Xiaomi, Huawei, Lenovo... Aumentan en un 25% los móviles con 'malware' de fábrica
  1. Tecnología
especialmente en terminales chinos

Xiaomi, Huawei, Lenovo... Aumentan en un 25% los móviles con 'malware' de fábrica

Un estudio de G Data ha detectado que este fenómeno es cada vez mayor. Los programas se instalan sobre aplicaciones legítimas como Facebook para robar información o añadir publicidad

Foto: Móviles Huawei. (Reuters)
Móviles Huawei. (Reuters)

El número de smartphones con programas maliciosos instalados de fábrica aumenta cada día. Un estudio llevado a cabo por la firma de ciberseguridad alemana G Data ha concluido que los casos han aumentado en un 25% desde el primer trimestre del año. Las marcas chinas como Xiaomi, Huawei y Lenovo son las que salen peor paradas al respecto.

Que algunos dispositivos incorporan malware de fábrica no es nuevo, aunque el análisis de G Dat alerta de la velocidad con la que esta epidemia aumenta. Según el estudio, los expertos en seguridad detectan un nuevo caso cada 14 segundos. Estos virus van desde aplicaciones que roban información hasta otras que insertan anuncios no deseados.

Los casos analizados mostraron que los programas maliciosos se ocultan en una app aparentemente segura que se manipula para contener, por ejemplo, anuncios, que consumen gran parte de los recursos del móvil.

Cuidado con Facebook

Uno de los ejemplos más comunes citados por los investigadores afecta a la aplicación de Facebook. Esta es manipulada para que terceros puedan acceder al dispositivo sin pedir permiso al usuario. Según los expertos de G Data, el malware puede ser detectado y eliminado con un programa antivirus.

Los terminales afectados según el estudio son Xiaomi Mi3, Huawei G510 y Lenovo S860, así como otras marcas desconocidas fuera del mercado asiático como Alps y ConCorde. En total fueron 26 los smartphones diagnosticados con malware instalado de fábrica.

G Data intentó rastrear el origen del malware y estableció su origen en China, aunque no pudo concretar más. Sí sospecha que estos programas son instalados por terceros sin que las empresas lo sepan, o bien se introducen de forma accidental durante las pruebas.

El redactor recomienda