Hotmail, el negocio ruinoso de Microsoft
  1. Tecnología

Hotmail, el negocio ruinoso de Microsoft

Con más de 350 millones de cuentas en funcionamiento en todo el mundo, Hotmail es el servicio de email de referencia en el mercado. El monstruo,

Foto: Hotmail, el negocio ruinoso de Microsoft
Hotmail, el negocio ruinoso de Microsoft

Con más de 350 millones de cuentas en funcionamiento en todo el mundo, Hotmail es el servicio de email de referencia en el mercado. El monstruo, el coloso, sin embargo, pierde dinero a espuertas y en cantidades millonarias ¿Alguien se lo explica? Matt Rosoff, columnista de Business Insider se hace la misma reflexión en un artículo titulado “¿Por qué demonios sigue invirtiendo dinero Microsoft en Hotmail?”. La pregunta no es casual: el gigante de Redmond ha presentado importantes novedades en su servicio de correo incorporando nuevas -y costosas- funciones. Todo para no perder un tren cuyo destino, algunos comienzan a poner en tela de juicio.

Hotmail no es ‘cool’

Las pérdidas son cuantiosas. Es difícil especificar el volumen en datos puesto que Hotmail se enmarca en la división Windows Live que conjuga varios productos. Sin embargo, SAI asegura que son millonarias. No parece que este extremo, el económico, afecte mucho al equipo de desarrollo del servicio de correo, o al menos no parece que la reducción de costes entre dentro de sus planes como objetivo prioritario.

Chris Jones, uno de los directivos de la casa a cargo del producto lo deja claro: “ganar dinero con Hotmail no entra dentro de nuestras prioridades”, afirmó al repasar la historia del producto y esbozar en intenciones los planes futuros del mismo. Pero las económicas, aun siendo importantes, no conforman los principales quebraderos de cabeza para los de Steve Ballmer con referencia a Hotmail: el servicio de correo ha dejado de estar de moda.

“Nuestro principal desafío ahora consiste en la percepción del producto”, reconoce Jones. Hotmail ha sido la primera cuenta de correo para toda una generación, pero la entrada como un elefante en una cacharrería de Gmail, el servicio de correo de Google, puso patas arriba el mercado. Todo lo que ofrecía el recién llegado era superior. Donde Hotmail ofrecía unos pocos megas de forma gratuita, Gmail entró en el mercado con un giga en entonces se nos antojaba interminable.

Hotmail tenía el aspecto de un escaparate inundando las retinas de sus usuarios con inumerables banners que distraían su atención, mientras que el servicio de Google ofrecía un interfaz limpio, con anuncios en formato de texto y un funcionamiento en general mucho más rápido y sólido. La fuga de clientes fue inevitable, pero sobre todo, la llegada de GMail obligó a Microsoft a cambiar de estrategia.

En aquellos años Hotmail, en situación de pseudomonopolio, era un servicio rentable. Se trataba de un mercado cautivo y los creadores de Windows supieron exprimirlo, eso sí, durmiéndose en los laureles. Y si creían que las cosas iban mal para Hotmail, todavía pueden empeorar: el servicio de correo de Microsoft, pese a seguir siendo líder en todo el mundo, sigue perdiendo cuota de mercado debido, sobre todo, a la pujanza de GMail.

En Estados Unidos ya han visto las orejas al lobo: el servicio de correo de Google ha adelantado por primera vez a Hotmail, y lo peor está aún por llegar, puesto que cada vez son más las marcas que quieren sus nombres detrás de la arroba. Los usuarios de Facebook pueden ya utilizar un alias con la dirección @facebook y Apple ha entrado de lleno en este mercado ofreciendo sus cuentas me.com de forma totalmente gratuita.

Microsoft Hotmail