Las tasadoras reinventan su modelo de negocio para superar la crisis y el frenazo residencial
  1. Mercados
  2. Fondos de inversión

Las tasadoras reinventan su modelo de negocio para superar la crisis y el frenazo residencial

Las tasadoras han decidido reinventarse buscando nuevas vías de nogocio que compensen el descenso de actividad provocado por el parón en el sector

Las tasadoras han decidido reinventarse buscando nuevas vías de nogocio que compensen el descenso de actividad provocado por el parón en el sector residencial y, por el momento, han encontrado una en los nuevos requerimientos sobre valoraciones que la Ley de Reforma Contable establece para las empresas, según las entidades consultadas por Europa Press.

Actualmente, alrededor del 90% del negocio de las tasadoras se concentra en valoraciones vinculadas a préstamos con garantía hipotecaria, por lo que estas empresas se han convertido en el compañero de viaje de constructoras e inmobiliarias en pleno estancamiento del 'ladrillo'.

Según el Banco de España, las 59 sociedades de tasación que operaban en España en 2007 realizaron más de 1,5 millones de valoraciones de bienes inmuebles ese año por un importe de 850.000 millones de euros, un 2,3% y un 18% menos que en 2006, respectivamente.

La actividad ha caído aún más en 2008 por la aceleración del ajuste en el sector de la construcción. Según los últimos datos disponibles del Ministerio de Vivienda, estas empresas redujeron su actividad en un 20,7% durante el segundo trimestre, registrando 182.897 operaciones, frente a las 230.711 tasaciones realizadas en el mismo periodo de 2007.

En declaraciones a Europa Press, el director gerente de la patronal de las tasadoras, la Asociación Profesional de Sociedades de Valoración (Atasa), Leandro Escobar, la situación no ofrece ninguna duda: "La diversificación será una de las claves del éxito para estas empresas".

Por su parte, el director de Valmesa, José María Santiago, resumía en sus declaraciones el sentir de las tasadoras señalando que, si bien "es imposible" abandonar el segmento residencial, "es necesario salir a buscar otras líneas de negocio y el contacto con nuevos agentes". Para TecniTasa la situación también es clara: "Es un momento de reestructuración y ajustes".

Primeras señales fuera del sector

La primera opción ya está servida. La mayoría de la entidades consultadas coinciden en que las sociedades de valoración pueden encontrar un filón para salvaguardar su actividad en la aplicación de la reforma contable que, con la adaptación de las Normas Internacionales de Contabilidad y de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIC/NIIF), introduce cambios en la presentación de las cuentas anuales de las empresas desde el 1 de enero.

También desde fuera del sector se apunta a esta posibilidad. Así, un comunicado de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), con fecha 1 de julio de este año, daba una serie de recomendaciones a tasadoras e inmobiliarias cotizadas o en proceso de salida a Bolsa, para la contratación de trabajos de valoración de inmuebles siempre que la normativa contable requiera su medición a valor razonable a efectos de su registro en balance o cuenta de resultados.

Este comunicado se ha considerado en más de un caso como un "guiño" de la CNMV a las tasadoras en el actual momento económico. Entre las recomendaciones, un catálogo de apuntes hacia una mayor independencia, transparencia, rigor y responsabilidad de las entidadades, y para las inmobiliarias, consejos como la necesidad de "evitar una excesiva concentración de los servicios de valoración recibidos por parte de una misma compañía", algo que favorecerá claramente a las tasadoras.

Habrá criba y concentración de empresas

En medio de esta reconversión, Valmesa advierte de que "habrá una criba" que podría suponer el cierre empresas pequeñas, muy localizadas geográficamente o con dependencia de pocos clientes, que ya podrían estar sufriendo de forma "significativa".

"Es posible que algunas empresas, por su dependencia comercial de pocos clientes, tiendan a la desaparición", apostilla TecniTasa en línea con la patronal, que apunta que "aquellas sociedades de valoración que no hayan logrado establecer una correcta estructura patrimonial, económica y financiera van a tener que retirarse del mercado".

Por lo pronto, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicaba el pasado 6 de julio la baja en el Registro de Sociedades de Tasación de las entidades Valoraciones Patrimoniales S.A. e Intervalor Consulting Group, S.A., ambas por renuncia.

Con todo, desde el sector se cree que estos "sobresaltos" no se producirán con la misma intensidad que entre las empresas inmobiliarias, más bien se espera la reconcentración del sector.

Actualmente, Atasa agrupa ya a 41 de las 55 empresas tasadoras, lo que supone el 95% de la actividad del sector. Además, las cinco principales sociedades de España -Tinsa, Tasamadrid, Valmesa, Valtecnic y Sociedad de Tasación- concentran aproximadamente el 50% del negocio de las tasaciones.

"Es posible que el conjunto de requisitos de calidad que se exige de las sociedades de valoración, unido al final del ciclo alcista, conlleve algunas operaciones societarias de fusión o adquisición", apunta con todo la patronal.

Este proceso seguiría la tendencia observada desde el año 1996. Entonces, las tasadoras homologadas superaban las 160 entidades, pero ya en 2003 su número ya se había reducido a menos de la mitad, así hasta las 55 actuales.

Tasadoras Vivienda