El último 'hit' del 'crowdfunding' es... ¡un simple billetero!
  1. Tecnología
un vídeo arrasa en 'kickstarter'

El último 'hit' del 'crowdfunding' es... ¡un simple billetero!

En un mundo que circula cada vez más rápido, no hay tiempo que perder. El vídeo de la última locura de Kickstarter tarda 30 segundos en enamorarte

placeholder Foto:

“30 segundos para enamorarte”. En un mundo que circula cada vez más rápido y donde apenas unos segundos de espera pueden provocar la impaciencia del internauta, no hay tiempo que perder. El vídeo de la última locura de Kickstarter arranca con decisión.Hay que enganchar al potencial comprador desde el minuto unoy no estamos ante un smartwatch o un sofisticado periférico: el último hit del crowdfunding es un billetero, y nada sofisticado, por cierto.

Ya se sabe que cuando se deja en manos de la comunidad cualquier proyecto e idea tiene cabida, pero en este caso todo es atípico. Ni es un producto de gancho, ni su promotor es una estrella 2.0 con un perfil al uso, pero lo cierto es que este joven parece haber dado con la fórmula del éxito en apenas unas horas, y con unos ingredientes sabiamente combinados.

El producto de moda es una simple billetera de piel, pero presentada y comercializada con unos argumentos que derretirán el corazón de los más reticentes.

Una idea a partir de una ruptura muy dolorosa

Todo empezó en diciembre del año pasado. Daryoush Ferra cursaba estudios universitarios en una escuela de negocios de Virginia, y su tiempo libre lo dedicaba enteramente a su prometida. Todo iba rodado en la vida de este estudiante hasta que su media naranja se plantó y dijo que hasta aquí.

Un sopapo de realidad para el estudiante que saboreó de lleno el lado más amargo del desamor. El 8 de diciembre escribió en su muro de Facebook: “mañana lo intentaré con más ganas, seré una persona mejor”. Todo un grito de guerra para este corazón partido que deseaba resurgir como el Ave Fénix. Su prometida le había dejado el corazón roto, muchos recuerdos, pero también un billetero de piel con el texto grabado: “Juntos para siempre”.

Palabras lapidarias que nunca se cumplieron, pero que sirvieron a Daryoush de trampolín para su nueva vida. Ni un paso atrás: este estudiante se deshizo de cartas de amor, recuerdos y por descontado, el billetero. La vida comenzaba de nuevo para este despechadoy lo primero que hizo fue buscar en internet una nueva cartera, para descubrir que no había ninguna que le convenciera.

Tras un tiempo de reflexión y en plena catarsis, se dijo “¿y si fabrico yo mi billetero perfecto?”. Había nacido Simple.

Un vídeo que ha cautivado

Unas llamadas y varias gestiones, y nuestro hombre se presentó con todos los bártulos en Kickstarter. A priori y desde la distancia, el batacazo parecía asegurado, pero Daryoush se guardaba varios ases en la manga que a la postre han catapultado su empresa a lo más alto.

Como buena parte de los jóvenes de su generación, este emprendedor quedó marcado por la imagen minimalista, publicidad directa y pasional de los productos de Apple. Lo primero era confeccionar un vídeo-gancho en el que seducir al saturado visitante de la web de crowdfunding, y lo logró: el vídeo, hecho en su casa, daba un paseo a las magníficas prestaciones del billetero al más puro estilo de Cupertino. Todo era fabuloso, realmente insuperable y al concluir el paseo por el producto uno tenía la extraña sensación de codiciar el maldito billetero por encima de cualquier cosa.

El cebo estaba echado pero este estudiante es mucho más hábil de lo que aparenta: sin tapujos ni restricciones de ningún tipo, tocó dos palos que acabaron de seducir a los más reacios.

El primero de ellos, el emotivo. Sin ningún tipo de cortapisas, Daryoush explicó cómo le había abandonado su novia y con frases como “no soy Mark Zuckerberg” y “no tengo miedo al fracaso”, este lobo con piel de cordero tocó la fibra sensible de un público saturado de cyberhéroes paseándose con sus Teslas por Malibú.

El joven de Virginia Beach encarnaba al ciudadano estadounidense corriente en busca de un futuro mejor, un luchador sin miedo al fracaso. Pero había más.

Simple era un producto fabricado en USA, un claro mensaje al orgullo patriótico de una nación resignada al omnímodo Made in China, que además sería confeccionado con la humildad del que empieza mano sobre mano: los mensajes de agradecimiento y frases como “necesitamos tu ayuda”, han terminado de catapultar el proyecto hasta lograr conseguir todo el objetivo de financiación en un par de días. Y todavía les queda el mes por delante. ¿Miedo? ¿Quién dijo ‘miedo’?

Crowdfunding Internet Apple
El redactor recomienda