Las 15 claves para que tu proyecto tenga éxito en el 'crowdfunding'
  1. Tecnología
PASOS A TENER EN CUENTA ANTES DE LANZARSE

Las 15 claves para que tu proyecto tenga éxito en el 'crowdfunding'

En España es una tendencia emergente, pero a nivel global es la estrella de los modelos de financiación. Sin embargo, hay unas reglas básicas para triunfar

placeholder Foto: El 'crowdfunding' es el modelo de financiación de moda en proyectos de base tecnológica
El 'crowdfunding' es el modelo de financiación de moda en proyectos de base tecnológica

Es el nuevo mantra. Desde su nacimiento, el crowdfunding o financiación en masa se ha convertido en la alternativa perfecta para proyectos de todo tipo que quizá no podrían salir adelante si dependiesen de la industria convencional. En España aún es una práctica en fase inicial, pero, según un estudio de Info Crowdsourcing, las distintas plataformas de crowdfunding de nuestro país gestionan 9,7 millones de euros en aportaciones.

Sin embargo, son más los proyectos que fracasan que los que consiguen el dinero que buscan. Por ello, es importante tener en cuenta una serie de factores antes de lanzar un proyecto. Ahí van una serie de consejos para que nuestro crowdfunding termine de manera exitosa.

1.- Elige (muy) bien el proyecto. Ya has decidido qué quieres financiar. Ahora, piensa: es algo que te va a beneficiar a ti... ¿o a alguien más? El crowdfunding puede servir para financiar un libro, pero no la reforma de tu cocina. Si quieres que la gente se implique, elige algo que interese a todos.

2.- Define a tus mecenas. Quizá pienses que tu potencial patrocinador es cada uno de los 47 millones de personas que viven en nuestro país. Craso error. A menos que hayas inventado las gafas que permiten ver a la gente desnuda, tu proyecto solo interesará a un segmento concreto. Piensa: ¿quién necesita lo que vas a ofrecer? Y, sobre todo, ¿de qué forma vas a llegar a él?

3.- Presupuesto: más vale pájaro en mano... El crowdfunding se basa en el todo o nada: si no consigues el 100% de lo que pides en el plazo que te marques, no te llevarás nada. Por ello, sé prudente. Sabemos que quieres 20.000 euros, pero, piensa: ¿el proyecto también saldría adelante con 3.000? ¿Con qué cantidad mínima podrías funcionar? Si pides 20.000 euros y consigues 8.000, no solo no te llevarás nada, sino que, además, tu codicia te habrá hecho perder 8.000 eurazos. Pide la cantidad mínima; si la consigues, podrás seguir recaudando hasta que acabe el plazo.

4.- Impuestos y comisiones. ¿Pensabas que en el crowdfunding era todo alegría y no había que declararlo? No, majete, no. Las plataformas están luchando por una regulación específica, pero, por lo pronto, tributa como cualquier tipo de venta privada. Antes de calcular el presupuesto, ve a una gestoría para que te digan qué perfil te conviene (autónomo, asociación...). Además, añade a tus cálculos los envíos de las recompensas físicas, la comisión de tu plataforma (entre un 5% y un 8%) y las comisiones de PayPal (en torno a un 2-3%) y los pagos de tarjeta (en torno a un 1%).

5.- Recompensas: numerosas, creativas y realistas. Si necesitas 5.000 euros y solo ofreces un agradecimiento a cambio de 3 euros, algo va mal. Créenos: no vas a conseguir 1.666 mecenas. Procura ofrecer varias recompensas en función del dinero que te dé cada cual. Si tu grupo saca un disco, puedes ofrecer una descarga digital, una copia física, una camiseta, una entrada a un concierto, material firmado, una visita al estudio de grabación... Las posibilidades son infinitas, y están todas en tu cabeza.

