ES EL PRIMER POLÍTICO ESPAÑOL EN HAcerlo

Madina hace historia al someterse hoy al escrutinio de Twitter

Este sábado tendrá lugar en Twitter la primera sesión de preguntas y respuestas abiertas a un político en España por parte de los ciudadanos

Foto: Madina hace historia al someterse hoy al escrutinio de Twitter

Este sábado, el candidato a la secretaría general del PSOE, Eduardo Madina, se convertirá en el primer político español que se someta públicamente a las preguntas de los ciudadanos en Twitter.

A través del hashtag #PreguntaAMadina los usuarios podrán mostrarle al político sus dudas, sugerencias y críticas en forma de tuits. “Se trata de la primera experiencia completa en España. Ya están haciendo preguntas y, dependiendo del número de retweets generados, se seleccionarán las que lleguen al candidato”, cuenta César Calderón, responsable de movilización y campaña online del equipo de Eduardo Madina.

Pero, ¿por qué el primero? En otros países como en Estados Unidos o Reino Unido incluir a las redes sociales en las estrategias de sus partidos es bastante más común, sin embargo, en España, se resisten.

¿Cómo utilizan los políticos españoles las redes sociales?

A pesar de las ventajas de una comunicación bidireccional, los políticos españoles no sacan a penas rendimiento a la red. "Existen políticos que están porque tienen que estar y otros porque creen que deben estar. Aunque también existen otros, aunque los menos, que llegan por obligación y se quedan por convicción", comenta el experto a Teknautas.

El miedo a cometer errores y ser juzgados, o a perder la reputación que creen haber ganado, hace que utilicen la red para difundir sus ideas o actos, recomendar otros contenidos pero siempre sin conversar o interactuar con sus seguidores. "Muchos políticos se hacen las cuentas en momentos clave y luego desaparecen, lo que genera frustración y melancolía. Internet muy posiblemente no te haga ganar unas elecciones pero puede hacerte perderlas”.

Por ahora, campañas extranjeras como las del partido laborista británico pueden servir como ejemplo a los políticos españoles. El pionero en usar Twitter como herramienta política, y modelo en la campaña de Madina, fue el presidente de los Estados Unidos Barack Obama, que se sometió a las preguntas de los ciudadanos de su país a través del hashtag #askobama -el 6 de julio de 2011- y que todavía hoy genera preguntas.

Con un éxito arrollador en cantidades de tuits generados -119.000 en 70 minutos- se demostró que el papel de Twitter cada vez es más productivo como estrategia, sin embargo, y a pesar de que la clase política española se ha ido embarcando de forma progresiva en las redes sociales, todavía son muchos los que recelan.

Según un estudio de la consultora Porter Novelli, en las pasadas elecciones europeas tan solo los números 1 de L'Esquerra pel Dret a Decidir y de Los Pueblos Deciden dedicaban más del 10% de sus mensajes a responder a otros tuiteros. La candidata del PSOE, Elena Valenciano, les seguía con un 9,6% y, en el otro extremo, Miguel Arias Cañete (PP) y Alejo Vidal-Quadras (Vox) ni siquiera habían publicado un tuit para interactuar con otros usuarios de la red.

¿Cómo se mide la influencia en Twitter?

¿Debería alguien con 300.000 seguidores tener más retuits y menciones? Sería lógico, pero las redes sociales no se estudian de una forma tan sencilla. Existen diferentes aplicaciones que nos ayudan a conocer nuestra influencia en internet pero los datos de todos los servicios que miden esta característica son dudosos, aunque, eso sí, algunos sirven como guía.

Una de ellas, la herramienta Klout, tiene un amplio conjunto de algoritmos que se usan para calcular la influencia de alguien en Twitter, e incluye la capacidad de un usuario para motivar acciones en ciertas personas. Si atendemos a ella, los tres candidatos a liderar el PSOE –Eduardo Madina (@EduMadina), Pedro Sánchez (@sanchezcastejon) y José Antonio Pérez Tapias (@japtapias) se siguen de cerca. Con un 73, 72 y 62, respectivamente.

La influencia en Twitter se puede medir con diferentes herramientas. Una de ellas, Klout, nos indica que, por ahora, Madina supera al resto de candidatos en la red

Se trata de un análisis que mide los retuits, las menciones, las listas, los seguidores, los comentarios, las respuestas y, en general, los políticos españoles aprueban con una puntuación que va desde los 60 puntos hasta los 80. Así, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, está valorado con un 78 de Klout.

Otra alternativa, por ejemplo, Twitalyzer, nos permite hacer un análisis profundo de nuestra influencia y nos dice qué tipo de usuarios somos, el impacto que tienen los tweets, los temas sobre los que más tuiteamos y los hashtag más utilizados. Podemos acceder a nuestra propia cuenta, pero también a la cuenta de 'nuestra' competencia.

"En nuestro equipo medimos todo, o casi todo: la segmentación regional de los mensajes del candidato, la vida útil de los hashtags que proponemos, la polaridad de los mensajes...".

Innovadoras herramientas de Twitter para la política

La política se juega cada vez más en las redes sociales por lo que todo tipo de ayuda es poca. Otra herramienta innovadora que arrancó en España con las elecciones al Parlamento Europeo es 'Political Ads', con la que los responsables de las campañas electorales pueden adquirir campañas publicitarias, -tuits, cuentas o tendencias promocionadas-, para llegar a una mayor audiencia o fomentar las relaciones con sus seguidores.

Escapar de la propaganda, penalizada por las redes sociales, puede hacer que participar en Twitter se presente como una carga de trabajo adicional "que tiene su recompensa. No sólo debe usarse como propaganda, los políticos deben hacer campaña pero después han de gobernar o hacer oposición con esta red", aconseja Calderón.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios