El acuerdo que puede hacer estallar Irak
  1. Mundo
LAS REGIONES KURDAS EXPLOTAN SUS YACIMIENTOS A ESPALDAS DE BAGDAD

El acuerdo que puede hacer estallar Irak

Unos 300.000 barriles de crudo al día. Esa, se estima, es la capacidad inicial de producción petrolífera del Kurdistán iraquí, según asegura Ashti Hawrami, ministro de

placeholder Foto: El acuerdo que puede hacer estallar Irak
El acuerdo que puede hacer estallar Irak

Unos 300.000 barriles de crudo al día. Esa, se estima, es la capacidad inicial de producción petrolífera del Kurdistán iraquí, según asegura Ashti Hawrami, ministro de Energía del Gobierno regional kurdo del norte de Irak. Es más, podría incrementarse a 1 millón de barriles diarios para finales de 2015, y a 2 millones para 2019. Unas cantidades muy superiores a las estimadas inicialmente –en enero de este año todavía se hablaba de 20.000 barriles al día-, y por las que muchos actores, incluyendo a la vecina Turquía, están dispuestos a arriesgar la estabilidad regional.

“En ninguna parte del mundo un millón de barriles diarios permanecen bloqueados, así que confío en que las exportaciones del Gobierno Regional del Kurdistán a través de un oleoducto serán realidad muy pronto”, aseguró Hawrami la semana pasada durante una rueda de prensa en Londres.

Las autoridades kurdas del norte de Irak están construyendo un oleoducto desde el campo petrolífero de Taq Taq, en los alrededores de Kirkuk, para que empalme con otro ya existente hasta el puerto mediterráneo de Ceyhan, en Turquía. Las reservas estimadas de Taq Taq, gestionado por la turca Genel Energy y la transnacional Addax Petroleum, oscilan entre los 130 y los 1000 millones de barriles.

“Turquía necesita diversificar sus fuentes de suministro energético. EEUU ha estado presionando para que reduzcan sus importaciones de petróleo desde Irán en los últimos dos años, así que, mirando alrededor, lo que ven más accesible es el norte de Irak, que es neutral”, explica Gareth Jenkins, analista del Programa de Estudios del Cáucaso y la Ruta de la Seda de la Universidad John Hopkins, y experto en las relaciones entre Turquía e Irak.

El pasado abril, el Gobierno Regional del Kurdistán inició la exportación del petróleo extraído en las áreas bajo su control, utilizando camiones para su transporte, sin contar con la autorización del Gobierno central de Bagdad. Pero la puesta en marcha de este nuevo oleoducto, que permitirá la salida sistemática del crudo para su venta internacional, amenaza con provocar un conflicto irreversible entre ambas Administraciones.

 


“Las autoridades kurdas deben abandonar este peligroso comportamiento”, ha declarado repetidamente Abdul Karim Luaibi, ministro de Petróleo iraquí. El Gobierno de Bagdad no ha dudado en aplicar todo tipo de presiones judiciales y comerciales contra aquellas compañías petrolíferas que han osado hacer negocios directamente con el GRK. La primera fue Exxon Mobile, en 2011, que no tardó en ser imitada por otras. Algunas, como Vitol, Trafigura o Lukoil, dieron marcha atrás y pidieron disculpas a Bagdad ante la amenaza de ser excluidos de los importantes pozos del Golfo de Basora, mucho más ricos que los del norte kurdo. No ha sido el caso de Genel Energy, en un trato que, además, ha contado con el apoyo de Ankara.

¿Hacia la independencia?

El asunto podría desembocar en la creación de un Kurdistán independiente o en una guerra entre kurdos y árabes leales al Gobierno de Bagdad. Desde hace meses, tropas iraquíes permanecen desplegadas en las cercanías de Kirkuk, donde ya se han producido varios intercambios de fuego con los peshmergas kurdos. Estas tensiones también están detrás de la reciente oleada de coches bomba en esta localidad, como los que acabaron con la vida de decenas de personas el pasado enero.

Durante la guerra del Golfo, la imposición de una zona de exclusión aérea en las regiones kurdas del norte de Irak supuso el primer paso hacia la creación de una Administración propia, que en la práctica, a día de hoy, es independiente en todos los aspectos excepto en lo formal: el Gobierno Regional del Kurdistán cuenta con sus propias fuerzas de seguridad, su bandera, su parlamento e incluso su aparato diplomático. En 2003, al hilo de la invasión estadounidense de Irak, las tropas kurdas avanzaron hacia el sur, haciéndose con el control de las áreas alrededor de Kirkuk y Mosul, ricas en petróleo y donde se encuentra, por ejemplo, el campo de Taq Taq.

"Si miramos atrás, durante los últimos veinte años el GRK ha estado moviéndose más y más hacia la independencia, bien sea como estado independiente o dentro de una confederación. Esto es un paso más en esa dirección”, indica Jenkins a El Confidencial. “Tiene suficiente dinero proveniente del petróleo, pero necesita una forma segura de extraerlo y exportarlo. Cuando la tengan, no veo qué podría impedírselo, si eso es lo que realmente quieren. Y las relaciones entre el GRK y Bagdad son tan malas que es difícil impedir que eso ocurra”, asegura.

La línea oficial del Gobierno turco es no apoyar ningún movimiento que pueda poner en peligro la estabilidad iraquí, si bien los hechos en la práctica son otros. “Turquía apoya un Irak unido”, asegura a este diario un alto diplomático turco, quien sin embargo confirma que el trato de Genel Energy en el norte de Irak cuenta con el beneplácito de Ankara.

“A Ankara no le importa molestar al presidente iraquí Nuri Al Maliki, así que la clave es la relación con los EEUU, hacia los que Turquía está en una posición muy difícil. Cuando el primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan visitó Washington el mes pasado, esperaba obtener algunas concesiones del presidente Barack Obama hacia el norte de Irak, pero no las consiguió”, explica Jenkins.

“Pero desde el punto de vista de Ankara, los beneficios superan a las desventajas. El gran inconveniente sería ponerse en contra a los EEUU, pero creen que pueden manejarlo, puesto que Washington necesita a Ankara para su política hacia Siria. Seguro que va a haber tensiones, pero a la larga Turquía saldrá beneficiada”, explica este analista. El precio a pagar es la cohesión de un Irak que, en todo caso, ya pocos creen que pueda permanecer en calma mucho tiempo.

Irak