la sobrecarga se debe a muchos factores

Por qué hay más gripe en invierno (y por qué no tiene la culpa del colapso hospitalario)

Llega el frío y, con él, la gripe. Pero el aumento de casos no es debido a un único factor. Tampoco la saturación de los servicios médicos

Foto:

"No cojas frío que te pondrás malo" es un clásico entre las frases de madre. Llega el invierno y, con él, la gripe y la alarma por el aumento de casos. El informe del Sistema de Vigilancia de la Gripe, publicado esta semana, revela un aumento en el número de casos del 26% en estos primeros días de 2017 respecto al año pasado. Pero ¿por qué este virus nos afecta más en estos meses? ¿De verdad nos 'ponemos malos' por el frío?

"El frío no es el causante, es el virus", zanja el médico de familia Vicente Baos. Todo tiene que ver con las estaciones y los hemisferios: en las épocas frías, estos microorganismos se difunden con mayor facilidad. Existen varias teorías que explican este efecto y que no son excluyentes entre ellas. Por ejemplo, la baja humedad relativa y temperatura durante el invierno hacen que las partículas —toses, estornudos— cargadas de virus floten más tiempo en el aire, se dispersen y, por lo tanto, el contagio resulte más sencillo.

En Asturias, llevan 600 casos por cada 100.000 habitantes, el 0,6% de la población. No es el fin del mundo

No es la única explicación. En invierno la gente comparte más tiempo en interiores, y además los virus sobreviven períodos más largos en el ambiente si la temperatura es baja. Incluso las vacaciones de Navidad pueden jugar su papel en esta suma de factores. Un estudio de la Universidad de Georgetown (EEUU) publicado en la revista 'The Journal of Infectious Diseases' concluyó que, al reducir el contacto entre los niños que no van a clase, se disminuye el contagio hacia los adultos y se retrasan los picos en la epidemia hasta la 'vuelta al cole'.

El año comienza con noticias sobre la epidemia de gripe... y el caos que desata en muchos hospitales, que no pueden gestionar a tantos pacientes. Baos niega rotundamente esta situación y pone como ejemplo a Asturias, la comunidad que históricamente se ve más afectada por la gripe: "De momento tienen 600 casos por cada 100.000 habitantes, el 0,6% de la población. No es el fin del mundo". Entonces, ¿por qué se colapsan los centros de salud?

"No es la gripe, es el invierno", aclara Baos. Según asegura, la sobrecarga invernal es debida a muchos factores. Las fracturas de cadera, por ejemplo, también aumentan en los meses de frío, según un estudio del Hospital da Costa de Lugo. Si tenemos en cuenta que los ingresos por gripe son bajos, doscientos en lo que va de año, el virus es responsable de sólo una pequeña parte de las colas.

En última instancia, Baos culpa de la situación a la mala gestión del sistema sanitario español: "Está al límite siempre, en cuanto hay una gotita se desborda. Ni más, ni menos". El médico recuerda que el aumento de casos de gripe de produce todos los años por las mismas fechas, por lo que se puede planificar sin problemas. "Al final se culpabiliza al paciente por ir al médico y a los profesionales porque parece que no trabajemos", lamenta.

La tendencia indica que el número de casos aumentará en las siguientes semanas.
La tendencia indica que el número de casos aumentará en las siguientes semanas.

La vacuna no es la panacea

Baos explica que los estudios sobre la vacuna de la gripe "están muy mal hechos, aquí y en todas partes". Sin embargo, aclara que aunque no sea "una herramienta perfecta, es lo mejor que tenemos". El médico asegura que existen cientos de virus con síntomas pseudogripales que nadie distingue: "En el 50% de los casos con cuadros gripales no se confirma que lo sea". El problema, que el paciente vacunado no es inmune frente al resto de microorganismos y, si enferma, puede pensar que ha perdido el tiempo.

Al margen de vacunas, el médico comparte tres sencillos 'trucos' para disminuir las posibilidades de contagio: lavarnos las manos más a menudo, toser sobre el codo —en lugar de sobre las manos— y no ir a trabajar con un cuadro gripal para no extender la enfermedad entre nuestros compañeros. La epidemia de gripe todavía seguirá entre nosotros hasta finales de febrero, como cada año. "¡Parece que hayamos descubierto el invierno!", bromea Baos. Al final siempre vale más prevenir que curar.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios