Espiar WhatsApp, quitar multas de la DGT o cambiar notas: cae una nueva red de 'hackers'
  1. Sucesos
'hackstorsión'

Espiar WhatsApp, quitar multas de la DGT o cambiar notas: cae una nueva red de 'hackers'

La Policía ha destapado un nuevo delito conocido como 'hackstorsión' que ha dejado más de 400 víctimas y ha levantado la voz de alarma en el espionaje de redes sociales y datos íntimos

placeholder Foto: Momento de la detención de uno de los 'hackers'. Foto: Policía Nacional
Momento de la detención de uno de los 'hackers'. Foto: Policía Nacional

La Policía Nacional ha detenido a diez personas que se hacían pasar por hackers por estafar a al menos 430 clientes registrados. Los arrestados publicaban anuncios en Internet ofreciendo sus servicios para, entre otras cosas, espiar WhatsApp o los perfiles de redes sociales de otras personas. Pero también aseguraban poder cancelar multas impuestas por la DGT, cambiar notas en servidores de universidades e, incluso, eliminar deudas pendientes con Hacienda. Se trata de un nuevo delito conocido como 'hackstorsión'.

A raíz de esta investigación, las autoridades han podido comprobar que, una vez que los clientes contrataban el supuesto servicio ofrecido por los acusados los ciberdelincuentes los amenazaban con difundir contenidos de su ámbito privado o íntimo. Esto se debe a que, una vez el usuario contactaba con los hackers, estos les exigían el pago por adelantado, o al menos una parte. Además, les pedían a los clientes que les enviasen datos privados o sensibles del interesado o de la persona a la que quisiesen espiar.

De esta manera, cuando el cliente ya había pagado el servicio, los arrestados se ponían en contacto con él reclamándole más dinero o, de lo contrario, revelarían el tipo de trabajo ilegal que les habían encomendado. Como prueba, mostraban al usuario las conversaciones mantenidas con el informático, donde aparecía información delicada del cliente o de la víctima. Cuando las víctimas no cedían al chantaje o dejaban de enviarles todas las cantidades de dinero que les exigían, los ciberdelincuentes cumplían sus amenazas.

Durante los registros efectuados tras las detenciones, se detectaron 21 cuentas bancarias. En ellas se registraron casi 3.000 movimientos que permitieron identificar a 430 víctimas. Además, se ha podido cuantificar el lucro derivado de dicha actividad delictiva, ascendiendo el importe total de los cinco focos investigados a 341.000 euros, según informa la Policía en un comunicado. También han sido intervenidos 176.775 euros del dinero enviado por las víctimas.

Tras un delito desconocido

Los agentes especializados detectaron un auge de anuncios en los que los hackers ofrecían diferentes servicios informáticos, entre los que se encontraban espiar 'apps' de mensajería en tiempo real, cuentas de correo electrónico y perfiles de redes sociales. Además, ofrecían eliminar datos de los servidores de la Agencia Tributaria, de la ASNEF (Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito), de la RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas) o incluso de la DGT (Dirección General de Tráfico) así como cambio de notas de los servidores de las universidades, grabación de titulaciones oficiales no cursadas y otras ofertas de índole similar.

Las gestiones realizadas lograron identificar más de 12.000 anuncios de este tipo y, asociados a dichas publicaciones, se encontraron más de 40 números de teléfono, más de 200 cuentas de correo electrónico y casi 1.300 direcciones IP de conexión a Internet. Gracias a esto, pudieron identificar la presunta comisión de delitos de estafa, extorsión y descubrimiento y revelación de secretos. Además de detectar cinco focos diferenciados de participación en los hechos delictivos que, si bien pudieran tener alguna conexión puntual, desarrollarían sus actividades ilícitas de forma descentralizada.

Sucesos Hackers
El redactor recomienda