6.- Tiempo: lo bueno, si breve... Quizá pienses que tu proyecto tendrá más posibilidades teniéndolo 120 días que 30. Craso error. ¿De verdad vas a aguantar 120 días al pie del cañón? ¿Crees que tus contactos van a soportar que estés 120 días dándoles la matraca? Alargar el plazo de tiempo, lejos de ayudarte, puede ser contraproducente. Un rango ideal:entre 30 y 60 días.

7.- Muévelo por redes sociales. Las redes sociales son las mejores aliadas para los proyectos de crowdfunding. Sin embargo, limitarte a poner el enlace de tu proyecto una y otra vez en Twitter y Facebook no te servirá de nada. Intenta que tus mecenas sean tus mejores prescriptores y que sean ellos los que te hagan la promoción. No obstante, con esto no te estamos diciendo que te pongas a spamear al famoso de turno para que te haga retweet. Intenta ser viral, no cansino.

8.- Haz que un medio hable de ti. Si eres de una ciudad no demasiado grande, escribe a algún medio local para contarles lo que estás haciendo. Ahora mismo el crowdfunding se vende solo, con lo que es probable que quieran sacarte. También puedes contactar con webs dedicadas al sector de tu proyecto (música, cine, historia, pintura, política, videojuegos...).

9.- Sé persistente y dosifica tus esfuerzos. Cuando tu proyecto comienza a recaudar, la euforia hace que se lo pases a todo el mundo, lo promociones y hasta montes un flashmob en la plaza del pueblo. Sin embargo, eso hará que a los cuatro días estés literalmente agotado. Haz esfuerzos equilibrados: comienza fuerte, sigue constante después (sin prisa pero sin pausa) y guarda el último empujón para el final.

10.- Sé transparente. Por raro que te parezca, el mundo está llena de desconfiados. Si simplemente dices que necesitas 3.000 euros para grabar un cortometraje, tus posibles mecenas pueden dudar de ti (con razón). Explícalo todo detalladamente: quién eres, a qué te dedicas, en qué consiste tu proyecto, para qué necesitas el dinero... Si la gente no confía en ti, no te dará un duro.

11.- No seas egoísta. Si piensas que una plataforma de crowdfunding es un lugar perfecto para que los malandrines te roben tu idea perfecta, ni lo intentes. Ya deberías saber que las ideas, en sí, no valen nada. Compartir tu proyecto no solo hará que los usuarios confíen en ti, sino que, además, estarás a tiempo de recibir consejos.

12.- Comunícate con tus mecenas. Todas las plataformas permiten que estés en permanente contacto con tus posibles mecenas: aclarando dudas, diciéndoles cuándo les va a llegar la recompensa, etc. No olvides hablar con ellos, ya que lo único que os une es una pantalla de ordenador. Si ven que desapareces, dudarán de tu compromiso.

13.- Palabra prohibida: “ayuda”. A menos que estés haciendo un proyecto benéfico, la palabra ayudano entra en tu vocabulario. El crowdfunding no es una nueva forma de pasar la gorra, sino un método de venta tan válido como cualquier otro. ¿Has visto alguna vez a un frutero pedir ayuda para que la gente le compre naranjas? Pues eso.

14.- Si triunfas: no desaparezcas. ¡Enhorabuena! Acabas de financiar tu primer proyecto. Ahora viene lo más tedioso: cumplir con tus mecenas y ponerte a dar recompensas. Hazlo rápido y sigue manteniendo un buen trato con ellos.¿Quién sabe si te financiarán un segundo proyecto?

15.- Si no triunfas: no culpes a nadie. Si tu proyecto no se ha financiado, encontrarás miles de excusas: la gente no valora tu trabajo, el crowdfunding está muerto, los encargados de la web no te han ayudado... Si eso te consuela, allá tú, pero sería mejor que analizases la situación y aprendieses de los errores. Piensa qué has hecho mal, corrígelo y -¿por qué no?- vuelve a intentarlo.

Crowdfunding Redes Sociales
El redactor recomienda