LA ABSTENCIÓN ALCANZÓ UN NIVEL RÉCORD DEL 40%

El Frente Nacional de Le Pen logra un avance histórico en las municipales galas

Marine Le Pen y su Frente Nacional consiguen convertirse en una fuerza local, por encima de los socialistas, algo que hasta ahora sólo podían soñar

Foto: Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, durante un discurso tras los resultados en Nanterre. (Reuters)
Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, durante un discurso tras los resultados en Nanterre. (Reuters)

Avance espectacular del Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen y varapalo al Partido Socialista del presidente François Hollande. Son las conclusiones de la primera vuelta electoral de las municipales francesas, que han registrado un bajo índice de participación ciudadana, tal y como se esperaba, con una abstención histórica del 35,8%. La derecha ha derrotado con claridad a la izquierda en el Gobierno. Además del gran tirón del FN, el centro-derecha de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) consigue también excelentes resultados que le permiten esperar, en una semana, la recuperación de pueblos y ciudades hasta ahora en manos de la izquierda.

En un recuento nacional todavía provisional, las candidaturas de derecha consiguieron el 46,5% de los votos, mientras que la izquierda -que ha gobernado el grueso de las ciudades galas en el último mandato- logró el 37,7%. El ultraderechista FN obtuvo un 4,78%, una cifra que a priori puede parecer baja, pero que hay que relativizar porque el partido de la extrema derecha no presentaba candidaturas en la inmensa mayoría de los municipios.

Batacazo del partido de Hollande

Marine Le Pen y su formación, en cualquier caso, consiguen convertirse en una fuerza local, por encima de los socialistas, algo que hasta ahora sólo podían soñar, y les permite situarse en óptimas condiciones para dirigir localidades importantes y convertirse en árbitro en otras. La llamada de los socialistas a cerrar el paso al FN en la segunda vuelta no tiene visos de ser seguida. La UMP ya ha dicho que no dará consigna de voto ni hacia el PS ni hacia el FN. Para muchos ciudadanos y para ciertos líderes como el ecologista Daniel Cohen-Bendit, invocar el “frente republicano” contra el FN es burlarse de los votantes. Así y todo, el secretario general del PSF, Harlem Desir, sigue insistiendo en cerrar el paso al FN en el segundo turno electoral.

Marine Le Pen y su formación consiguen convertirse en una fuerza local, por encima de los socialistas, algo que hasta ahora sólo podían soñar, y les permite situarse en óptimas condiciones para dirigir localidades importantes y convertirse en árbitro en otrasEl Frente Nacional ha conseguido incluso obtener la alcaldía, en la primera vuelta, de la ciudad de Hénin-Beaumont, en el norte del país, una de las apuestas más fuertes por el valor simbólico de esta localidad históricamente regida por la izquierda. Otro caso interesante para el partido de Le Pen es el éxito en Beziers del antiguo responsable de Reporteros sin Fronteras, el periodista Robert Ménard, que obtiene casi un 47% de adhesión.

En Marsella, el PS es tercero, detrás del FN y del candidato de la UMP. Hollande y su partido habían desplegado todo su arsenal político y financiero en Marsella para ganar una ciudad-símbolo con la que compensar la derrota generalizada. Visitas de ministros, lluvia de euros, el Gobierno central no ha reparado en esfuerzos para intentar recuperar la urbe. El Partido Socialista queda humillado incluso en París, donde la candidata del centro derecha, Nathalie Kosciusko-Morizet, termina esta primera vuelta en cabeza, derrotando a la española Anne Hidalgo, algo que ni el PS, ni sus medios afines, ni los sondeos auguraban.

La candidata socialista recogerá, sin embargo, en la segunda vuelta el apoyo de todos los votantes de izquierda y de los ecologistas. Bueno, eso si deciden ir a votar y no se abstienen. En medio de una abstención histórica del 35,87%, que supera al 33,46% de 2008, el ministro del Interior, Manuel Valls, ha reconocido que "es un mensaje incontestable enviado por nuestros ciudadanos. Hay que entenderlo. Los responsables públicos y políticos deben entenderlo".

El candidato socialista en Marsella, Mennucci, tras conocer los resultados (Reuters).
El candidato socialista en Marsella, Mennucci, tras conocer los resultados (Reuters).
Adiós a la “bipolarización” política

El centro-derecha de la Unión por un Movimiento Popular consigue también excelentes resultados que le permiten esperar, en una semana, la recuperación pueblos y ciudades hasta ahora en manos de la izquierdaImpulsado por el descontento hacia el Ejecutivo socialista y por los escándalos que han salpicado a la derecha en la recta final de campaña, como escuchas judiciales al expresidente Nicolas Sarkozy que revelaron un presunto delito de tráfico de influencias, el Frente Nacional, según Le Pen, da por terminada la “bipolarización” política. 

"(El FN) ha llegado como una fuerza independiente importante, una fuerza política tanto a nivel nacional como local", ha sostenido Le Pen. Aunque la agrupación sólo estaba presente en un tercio del territorio y por lo tanto su triunfo es relativo, el resultado, a la espera de las cifras definitivas, le permite posicionarse como posible árbitro en las triangulares de dentro de una semana, cuando podría frenar el avance de la derecha. 

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios