La frágil (y difícil) recuperación de la OPEP
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Las tensiones siguen latentes

La frágil (y difícil) recuperación de la OPEP

La generosidad saudí ha preparado el camino para la reciente exhibición de fuerza del cártel, pero las viejas tensiones siguen vivas

Foto: EC
EC

Un año después de su casi desintegración, para el observador casual puede que el cártel de la OPEP+ parezca tener cierta solidez. Sin embargo, bajo la superficie persisten las mismas debilidades de siempre. Este jueves, el grupo de países productores de petróleo sorprendió a los mercados declarando que mantendría la mayoría de sus recortes en la producción hasta el mes que viene. Se esperaba que revirtieran parte de los recortes extraordinarios en su producción llevados a cabo desde el inicio de la pandemia. Los precios referenciales de Brent y el West Texas Intermediate se dispararon casi un 4% tras la noticia.

Si los cárteles van de mantener los precios elevados, parece que están teniendo éxito. Pero el consenso actual entre los ‘amigos-enemigos’ geopolíticos que conforman la OPEP+ es frágil. Depende en gran medida de la acción unilateral de Arabia Saudí de recortar su producción del primer trimestre este año, recorte que también se ha prolongado. Una pregunta crucial es cuánto está dispuesto a pagar el estado del Golfo para preservar la paz.

La reunión de la OPEP+ del pasado marzo pareció señalar el final del cártel ya que Moscú y Riad discutieron de forma extraordinaria, amenazando con desbordar el mercado del petróleo. Los precios del crudo se desplomaron. Pero después, los confinamientos para frenar la propagación del covid-19 redujeron la demanda global y los 23 países miembros accedieron a recortar el suministro de petróleo global en 9,7 millones de barriles al día, cerca de un 13% de la producción global. Los precios aumentaron de forma constante, especialmente después de la promesa de las vacunas de revivir las economías.

Foto: (Reuters)

Sin embargo, en enero, las viejas líneas divisorias de la OPEP+ habían resurgido: Rusia quería abrir el grifo, idealmente manteniendo el petróleo en un punto de equilibrio de costes medio por barril de entre los 45 dólares y los 50 dólares para la mayoría de productores de esquisto de EEUU. Moscú es reacio a ceder más cuota de mercado a los productores norteamericanos. Los saudís querían precios más altos sostenidos por aumentos de producción más lentos y precavidos mientras continuara la pandemia.

No se llegó a ningún acuerdo significativo. En su lugar, Arabia Saudí anunció un recorte de producción unilateral de un millón de barriles al día durante febrero y marzo. El Gobierno de Riad necesita un precio de 89 dólares el barril para recuperar el equilibrio en su presupuesto, según S&P Global Platts. Con muchos costes denominados en rublos, Rusia puede apañárselas con un precio mucho más bajo.

Este conflicto fundamental sigue sin resolverse. Mientras tanto, los precios del petróleo han aumentado a más de 60 dólares el barril y los productores de esquisto de EEUU están perforando de nuevo. El número de plataformas petroleras de Baker Hughes en EEUU ha llegado a 402, más del doble del punto más bajo del verano pasado.

[Consulte aquí el precio del petróleo]

La OPEP+ debería ser capaz de aumentar la producción este año, pero no está nada claro cuánto. La demanda de petróleo crecerá a medida que se despliegan las vacunas y las medidas de confinamiento se relajan. Pero las distintas economías se recuperarán a diferentes velocidades, y las variantes del covid-19 son un comodín. La mayoría de países de la OPEP+ pueden producir más petróleo y están deseando hacerlo: necesitan el dinero. Levantar las sanciones a Irán podría traer un millón de barriles diarios extra al mercado.

Todas esas dudas implican que hay mucho en lo que discrepar para los 23 países a medida que intentan gestionar el suministro global de petróleo y el precio del barril. La crisis del año pasado incentivó al grupo, pero ahora que los precios se han recuperado han vuelto las tensiones endémicas del cártel. Moscú ya ha demostrado que está dispuesto a salirse, mientras que puede que la generosidad saudí no dure indefinidamente. La OPEP+ es más débil de lo que parece actualmente.

Un año después de su casi desintegración, para el observador casual puede que el cártel de la OPEP+ parezca tener cierta solidez. Sin embargo, bajo la superficie persisten las mismas debilidades de siempre. Este jueves, el grupo de países productores de petróleo sorprendió a los mercados declarando que mantendría la mayoría de sus recortes en la producción hasta el mes que viene. Se esperaba que revirtieran parte de los recortes extraordinarios en su producción llevados a cabo desde el inicio de la pandemia. Los precios referenciales de Brent y el West Texas Intermediate se dispararon casi un 4% tras la noticia.

OPEP Petróleo Pandemia