Indonesia, otra potencia emergente que se echa en brazos de un "político del pueblo"
  1. Mundo
Joko Widodo jura hoy como presidente

Indonesia, otra potencia emergente que se echa en brazos de un "político del pueblo"

De nuevo, una potencia emergente se echa en brazos de un político que no proviene de la élite. Indonesia es el cuarto país más poblado del mundo.

Foto: Widodo (derecha) con el presidente saliente, Yudhoyono (Reuters)
Widodo (derecha) con el presidente saliente, Yudhoyono (Reuters)

Un buendía, el alcalde de Solo (una ciudad del interiorde Java)se presentóen labarriada chabolista de Kampung Sewuy y les explicó pausadamentea los residentes que aquello era una asentamiento ilegal, y que había una zona residencial habilitada a la que podían mudarse. Tardó varias visitas más en convencer a sus moradores dela oferta: un trozo de tierra sin coste alguno y ayudas para construir sus viviendas.

Aquel alcalde era Joko Widodo,el hombre que ganó las eleccionesde Indonesia este veranoy que esinvestido presidente hoy. Hasta 2005, cuando fue elegido por sufragio directo como primer edil, ejercía de carpintero y exportador de muebles en la ciudad. Entonces, le cedió el negocio a su hermano y decidió entrar en política.

“Nos gustaJokowi (como se le conoce popularmente enIndonesia)porque se preocupa por la gente normal, y negoció con nosotros directamente. No se limitó a mandar a sus subordinados”, asegura Sukarno, un camionero jubilado de Solo. Como él, muchos indonesios se identifican con un hombre que no procede de la élite gobernante, ni de la élite militar, ni de la élite económica. Es uno más del pueblo.

Ahora, la intención deJokowies contribuir a mejorar las vidas de sus iguales desde la Jefatura de Estado. Al fin y al cabo, siIndonesiaconsigue maximizar su capital humano, se convertirá en un potente rodillo empujado por 250 millones de personas, las que conforman la cuarta nación más poblada de la tierra tras China, India y Estados Unidos.

“Unos 28 millones de indonesios viven por debajo del umbral de la pobreza, y otros 65 son casi-pobres o susceptibles de caer bajo ese umbral”, señala a El Confidencial Ndiame Diop, economista jefe del Banco Mundial enIndonesia. “Reducir el subsidio al combustible permitiría financiar parte del programa de reformas”, agrega el experto, en referencia a uno de los puntos más críticos y controvertidos de la actualidad económica del archipiélago asiático.

El reto sobrepasa la necesidad de reducir la brecha entre ricos y pobres en la mayor economía del sudeste asiático: Indonesiadebe aminorar también las desigualdades formativas en todos los niveles. La isla de Java concentra el 65 por ciento de la población del país, y también las mejores infraestructuras y centros educativos de un país compuesto por 17.000 islas mal comunicadas. Este hecho provoca enormes conflictos de migración interestatal.

Suavizar las migraciones internas

Uno de los casos más sangrantes de este flujo migratorio es el de la industria del aceite de palma. Mientras que vastísimas extensiones de selva de las islas de Sumatra, Borneo y Papúa se destruyen cada año para hacer sitio a plantaciones de palma aceitera, los trabajadores cualificados que las gestionan provienen de Java. Los empleados locales se reparten los puestos de trabajo precario, al tiempo que se pierde un hábitat del que viven 20 millones de personas enIndonesia, según cifras del Centro Internacional de Investigación Forestal (CIFOR).

Las industrias de la palma, la madera y el papel están llevando a cabo una masacre ambiental que ha colocado aIndonesiapor delante de Brasil en velocidad de deforestación. Una deforestación que, además, muchas veces se produce por incendio, hecho que ha servido para aupar al país asiático al tercer puesto mundial de emisor de gases de efecto invernadero.

El denso humo de estos incendios supone asimismo un enorme riesgo para la salud de sus habitantes y de los de los países vecinos. Como ingeniero forestal, Jokowi deberá equilibrar la balanza entre la conservación de uno de los mayores pulmones del globo y la entrada de empresas extranjeras de estos sectores, en su mayoría procedentes de Malasia, Singapur y China.

“A los inversores extranjeros lo que les vale es la certeza, la previsión y las buenas políticas, además de incentivos como el potencial o el tamaño del mercado”, incide Diop. “El potencial de la nueva administración les anima, y esto es positivo para la economía. Pero, más adelante (alerta el economista jefe del Banco Mundial enIndonesia),los inversores escrutarán políticas específicas de cara a mantener su confianza”.

Por el momento, la inversión extranjera directa suma solo un 2 por ciento del PIB indonesio. No obstante, las previsiones son alentadoras, espoleadas en parte por una transición modélica en el poder entre la administración presidida por Susilo Bambang Yodhoyono y el advenedizo Widodo. En un país de tradición autoritaria, su democracia se elogia ahora como ejemplo en la región.

Las autoridades estiman que medio centenar de indonesios se han unido a la lucha del EI en Irak y Siria, un entrenamiento práctico y sobre el terreno que podría traer problemas a postre, según el experto en fundamentalismo islámico Andrie Taufik, del Instituto Internacional para la Consolidación de la Paz.

Con una economía que avanza con el freno de mano echado desde 2012 y cuyas previsiones de crecimiento para este año son las más bajas desde 2009 (5,2 por ciento, según el Banco Mundial), no sorprendería que el flamante presidente gastara parte de su capital político de partida en tratar de encarrilar la situación.

Pero algunos indicios hacen sospechar que el aura llana deJokowise diluirá en la selva de la gran política. Su tradicional camisa de cuadros blancos, rojos y azules se convirtió en imagen de marca, y durante la campaña electoral se vendía en las calles de Yakarta y otros rincones del país. Sus mítines estaban repletos de gente que las vestía.

Pero acercándose a la cita con las urnas la fue paulatinamente sustituyendo por un traje a la occidental. Oscuro y con camisa lisa. Como -decían los analistas políticos entonces- si quisiera dar imagen de seriedad, de alguien que puede llegar a ser presidente. No de alguien de la calle. Acostumbrados a la visión del cercanoJokowien, el traje resulta extraño a los ojos de sus seguidores, quienes esperan que no le suceda lo mismo con su manera de entender la política una vez en el cargo.

El problema de las expectativas radica más en cumplirlas que en crearlas en exceso. Y el menudo Joko Widodo, un tranquilo javanés que hace algo más de 9 años vendía muebles en Solo, tiene una nutrida lista en el debe antes siquiera de ser investido presidente.

Indonesia Pobreza Política
El redactor recomienda