Manifestaciones masivas en todo el país

Los disturbios en Chile ponen en jaque a Piñera con un posible 'impeachment'

Un grupo de parlamentarios plantean destituir al presidente culpándole de las muertes de civiles a manos del Ejército. Los chilenos mantienen las protestas como respuesta a las medidas

Foto: Los chilenos salen a la calle de nuevo para protestar contra el modelo económico. (Reuters)
Los chilenos salen a la calle de nuevo para protestar contra el modelo económico. (Reuters)

El estallido social en Chile se ha cobrado, hasta este miércoles, al menos 18 víctimas mortales. Después de más de una semana de protestas, con graves disturbios desde el pasado viernes, la tensión que ha generado la presencia de militares en las calles chilenas sigue escalando a pesar del intento del presidente Sebastián Piñera de calmar los ánimos anunciando un paquete de medidas sociales para paliar algunas de las demandas sociales.

El giro discursivo de Piñera, que ha pasado de hablar de “guerra” a “pedir perdón por la falta de visión” y la “incapacidad” de atender las demandas que los chilenos llevan años realizando, no ha servido para correr un velo sobre la peor oleada de violencia en la calle que se recuerda desde hace tres décadas, al final de la dictadura de Augusto Pinochet.


De las 18 víctimas confirmadas hasta el momento, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) chileno contabiliza cinco muertes causadas por la intervención de agentes del Estado. Además de los fallecidos, el organismo, que trabaja a diario en las calles chilenas para dar fe de las situaciones que se viven durante las protestas, ha contabilizado más de 2.400 detenciones desde el pasado jueves y ha constatado relatos de torturas y abusos de agentes de las fuerzas del Estado durante las protestas en los últimos cinco días. Organismos internacionales como la ONU o Human Right Watch han instado al Gobierno chileno a respetar los derechos humanos a la hora de contener las protestas y la crítica por parte de la oposición está siendo implacable. Acusan de represión al Gobierno de Piñera por optar por la militarización para controlar los disturbios y han puesto sobre la mesa un proceso de ‘impeachment’ contra Piñera.

La situación ha llevado a varios diputados a plantear la necesidad de promover una acusación constitucional contra el presidente por las muertes que han causado los militares en los últimos días. “¿Si los estados de emergencia autorizan a restringir la libre circulación pero no a atentar contra la vida de las personas, no es razonable que nosotros, como Comisión de Derechos Humanos, nos planteemos la posiblidad de hacer una acusación constitucional a Sebastián Piñera que es quien ha atentado contra la vida de los ciudadanos a través del Ejército en las calles?”, expresaba la diputada del Partido Humanista, Pamela Jiles, durante la sesión de esta comisión el martes.

La policía detiene a un manifestante durante las protestas de este miércoles. (Reuters).
La policía detiene a un manifestante durante las protestas de este miércoles. (Reuters).

Su postura no es una opinión aislada. El Partido Comunista (PCCh), liderado por el diputado Guillermo Teillier, ha comunicado este miércoles que están preparando el escrito jurídico para iniciar un proceso de acusación constitucional contra el presidente y contra el ministro del Interior, Andrés Chadwick, como potenciales responsables de las muertes causadas por los militares.

“Creemos que es la única forma en que podemos hacer efectiva la renunciabilidad de este cargo”, sostiene Teillier. “Si lo pide la ciudadanía, nosotros los vamos a hacer. Una acusación Constitucional contra el Presidente Sebastián Piñera. Estamos trabajando en ello. Estamos preparando jurídicamente el escrito. Necesitamos 10 firmas y como bancada ya tenemos 9, hoy mismo”.

El Gobierno "ha puesto en riesgo a millones de chilenos al sacar a las fuerzas militares a la calle", sostienen desde el Partido Comunista chileno


El PC cuenta con nueve diputados y el Partido Humanista con tres, si llegan a un acuerdo entre ellos bastaría para iniciar el proceso que puede acabar en la destitución de Piñera y su inhabilitación para el desempeño de cargo público. Los diputados del PC sostienen que la forma en que el Gobierno está gestionando esta crisis social “ha puesto en riesgo a millones de chilenos al sacar a las fuerzas militares a la calle con la orden de disparar a civiles indefensos”.

Acusación constitucional

El parlamento chileno tiene, por atribución constitucional, la potestad para fiscalizar los actos del Gobierno e iniciar las acusaciones pertinentes contra el presidente de la república o los ministros del Estado, entre otros cargos públicos. El proceso de acusación constitucional requiere el impulso de entre diez y 20 diputados y la aprobación de la mayoría de la cámara. Presentada la acusación, y el dosier de antencedentes que la sustentan, la Cámara de Diputados analizará las pruebas y votará para determinar si se inicia o no el procedimiento.


Si dan su visto bueno, el presidente quedaría suspendido de su cargo mientras el proceso continúa en el Senado, que será la cámara que juzgue el caso. Si los diputados del PCCh inician el procedimiento se requerirá el voto favorable de al menos 78 parlamentarios para sacarlo adelante. La coalición con la que gobierna Piñera, ChileVamos, cuenta con 72 diputados, insuficientes para bloquear el proceso; pero el grupo de Teillier cuenta con el apoyo de parte la coalición Frente Amplio (que cuenta con 20 diputados), pero otras fuerzas en la izquierda y centro-izquierda como el Partido Socialista o el Partido por la Democracia ya han mostrado sus reticencias ante la medida al considerar que agravaría la crisis que atraviesa el país.

“Pensamos que esto no puede ser borrón y cuenta nueva. Alguien tiene que responder por eso, porque resulta que el presidente pidió perdón anoche y entregó algunas medidas que pueden ser más o menos justas, pero que en el debate parecen un poco mezquinas”, sostiene el líder del PCCh.

Miles de chilenos secundan la huelga general

Las medidas presentadas en la noche del martes por Piñera no han calmado a los chilenos. Por sexto día consecutivo, miles de ciudadanos han salido a las calles de todo el país para reclamar reformas que hagan que la sociedad sea más equitativa. La jornada, marcada por la huelga general de 48 horas convocada por sindicatos mayoritatarios y una veintena de grupos sociales, ha transcurrido bajo el paraguas del estado de emergencia y los toques de queda decretados en los grandes nucleos urbanos del país.

Al igual que en los días anteriores, la mayor parte de las manifestaciones transcurrieron de forma pacífica. Entre cánticos ("¡Chile despertó!"), tambores y repique de cacerolas, los chilenos demandan al Gobierno cambios estructurales que mejoren su calidad de vida. Desde la educación a la sanidad. Aun así, se produjeron incidentes aislados en Santiago y en otros puntos del país. Sin cifras de participación confirmadas, las manifestaciones de este miércoles han sido las más multitudinarias hasta el momento. Mientras los ciudadanos claman ya contra la Administración de Piñera y piden su dimisión, la de sus ministros, y piden promulgar una nueva Constitución que refleje los cambios que creen necesarios, el Ejecutivo mantiene abiertos los canales de diálogo con otros grupos políticos y sociales para frenar la ola de protestas.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios