UN 'BESTSELLER' DE AMAZON PUBLICA UNA INVESTIGACIÓN

¿Por qué odiamos Comic Sans? La polémica fuente desata las furias en la red

Está por todas partes. Uno pasea por la calle y ve carteles de todo tipo adheridos a las farolas, semáforos o incluso en los corchos de

Foto: ¿Por qué odiamos Comic Sans? La polémica fuente desata las furias en la red
¿Por qué odiamos Comic Sans? La polémica fuente desata las furias en la red
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min
    Está por todas partes. Uno pasea por la calle y ve carteles de todo tipo adheridos a las farolas, semáforos o incluso en los corchos de muchos locales. De un vistazo rápido, nuestra retina registrará uno o varios de ellos que irritarán, sin saberlo, su subconsciente. Y no por el contenido, sino por una fuente tipográfica.

    La conocida Comic Sans despierta todo tipo de odios y fobias en la red; y por extensión, en el usuario. Esta 'aniñada' tipografía se mantiene, sin embargo, con vida, y todavía podemos verla impresa en muchos anuncios e incluso en algunas páginas web. ¿Por qué está tan demonizada? Uno de los 'bestseller' de Amazon, David Kadavy, ha realizado una profunda investigación con unas conclusiones, cuando menos, sorprendentes. 

    Y no crean que las fobias hacia esta fuente son triviales: hay hasta movimientos en la red que propugnan su prohibición definitiva. La truculenta historia de Comic Sans nace en 1994: el diseñador gráfico de Microsoft Vincent Connare se puso a la faena de crear una nueva fuente para dar vida a Bob, una sencilla aplicación de gestión, que para los amantes de los chascarrillos tenía como inspiradora a Melinda, la célebre esposa de Bill Gates
    Windows 95: el origen
    Aunque inicialmente la propuesta de Connare fue rechazada, la controvertida fuente terminó instalada en el catálogo tipográfico de Windows 95. Aquella tipografía contaba con un aire desenfadado, y estaba muy limitada a lo que pantallas e impresoras podían ofrecer en aquel momento. Y de ahí al estrellato. Comic Sans se batía el cobre con las aburridas líneas de la Times New Roman, un rival demasiado fácil de batir, y pronto se convirtió en un fenómeno.

    Lo crean o no, es tal el odio que despierta en muchos un inocente cartel de “Fiesta de cumpleaños” escrito con las curvas líneas de Comic Sans que, como apuntamos, Kadavy ha diseccionado el asunto en un metódico artículo en el que no deja un solo palo sin tocar. Para los amantes de la técnica, este meticuloso autor cita toda una retahíla de explicaciones por las que la criatura de Connare es, hoy por hoy, todo un atentado en el mundo de los ordenadores y las artes gráficas. 

    “El peor lugar, en el peor momento”
    Pero el autor va todavía más lejos, y explica que la difusión de la fuente fue debida a que estuvo en manos de los usuarios en “el peor lugar y el peor momento”. Kadavy se refiere al éxito arrollador de Windows 95, que provocó que millones de usuarios se encontraran en sus manos con la posibilidad de elegir una fuente. Y Comic Sans era demasiado golosa. Según el autor, era como poner en manos de un niño una metralleta. 

    Pero las sinuosas curvas de esta fuente que parece creada por un niño de seis años siguen engatusando a los usuarios, al tiempo que sus furibundos detractores echan humo por las orejas cada vez que soportan su estampa. Un ejemplo muy claro de esto que les contamos tuvo lugar en julio de 2010: el conocido jugador de baloncesto LeBron James decidió abandonar el equipo de su ciudad natal para engrosar las filas del Miami Heat

    La noticia, en sí, era un auténtico bombazo, pero... ¿Lo adivinan? Fue eclipsada por completo por un sólo motivo: el jugador anunció tan radical paso en una entrada en su blog escrita en Comic Sans. Ya nadie se acordó del contenido. El asunto circuló por la red de forma desatada y fue 'trending topic' en Twitter, al tiempo que copaba los titulares: “LeBron James resucita Comic Sans”. Palabras mayores. 
    Tecnología
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios