Cambios sociales por el coronavirus

El miedo al contagio en el metro aumenta las ventas de bicicletas en Estados Unidos

Muchos ciudadanos han comprado bicicletas baratas para poder dar un paseo, pero otros prefieren utilizar este medio de transporte, que en EEUU se considera esencial, para evitar el bus y el suburbano

Foto: Una mujer utiliza su bicicleta en Nueva York (EFE)
Una mujer utiliza su bicicleta en Nueva York (EFE)

"Tengo 51 años y estoy sano, pero no quiero subir al metro", afirma John Donohue, un artista con sede en Brooklyn que compró una bicicleta hace dos semanas. Donohue, que no tiene coche, añade que no está seguro de cuándo volverá a sentirse cómodo en el transporte público. Es uno de los casos de miedo al transporte público que ha generado la pandemia del coronavirus en EEUU. Y que está provocando una consecuencia: el aumento en las ventas de bicicletas, según recoge la agencia 'Reuters' tras los datos de un importante fabricante y media docena de minoristas.

Según destaca 'Reuters', muchas de las compras son de personas que buscan una manera de salir al aire libre, ya que pese a las recomendaciones de confinamiento, incluso estados muy afectados como Nueva York aún permiten que se salga a la calle a dar un paseo o hacer ejercicio. Otros usuarios directamente las usan porque ahora no desean utilizar el transporte público para ir a trabajar por miedo a los contagios, como sucede con John Donohue, que tiene que acudir cada mañana a una imprenta.

Muchas de las compras son de personas que buscan una manera de salir al aire libre, pero otras aseguran que ya no están cómodas en el transporte público


Según las estadísticas que maneja EEUU en cuanto al uso de la bicicleta, alrededor de 870.000 estadounidenses la usaron para ir al trabajo entre 2012 y 2017. En realidad, es un 0,6% de los trabajadores, aunque la tasa aumenta hasta el 1,1% en las ciudades y supera el 5% en aquellas que tienen más de 60.000 habitantes.

Sin embargo, una encuesta más reciente de Statista mostró que este porcentaje ya había cambiado en 2019: el 5% del total de trabajadores ya usaba una bicicleta propia para ir al trabajo y un 1% usaba el servicio compartido, cada vez más presente en las ciudades grandes.

La bicicleta, bien esencial

En EEUU la bicicleta es un bien de transporte esencial. Por ese motivo, las tiendas de bicis han permanecido abiertas estos días -en España están cerradas- si bien con nuevas medidas de protección: no se permite probar las bicis y se entregan en la calle.

Según la Asociación Nacional de Distribuidores de Bicicletas, aproximadamente las tres cuartas partes de las ventas de bicicletas en los Estados Unidos se realizan a través de grandes tiendas como WalMart Stores, que es el mayor vendedor de bicicletas, permanecen abiertos.

Una usuario del servicio público de bicicletas en Nueva York (EFE)
Una usuario del servicio público de bicicletas en Nueva York (EFE)

La empresa Kent International, que importa bicicletas de China y también las fabrica en una planta en Carolina del Sur, ha señalado que las ventas de sus bicicletas de bajo precio han aumentado en el último mes. De hecho, cinco de sus 20 modelos principales se han agotado y espera que el ritmo siga así”, ha indicado su presidente ejecutivo, Arnold Kamler. Las bicis de China ya llegan con buen flujo, puesto que sus fábricas se han reabierto en el último mes.

La empresa Kent aumentó sus ventas en un 30% en marzo y en un 50% en abril


En términos numéricos, Kamler ha manifestado que las ventas en la mayoría de los principales minoristas que suministra aumentaron un 30% en marzo y aumentaron más del 50% en lo que va de abril. La demanda ha cambiado tanto que, si bien antes solían distribuir en las costas, ahora lo hacen por todo el país.

Mark Vautour trabaja en una tienda de bicicletas cerca del campus de la Universidad de Boston. Según comenta, ha vendido muchas más bicicletas a gente que llega con cierta ansiedad buscando una alternativa al metro. También ha vendido más bicis para niños, "porque los padres no saben qué hacer estos días con sus hijos".

Bajos precios

Muchas de las bicicletas que se han vendido son de las baratas, con un precio entre los 500 y los 800 dólares, cuando lo habitual son las ventas de las bicis de entre 1.500 y 2.000 dólares. Esto también tiene consecuencias y es que los ingresos son menores, según afirma Andrew Crooks, director ejecutivo de NYC Velo, una cadena de tres tiendas en el área de Nueva York. "Tenemos que mantener nuestras puertas abiertas y aún así el negocio no es viable", sostiene.

Sin embargo, este uso de las bicis parece ser uno de los cambios sociales que ha traído el coronavirus. "Nunca desaparecerá por completo [el virus]. Más bien aprenderemos cómo vivir con él, al igual que con otros virus", zanja Kaitlyn Lee, que compró un bici este fin de semana para evitar el transporte público cuando después su posgrado consiga un empleo.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios