de los 0 º C; si es más baja, la compañía advierte de que su duración se acortará, pero que aumentará al regresar a una temperatura normal. Estos consejos se aplican tanto para usarlo como para guardarlo o cargarlo. Por su parte, algunos dispositivos Android avisan de una temperatura demasiado alta.

También puede que la temperatura sea la adecuada, pero que el teléfono se caliente mucho cuando se está cargando. Esto quizá se debe a que usas un cargador no oficial y de mala calidad. Por ello, sigue las recomendaciones de los fabricantes cuando de estos dispositivos se trate y evitarás que tu batería se degrade más rápido. Pero si se calienta cuando está desconectado y la temperatura ambiente es correcta, a lo mejor el problema es que la batería es demasiado vieja y, entonces sí, tendremos que cambiarla.

Las temperaturas extremas también pueden afectar al rendimiento de la batería. (Imagen: Pixabay)
Las temperaturas extremas también pueden afectar al rendimiento de la batería. (Imagen: Pixabay)


En definitiva, para evitar estos sustos y que nuestro teléfono nos dure una larga jornada, hemos de controlar la temperatura ambiente. Así, es recomendable no dejar los teléfonos bajo la luz solar o, si los protegemos con una funda, que esta sea transpirable.

Además, la mala cobertura obliga a que el teléfono haga un mayor esfuerzo y puede que la batería se resienta por ello. Por ello, localiza cuáles son las zonas de tu casa y de tu trabajo en las que tienes menos problemas de señal para evitarlas en la medida de lo posible.

Aplicaciones que consumen mucho

Si vemos que la batería se acaba en un abrir y cerrar de ojos, también es probable que se deba a alguna de las aplicaciones que tenemos instaladas, pues algunas suelen consumir mucha batería. Para ello, y dependiendo del modelo de móvil, deberemos visitar el menú de Ajustes de nuestro dispositivo y buscar la sección de Batería.

Usar una versión desactualizada de algunas ‘apps’ consume más batería. Visita las 'stores' con regularidadAllí veremos el consumo de batería que ha hecho cada ‘app’ o el propio sistema operativo en las últimas 24 horas o desde la última carga; también, el que hace el teléfono mientras está en espera. Una vez conocido esto, hay que decidir qué hacer para que el teléfono rinda más: desinstalar ‘apps’, cerrar las sesiones que estén abiertas o las que están funcionando en segundo plano, forzar la detención…

Además, hay que tener en cuenta que usar una versión desactualizada de algunas ‘apps’ consume más batería. Por ello, visita las ‘stores’ para descargar las versiones más recientes o actualízalas siempre que te dé la opción.

Cargadores o enchufes defectuosos

Antes te contábamos lo que podía pasar si usabas cargadores de mala calidad. También puede que el tuyo sea oficial o el recomendado por el fabricante, pero que aún así no funcione como debiera. Lo más probable es que esté roto o defectuoso, así que en este caso hay no quedará otra que comprar uno nuevo.

Muchas veces, si la batería no se carga bien es por culpa del propio cargador. (Imagen: Marco Verch | Flickr)
Muchas veces, si la batería no se carga bien es por culpa del propio cargador. (Imagen: Marco Verch | Flickr)

Aun así, habría que comprobar si el defecto es del propio puerto por el que se conecta el cargador; por tanto, pruébalo antes en otro terminal, con el fin de asegurarte de que no es un problema del propio teléfono. Si con otro dispositivo carga a la perfección, ya sabes dónde se encuentra el problema. Además, puede que quizá lo que falle es el enchufe, así que pruébalo en varios.

Trucos para mimar tu batería

Tampoco está de más aplicar todos los días una serie de consejos para evitar que la batería se agote antes y, con ello, que su propio rendimiento se vea afectado. Por supuesto, utiliza baterías originales, que correspondan al voltaje del aparato. Del mismo modo, programa el apagado de pantalla para que el modo en espera empiece antes; así ahorrarás hasta la próxima carga. Es más, investiga los diferentes modos de administración de energía que tiene tu ‘smartphone’.

A la hora de usarlo, baja el nivel de brillo de la pantalla si crees que puedes trabajar bien sin necesidad de tanta luz. A la vez, si no estás usando el GPS, el wifi o la conexión Bluetooth, apágalos, ya que consumen mucha batería. Incluso es posible usar menos el teléfono móvil gracias a las recetas de IFTTT: programa tus redes sociales para que cuando publiques una foto en Twitter también se vaya a Instagram, por ejemplo.

Y si ves que con todos estos consejos no mejora el rendimiento de la batería, no te quedará otra que cambiarla: la obsolescencia programada o los ciclos de vida han hecho de las suyas. Echa mano de la garantía por si entra dentro del plazo gratuito de recambio. Pero antes, hay muchos trucos para solucionar los problemas sin necesidad de gastar el dinero. Úsalos y sigue disfrutando de tu móvil.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios