Inesperado Nobel de la Paz para Barack Obama

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, es el ganador del Premio Nobel de la Paz 2009, cuando todavía no se ha cumplido un año de

Foto: Inesperado Nobel de la Paz para Barack Obama
Inesperado Nobel de la Paz para Barack Obama

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, es el ganador del Premio Nobel de la Paz 2009, cuando todavía no se ha cumplido un año de su llegada a la Casa Blanca. El jurado del Instituto Nobel de Noruega destaca su gran esfuerzo diplómático para crear un nuevo escenario de diálogo en el mundo y sus acciones para reducir el armamento nuclear. El comunicado también resalta "sus extraordinarios esfuerzos para fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre pueblos".

Al conocer la noticia, Barack Obama se declaró "sorprendido y honrado" por la concesión del premio Nobel de la Paz a su persona. En una intervención en la Rosaleda de la Casa Blanca, Obama aseguró que acepta el premio como "un llamamiento a la acción" para resolver los problemas mundiales, entre los que enumeró la lucha contra el cambio climático y el conflicto entre palestinos es israelíes.

Según aseguró, no percibe el galardón como "un reconocimiento a mis propios logros", sino a las metas que se ha fijado para el mundo. "No tengo la impresión de que merezca estar en la compañía de tantas personalidades transformadoras que han sido homenajeadas con este premio", reconoció el presidente estadounidense.

Un galardón inesperado 

La elección del presidente norteamericano, que no estaba entre las quinielas para obtener el galardón, ha sido toda una sorpresa teniendo en cuenta que su candidatura fue presentada apenas once días antes de cerrarse el plazo. El jurado señala además que su elección se debe también a que "solo en contadas ocasiones un persona con el alcance de Obama captura la atención del mundo y da a la gente esperanzas para un mundo mejor", afirma el Comité. "Su diplomacia se basa en el concepto de que aquellos que dirigen el mundo deben hacerlo basándose en los valores y aptitudes que comparte la mayor parte de la población mundial", añade.

El nombre de Obama se había mencionado en los últimos días pero muchos analistas consideraban que era demasiado pronto para premiar al inquilino del Despacho Oval. El premio está dotado con 10 millones de coronas suecas (1,4 millones de dólares) y será entragado en Oslo el próximo día 10 de diembre.

Barack Obama es el tercer presidente estadounidense que recibe el premio Nobel de la Paz mientras está en el ejercicio del cargo, después de Theodore Roosevelt (1901-1909), que recibió el galardón en 1906, y de Woodrow Wilson (1913-1921), premiado en 1919. Además, Jimmy Carter fue distinguido con el Nobel en 2002, veinte años después de dejar la presidencia, que ostentó entre 1977 y 1980.

Un Nobel de la Paz con conflictos abiertos

Las reacciones no se han hecho esperar y mientras la elección ha sido apoyada por los principales líderes internacionales, en países de Oriente Medio ha sido acogida con cierto recelo. Y es que el presidente estadounidense ha ganado el galardón por sus promesas y no por sus logros. Obama tiene dos conflictos bélicos abiertos, en Irak y Afganistán y sus esfuerzos de mediación para la paz en Oriente Medio por el momento tampoco han sido fructíferos. Además, su promesa más concreta, el cierre de Guantánamo para el próximo enero, parece cada vez más complicado de conseguir, a la vista de las dificultades para decidir qué hacer con algunos de los presos sospechosos de terrorismo allí alojados.

Sin embargo, el presidente estadounidense ha abierto negociaciones con Rusia para lograr un nuevo tratado de reducción de cabezas nucleares que sustituya al actual START, que expira en diciembre. Pero aun cumpliéndose los plazos para ello, ambas potencias conservarían un número suficiente como para destruir el planeta varias veces.

Tanto Irán como Corea del Norte mantienen activos sus programas nucleares. Ambos países han optado por el momento por dar largas a las ofertas estadounidenses de apertura de un diálogo si renuncian a esas actividades.

El primer ministro británico, Gordon Brown, y la canciller alemana, Angela Merkel, así como el presidente francés, Nicolas Sarkozy, fueron de los primeros en enviar mensajes de felicitación a Obama. También el presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, que destacó que la concesión del Premio Nobel de la Paz a Obama supone "un estímulo y un respaldo" para que el mandatario estadounidense logre en su tarea "conquistas de paz".

Sin embargo, el líder comunista ruso, Guenadi Ziugánov, no se mordió la lengua a la hora de calificar el galardón de Obama como un premio "por adelantado" y como una advertencia para que Estados Unidos no ataque a Irán. "Es una especie de adelanto por lo que hará y también el deseo de Europa de apoyar al presidente estadounidense en momentos en que su popularidad empieza a caer en su país", dijo Ziugánov a la agencia Interfax.

Además, dijo que la entrega del prestigioso premio internacional a Obama "es, además, una advertencia al presidente de Estados Unidos para que no desate una guerra contra Irán", acusado por Occidente de desarrollar en secreto su programa nuclear militar. "El Nobel de la Paz se entrega siempre por obtener resultados concretos, pero yo, personalmente, por ahora no veo ningún fruto concreto de la política -pacífica, de palabra-, de Obama, pues no hay paz ni en Afganistán ni en Irak", enfatizó. 

Para Obama, el galardón puede representar más una valoración de las esperanzas que ha suscitado, y un llamamiento a que continúe por ese camino, que un verdadero premio a lo conseguido.
  
 

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
169 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios