Es noticia
Menú
Cuatro tecnologías que salvarían 420 vidas al año en la carretera
  1. Tecnología
JUNTAS REDUCIRÍAN UN 27,5% LA SINIESTRALIDAD

Cuatro tecnologías que salvarían 420 vidas al año en la carretera

El freno de emergencia autónomo, la ayuda al mantenimiento del carril o la detección de fatiga revolucionarán la seguridad en las carreteras

Foto:

Durante el año pasado 1.128 personas perdieron la vida en las carreteras de España. Se trata de un mínimo histórico que nos retrotrae a cifras anteriores a 1960, cuando el parque de automóviles y la potencia de los motores no podían compararse con los actuales. Sin embargo, el objetivo es reducirlas hasta el mínimo y, para conseguirlo, la tecnología de ser nuestra mejor aliada. Más concretamentehay cuatro avances que, por su cercanía en la implantación, son claves para reducir la mortalidad.

Diseñador por Mercedes Benz en 2002, AEB corresponde a las siglas de Autonomous Emergency Brakingy es un sistema de frenado automático para situaciones de emergencia. Funciona de dos formas. Por una parte, ayudando al conductor a pisar el freno a tope en una situación de emergencia y, por la otra, deteniendode oficio el vehículocuando el radar detecta una colisión inminente. Una vez el coche se ha detenido, el sistema activa las luces de emergencia.

Según un informe de la Fundación Línea Directa, si todos los coches dispusieran de AEB de serie se reducirían los accidentes en un 19%, lo que implicaría salvar más de 200 vidas. Más a más, se evitarían 1.300 heridos graves (13%) y 22.500 leves (21%). De toda la oferta actual, solo el 16% de los modelos ofrecen AEB de serie, especialmente las gamas altas de Audi, BMW, Ford, Honda, Mercedes y Opel. Será obligatorio en todos los coches de Europa a partir de 2015.

Es la más sencilla y, quizá, una de las más útiles. El Lane Keeping Assistant está diseñado para alertar al conductor, e incluso reorientar, la trayectoria del coche que se sale de su carril. Según el fabricante, lossensores pueden serde vídeo (montados en los retrovisores)o láser e infrarrojos integrados en el frontal del automóvil.

El LKA, que también llegó de la mano de Mercedes,está concebido para evitar las distracciones, desmayos y somnolencias, que cada año le cuestan la vida a 110 conductores en nuestro país. Actualmente se encuentra en el 40% de los coches que salen del concesionario, aunque apenas se encuentra en el 4% del parque automovilístico español. La Unión Europea sopesa hacerlo obligatorio a partir de 2016.

Una cámara en el salpicadero monitoriza la actividad del conductor, advirtiendo la longitud del pestañeo. Cuando supera un tiempo estimado, en torno a los dos segundos, se activa una alarma. Diversos estudios señalan que entre un 18 y un 43% de los accidentes se deben a conductores que se durmieron al volante.

Es el sistema con más implantación en España, ya que está presente en uno de cada cuatro coches nuevos. Por marcas, Ford, Toyota, Volkswagen, Volvo y Mercedes son los más implicados en su desarrollo.

Los ángulos muertos son uno de los mayores peligros en carretera, y su presencia está detrás del 3% de la siniestralidad. Habitualmente se encuentran en un espacio similar al que ocupa el automóvil en paralelo y se extiende seis metros por detrás. Al cambiar de carril sin tener una visión completa no solo se dispara el riesgo de colisión, sino que crecen la posibilidades de cometer un atropello en vías urbanas.

El Blind Spot Monitoring se presenta de forma diferente según el fabricante. Así, la mayoría indican la proximidad de un objeto en el ángulo muerto con un aviso visual en el retrovisor, mientras que otros proyectan un vídeo en el salpicadero. Mazda, Cadillac y Toyota disponen de los mejores sistemas, aunque tres de cada diez coches nuevos vienen con un BSM de uno u otro tipo de serie.

Durante el año pasado 1.128 personas perdieron la vida en las carreteras de España. Se trata de un mínimo histórico que nos retrotrae a cifras anteriores a 1960, cuando el parque de automóviles y la potencia de los motores no podían compararse con los actuales. Sin embargo, el objetivo es reducirlas hasta el mínimo y, para conseguirlo, la tecnología de ser nuestra mejor aliada. Más concretamentehay cuatro avances que, por su cercanía en la implantación, son claves para reducir la mortalidad.

Tecnología
El redactor recomienda