ENCUENTRO en la cámara de comercio

Rajoy, ante los empresarios de EUUU: “Hoy aquí he oído hablar bien de España”

En la US Chamber of Commerce Rajoy encontró ayer al que quizá sea el auditorio más entregado de cuántos lo han recibido en los últimos tiempos

Foto: Mariano Rajoy durante su discurso en la Cámara de Comercio de Washington (Reuters).
Mariano Rajoy durante su discurso en la Cámara de Comercio de Washington (Reuters).

“Hoy aquí he oído hablar bien de España”, dijo antes de abandonar el elegante salón de US Chamber of Commerce. Mariano Rajoy encontró ayer al que quizá sea el auditorio más entregado de cuántos lo han recibido en los últimos tiempos. Mientras un selecto grupo de empresarios españoles y estadounidenses rebañaba su almuerzo (regado con vino español), el presidente del Gobierno pronunciaba un discurso tremendamente optimista, preparado con detalle para agradar al público americano.

Describió la situación en la que la economía española se encontraba hace un año, la situación en la que se encuentra actualmente y las perspectivas para 2014. Repitió sus argumentos: “cambio de ciclo”, “ya nadie habla del rescate”, “hemos salido de la recesión”, “hemos entrado todavía con mucha suavidad en crecimiento positivo” y el “desempleo ha bajado, aunque sigue siendo el principal problema”. Destacó “la mejora de la productividad” y atribuyó todos los logros a las reformas de su Gobierno (que enumeró una a una) y a una “sociedad responsable y comprometida a dar la batalla”, a esos “47 millones de españoles que no se resignan”.

Conviene saber que, a pesar del nombre, la US Chamber of Commerce no es exactamente una cámara de comercio. Se trata de un lobby que representa a las grandes fortunas del país y a las principales multinacionales, y cuyas simpatías recaen mayoritariamente en el Partido Republicano. Durante la campaña de 2010, por ejemplo, el 93% de sus donaciones fueron a parar a candidatos de ese signo y un 94% a candidatos que niegan el cambio climático. Su sede, situada justo enfrente de la Casa Blanca, es uno de los centros de poder más importantes del país. Así, cuando Rajoy pidió que el auditorio contribuya a que se concrete el Tratado de Libre Comercio entre la UE y EEUU, el presidente de organización, Thomas J.Donohue, le devolvió una media sonrisa. “Presidente, le aseguro que estamos en ello. De hecho, la idea de ese tratado salió de este edificio”.

Como buen anfitrión, Donohue alabó a Rajoy y destacó su empeño en “reducir el tamaño del Gobierno y hacerlo más eficiente”. Lo presentó como un “líder enérgico” que ofrece un mensaje “claro, optimista y directo”. “El presidente Rajoy ha liderado España durante la peor crisis de su historia contemporánea. Es un tipo duro, que ha sobrevivido a un accidente de coche y otro de helicóptero”, concluyó. Los convidados al almuerzo valoraron positivamente el discurso. “Llama al optimismo y entiendo que hay esperanza y crecimiento en España. Nosotros ya estamos invirtiendo en España y esperamos seguir haciéndolo”, dijo por ejemplo Amgad Shehata, vicepresidente de UPS.

Rajoy, en la Cámara de Comercio de Washington (Efe).
Rajoy, en la Cámara de Comercio de Washington (Efe).

Florentino: "Las obras más importantes de EEUU las hacen nuestras empresas"

Y entre los españoles se sacó pecho “Las obras más importantes de Estados Unidos las están haciendo ahora nuestras empresas (...) Las empresas constructoras españolas en EEUU en general están haciendo un gran trabajo y nos sentimos muy orgullosos de que aquello que hemos hecho en España en los últimos años lo podamos exportar a Estados Unidos. (...) Lo que ahora no podemos hacer en España nos permite hacerse por ejemplo en Norteamérica, como en otras áreas. Aquí facturamos ya alrededor del 30% de toda nuestra actividad”, dijo a El Confidencial Florentino Pérez.

Antonio Brufau (Repsol) y Florentino Pérez (ACS). (EFE)
Antonio Brufau (Repsol) y Florentino Pérez (ACS). (EFE)

Rajoy y Donohue compartieron la mesa de cabecera con Juan Rosell (CEOE), Matt Echols (Coca Cola), Ignacio Galán (Iberdrola), Karan Bhatia (General Electric), Cesar Alierta (Telefónica), Chris Padilla (IBM), Florentino Pérez (ACS), Peter Cleveland (INTEL), José Manuel Entrecanales (ACCIONA), Phillip Brady (Phillips 66), Antonio Brufau (Repsol), Laura Lane (UPS), Isidro Fainé (Caixa), Bart Peterson (Lilly), además de los respectivos embajadores y asesores como el director de la Oficina Económica, Álvaro Nadal.

Rajoy no podría haber llegado en un momento más adecuado a Estados Unidos, en cuyos círculos financieros se habla de la recuperación de España con la misma ligereza con la que hace un año se anunciaba el apocalipsis. Mariano Rajoy ha jugado al juego que comprenden los inversores internacionales, que se basa en mensajes sencillos, y siempre tratando de adelantarse a la realidad de los acontecimientos: comprar o vender, bullish o bearish (alcista o bajista). Por eso ha cuajado la idea de que “Spain is back”, (como titulaba su informe JP Morgan la semana pasada), de que España está de vuelta, a pesar de que la situación de desempleo o de millones de pobres es peor que hace un año. En ese sentido la visita ha sido un éxito. “El demonio está en los detalles”, se suele decir en Estados Unidos, pero eso en este viaje ha quedado a un lado.

"Si buscas buenas noticias, el lugar es España"

Este mismo lunes, por ejemplo, el economista jefe de Estados Unidos de Morgan Stanley Vincent Reinhart aseguró, en una reunión con la prensa en Nueva York en la que se encontraba El Confidencial, que “si se buscan buenas noticias en Europa, el lugar más probable para encontrarlas sería España. Se han mejorado los precios, la competitividad, y las exportaciones. Y los préstamos defectuosos se han reconocido”. El banco fue bastante prudente en comparación con otros actores financieros internacionales a la hora de pronosticar las probabilidades de ruptura del euro. Nunca llegó a considerar un escenario base para sus acciones, aunque le asignó una probabilidad del 35% de que ocurriera. Justifica ahora ese aumento de la siguiente manera: “Es como si un inspector de incendios entra en un edificio, y ve cables pelados, la puerta de emergencias que se abren en la dirección contraria, no creo que tengan que sentirse tan culpables”.

Antonio Brufau (Repsol) e Ignacio Galán (Iberdrola). (EFE)
Antonio Brufau (Repsol) e Ignacio Galán (Iberdrola). (EFE)

Algo menos optimista se muestran desde la OCDE, al menos en lo que al ritmo de crecimiento se refiere. La Organización de países ricos prevé un crecimiento del 0.5% para 2014. “Nuestra visión es que la economía española está dando síntomas de estabilización”, asegura para El Confidencial Alberto González, economista de la OCDE. “Hay dos elementos a destacar: las exportaciones, que han continuado creciendo a lo largo del año pasado, salvo una pequeña ralentización en el tercer trimestre pero siguen en terreno positivo; y por otro lado el comportamiento de la demanda interna, en especial el consumo, que ha dado en el tercer trimestre señales de estabilización y ha sido el elemento que ha permitido pasar al terreno positivo en términos de crecimiento”.

González asegura que la percepción de la realidad económica española es mejor de lo esperado, y que la estabilización ha ocurrido un poco más rápido de lo previsto. Pero pone matices inmediatamente: con estos ritmos de crecimiento será difícil crear empleo de forma sostenida, incluso con la reforma laboral; el crédito sigue seco; los hogares y las empresas siguen estando muy endeudados; y hay más necesidades de consolidación fiscal. Todo esto hace que se espere una recuperación “moderada” en los próximos años.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios