Una gran tormenta de verano se ha cebado con parte de la provincia de Orense este domingo. La tormenta, con gran descarga eléctrica, dejó mucha lluvia y en algunas zonas granizo. La gran cantidad de agua caída en pocos minutos provocó la detención de los conductores en carreteras bajo los puentes de la autopista.