VÍDEO BAJO DEMANDA CON COMPONENTE SOCIAL

¿Y si mezclamos lo mejor de Spotify y Filmaffinity para aplicarlo al cine español?

Nace 'Tucut', un servicio de vídeo bajo demanda que pone el énfasis en las redes sociales y el vasto catálogo de cine del productor Enrique Cerezo

Foto: Los fundadores de Tucut junto a algunos miembros del equipo (E. Villarino)
Los fundadores de Tucut junto a algunos miembros del equipo (E. Villarino)

¿Qué saldría de mezclar la esencia de las redes sociales con un sistema de recomendaciones cinematográficas al estilo de Filmaffinity? ¿Y si hacemos funcionar la ecuación sobre el vasto catálogo del productor Enrique Cerezo? Este es, a grandes rasgos, el concepto que defienden Kiyomi Cerezo, Jaime Villalonga, Raúl Pérez y Antonio Jiménez, fundadores de la nueva plataforma de vídeo bajo demanda Tucut.

Tucut echó a andar a principios de noviembre con un catálogo de 200 títulos de acceso gratuito hasta enero. Después, los usuarios que quieran seguir beneficiándose del servicio tendrán que pagar 6,99 euros mensuales en concepto de suscripción. Se trata de una tarifa plana, sin pagos por contenidos específicos, dado que en el modelo de negocio no tienen cabida los grandes estrenos. "No podemos incorporar películas recién salidas del cine. En estos casos las majors (grandes productoras) son las que fijan el precio, y saldría demasiado caro para los usuarios. En el caso de Tucut estaríamos hablando de películas de calidad con más de tres años de antigüedad", relata Kiyomi.

Tucut no basa todos sus ingresos en el pago directo de los usuarios, sino que pretende servirse de las grandes marcas para abaratar el precio final del contenidoEn teoría, el catálogo irá creciendo gradualmente. Para enero esperan disponer de una oferta cercana a los 400 títulos, que se cuadruplicarán durante los primeros meses de 2014, cuando el 50% del contenido corresponda al producto nacional y otro 50% esté dedicado a producciones extranjeras. La proximidad de los emprendedores con Enrique Cerezo y EGEDA (la entidad que gestiona los derechos del cine español) es una de las claves del proyecto: el presidente del Atlético de Madrid no solo fue impulsor de Tucut, sino que también cede las licencias de sus producciones y propiciará que, gracias a sus contactos en la industria, los usuarios de Tucut tengan acceso exclusivo a eventos y premieres cinematográficas.

No todo serán películas, dicen, sino que se hará hincapié en formatos pujantes como series y documentales y, sobre todo, a los contenidos infantiles, por los que se va a apostar con gran fuerza. 

"Somos la primera plataforma que, además de distribuir contenido audiovisual, quiere socializarlo. No queremos ser un videoclub online al uso, sino que a través de las películas nuestros usuarios entablen relaciones de amistad", explican los emprendedores, que han establecido su sede en la madrileña Ciudad de la Imagen. Desde allí operan Villalonga, Pérez y Cerezo; Jiménez se encuentra desplazado en Palo Alto, California, donde la empresa ha establecido una subsede. Existe una tercera sede en Extremadura, donde la empresa tiene su domicilio fiscal.

Cuando todas las características con las que planean dotar a la plataforma estén operativas, el usuario podrá relacionarse con otros en relación a su proximidad geográfica y los gustos afines. Así, plantean los emprendedores, se recupera la esencia del videoclub de barrio, fomentando la creación de presciptores locales. "Hace no tanto el negocio de internet se basaba en atraer la gente a tu sitio. Ahora, sin embargo, el público está en las redes sociales, y las recomendaciones creíbles vienen de quienes te fías, no de cualquiera. Bien, pues ahora el usuario que prescribe tiene la oportunidad de ver cine, recomendarlo y ganar dinero con ello", argumenta Antonio Jiménez desde un iPad que hace de enlace entre Madrid y la bahía de San Francisco.

Modelos contra los piratas

Según el último informe del Observatorio de la Piratería, el 43% de los españoles accedieron a copias de películas ilegales durante 2012, siendo "no pago por un contenido si puedo encontrarlo gratis" el primero de los motivos para hacerlo. Es el principal motivo, por citar ejemplos, por el que Netflix no termina de desembarcar en España, y también el que esgrimió Youzee para justificar su reciente desaparición.

En Tucut tienen bien identificada la amenaza -Enrique Cerezo es uno de sus más fieros detractores- y han creado un modelo de negocio disperso con el fin de vadear sus efectos. Por un lado se están centrando en el branded content o contenido promocionado con las marcas, "al estilo Red Bull, que está en todo y ha conseguido una imagen muy potente", a las que también les ofrecen acuerdos de partnership y licencia de plataforma. "Cualquier web puede implementar su videoclub de forma gratuita y con su marca, nosotros le proveemos de la tecnología y los contenidos, mientras que ellos ponen los usuarios. Por otro lado, estamos en conversaciones con grandes de la alimentación y el turismo para implementar nuestro catálogo en cruceros, trenes, aviones, y como oferta con la compra de determinados productos. De esta manera el usuario obtiene películas a bajo precio, o gratis, y todos salimos ganando", explican.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios