LAS PUSSY RIOT, GREENPEACE, JODORKOVSKY...

Los presos favoritos de Putin

La integrante del grupo punk ruso Pussy Riot; los treinta activistas de Greenpeace; Mijaíl Jodorkovski, dueño de Yukos... la lista de presos es extensa

Foto: Fotografía de abril de 2013 de Nadezhda Tolokónnikova, integrante del grupo Pussy Riot, famoso por su pulso con Putin (Efe).
Fotografía de abril de 2013 de Nadezhda Tolokónnikova, integrante del grupo Pussy Riot, famoso por su pulso con Putin (Efe).

La peligrosa integrante del grupo punk ruso Pussy Riot Nadezhda Tolokónnikova; los activistas de Greenpeace detenidos por el "ataque" a la plataforma Prirazlómnaya, en el mar de Barents; Mijaíl Jodorkovski, dueño de Yukos, el ángel caído de los oligarcas rusos... La lista de empresarios, artistas, activistas o incluso deportistas que han acabado entre rejas por delinquir e importunar al presidente ruso Vladimir Putin es extensa. Casi tan larga como la de aquellos que se encuentran en busca y captura y no se atreven a regresar al país por su propia seguridad. El inversor Bill Browder, quien emprendió una cruzada personal contra el Kremlin tras el asesinato de su abogado Sergei Magnitsky (un asunto que ha provocado sanciones de EEUU y la Unión Europea) es un ejemplo de ello. Estos son los presos más famosos del antiguo espía de la KGB que ahora ocupa la presidencia de Rusia.   

La bella entre rejas

Conoció la cárcel en octubre de 2012 tras ser condenada a dos años de cárcel por escenificar una plegaria punk en la catedral de Cristo Salvador, el principal templo ortodoxo ruso. Y, desde entonces, su suerte no ha hecho más que empeorar. La integrante del grupo Pussy Riot, Nadezhda Tolokónnikova, fue internada este semana en una prisión de la región siberiana de Krasnoyarsk. Una medida que no es más que un castigo. 

A finales de septiembre Tolokónnikova se declaró en huelga de hambre para exigir su traslado a otra cárcel, tras denunciar los abusos en la prisión de Mordovia, a 600 kilómetros al este de Moscú, donde cumplía condena. Había revelado a la prensa rusa que recibía amenazas de muerte por parte de compañeras de celda y la administración de la cárcel. También los abusos, los malos tratos y las torturas a los que son sometidas permanentemente las internas. El presidente Putin ha respaldado en varias ocasiones la pena de cárcel contra las dos jóvenes de Pussy Riot, Tolokónnikova y María Aliójina, mientras que el primer ministro, Dmitri Medvédev, considera que ya han pagado con creces su acción.

La joven fue ingresada ayer en la enfermería de una de las penitenciarías de la región siberiana, precisó Lukin, que citó informaciones del Ministerio de Justicia y de los servicios penitenciarios. Tolokónnikova llegó a Krasnoyarsk, 4.400 kilómetros al Este de Moscú, tras más de tres semanas de traslado desde la prisión de la república de Mordovia. 

Los ecologistas que fueron demasiado lejos

Los 30 activistas de Greenpeace tripulantes del rompehielos Artic Sunrise detenidos por "atacar" la plataforma Prirazlómnaya en el mar de Barents acaban de ser trasladados de Múrmansk a San Petersburgo, donde han sido distribuidos en tres prisiones preventivas de la ciudad. Los representantes de sus distintos países aseguran que siguen de cerca el paradero sus ciudadanos y les ofrecen asistencia independientemente de dónde se encuentren. 

“Los 30 detenidos por el caso del ataque a la plataforma  han llegado a distintas prisiones preventivas de San Petersburgo. Ninguno de dichos ciudadanos ha hecho al respecto ninguna reclamación”, comentó ayer en un comunicado del Servicio Federal Penitenciario de la Federación Rusa en San Petersburgo. Este departamento aclara que los ecologistas han sido distribuidos en las prisiones Nº 1, Nº 4 y Nº 5.

Un representante de Greenpeace afirmó ayer que hasta ahora no han conseguido ponerse en contacto con los activistas, por lo que es complicado hablar de las condiciones en las que se encuentran en prisión. El centro penitenciario Nº 1, llamado popularmente Kresti, es una conocida cárcel rusa a la que enviaban a cumplir condena a los revolucionarios y, durante la época de Stalin, a científicos y personalidades del mundo de la cultura.

Una de las activistas de Greenpeace durante las vistas sobre el caso (Efe)
Una de las activistas de Greenpeace durante las vistas sobre el caso (Efe)

El ángel caído de los oligarcas rusos

Todos ustedes recordarán aquella imagen. Mijaíl Jodorkovski, dueño de Yukos, la que fue la mayor petrolera de Rusia, aguarda tras los barrotes a que un tribunal dicte su condena. El hombre más rico del país en 2004, con una fortuna estimada en 15.000 millones de dólares, ha perdido su imperio a manos de Putin tras haber financiado a la oposición. Acusado de haber robado al Estado miles de milllones de rublos, acabará cumpliendo 14 años en la cárcel de Krasnokámensk, en Siberia. Únicamente su condición de gran capo entre los llamados oligarcas, de prominente personaje público, le permitirá salvar la vida. Su segundo correrá peor suerte: morirá de Sida en prisión.

Jodorovski es el ángel caído de los oligarcas rusos, el grupo de jovenes emprendedores capitalistas que nació e hizo fortuna al calor de la perestroika (la reconstrucción). Con las fábricas soviéticas al borde del colapso y en pelna voragine de privatizaciones, estos empresarios, algunos menores de 30 años, se adueñaron de las joyas de la corona en Rusia, las mayores empresas propietarias de todas las materias primas del país. Después, a través de la banca y los medios, se hicieron inmensamente ricos. Mijail Chernoi, por ejemplo, actualmente perseguido por la Interpol y refugiado desde 1994 en Israel, llegó a controlar el 80% del aluminio producido en Rusia. Con él, Oleg Deripaska, Mikhail Prokhorov, Vladimir Gussinski… y, por encima de todos, Boris Berezovsky, el vendendor de coches que llegó a ser apodado “la materia gris del Kremlin”. Terminó suicidándose (según la versión oficial) en Inglaterra.

El magnate Jodorkovski ante un tribunal en Moscí en una imagen de archivo (Reuters).
El magnate Jodorkovski ante un tribunal en Moscí en una imagen de archivo (Reuters).

'Voina' o el arte como arma política

Son un grupo de artistas extremos llamados Voina (guerra) especializado en sabotajes artísticos y que defiende el arte callejero y de acciónUno de sus dirigentes, Oleg Vorotnikov, está buscado por la Interpol a petición del Gobierno ruso. Existe formalmente desde 2007 y está inspirado en el artista ruso Dmitriv Prigov. A finales de 2010 dos activistas del grupo, Oleg entre ellos, fueron arrestados sin ninguna prueba incriminatoria de algún delito. Hacían cosas como orgías espontáneas en museos y dibujos de penes gigantes en puentes levadizos frente a la sede del FSB. Parece ser que sus fugados se han escondido en Italia. Cabe señalar que Nadia, la integrante de Pussy Riot, y su marido forman parte de los miembros originales de Voina.

Un cartel obra de Voina muestra a miembros del grupo practicando sexo en apoyo de Medvédev (Reuters).
Un cartel obra de Voina muestra a miembros del grupo practicando sexo en apoyo de Medvédev (Reuters).

 

 

 

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios