Es noticia
Menú
Plantas y animales empiezan a vivir en la isla de basura
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
recorren miles de kilómetros y evolucionan

Plantas y animales empiezan a vivir en la isla de basura

La 'Gran Mancha de Basura del Pacífico', un enorme vertedero oceánico, está viendo prosperar colonias de especies costeras denominadas 'comunidades neopelágicas'. ¿Supone un problema?

Foto: Recogida de plásticos del 'Gran parche de basura del Pacífico'. (The Ocean Cleanup)
Recogida de plásticos del 'Gran parche de basura del Pacífico'. (The Ocean Cleanup)

Los tentáculos de la basura humana siguen extendiéndose por nuestro planeta. El giro subtropical del Pacífico norte, es la sede de una zona de basura oceánica popularmente conocida como la 'Gran Mancha de Basura del Pacífico': la acumulación de plástico marino más grande del mundo. Aunque se extiende por 1,6 millones de kilómetros cuadrados de mar abierto -entre California y Hawái-, se cree que este vertedero contiene 79.000 toneladas métricas de desechos plásticos.

Ahora, un reciente estudio publicado en la revista Nature Communications, destapa que entre cepillos de dientes viejos, redes de pesca enmarañadas, bolsas y botellas de plástico flotantes, están prosperando especies que tradicionalmente serían costeras y que han encontrado en estas masas de plástico un nuevo hábitat artificial en el que vivir. Según los investigadores, existe la posibilidad de que dichas especies estén evolucionando para adaptarse mejor a la vida en el plástico.

El plástico, el nuevo hogar

Si bien los científicos han estado ideando formas de solucionar este desastre ambiental donde gran parte de la contaminación consiste en microplásticos, -demasiado pequeños para que los podamos ver a simple vista-, pero también escombros flotantes como redes o botellas, una gran cantidad de especies costeras que no suelen estar en mar abierto, han decidido que este nuevo hábitat de plástico es perfecto para ellas.

"Especies costeras como anémonas, hidroides y anfípodos se han expandido mucho más allá de lo que antes creíamos posible"

La investigación del equipo comenzó en 2018 en este parche de basura, donde recolectaron piezas de desechos para examinarlos. Debido a que las expediciones oceánicas son caras, los científicos confiaron en organizaciones sin fines de lucro y grupos de ciencia ciudadana para que les ayudaran a recolectar escombros antes de fotografiarlos y preservarlos. De vuelta en tierra, identificaron las especies que se encontraban viviendo en la basura.

Los investigadores han constatado que este parche de basura oceánico es el nuevo hogar de muchas especies marinas. Animales y plantas, todos parecen haber encontrado una nueva forma de sobrevivir en el océano abierto. Así, especies costeras como anémonas, hidroides y anfípodos parecidos a camarones "se han expandido mucho más allá de lo que antes creíamos posible", dicen los científicos.

Se avecinan cambios ecológicos

“Los problemas del plástico van más allá de la ingestión y el enredo”, explica Linsey Haram, del Smithsonian Environmental Research Center (SERC) y líder del estudio. “Los desechos plásticos flotantes de la contaminación ahora sustentan una nueva comunidad de la superficie del mar compuesta por especies costeras y oceánicas en el mar que podrían presagiar cambios ecológicos significativos en el medio marino”.

placeholder Un ave marina rodeada de plásticos en Hawai. Foto: The Ocean Cleanup
Un ave marina rodeada de plásticos en Hawai. Foto: The Ocean Cleanup

Con la aparición de la contaminación plástica, especies costeras que podíamos ver de cuando en cuando moverse de una masa terrestre a otra mediante balsas biodegradables con materiales naturales como árboles o algas (pero siempre como medio de transporte temporal, como un rafting transitorio), han acabado encontrando un hogar permanente en las olas. El océano cada vez acumula más plástico. Actualmente, hay 150 millones de toneladas métricas de plástico oceánico, y cada año se les unen ocho millones más.

¿Es un problema?

Los investigadores han bautizado como 'comunidades neopelágicas' a las nuevas comunidades de vida que descubrieron en el parche de basura, pero desconocen las consecuencias que esto puede tener para la vida marina actual. Las vastas extensiones de aguas abiertas se han considerado durante mucho tiempo una barrera física y biológica para la dispersión de especies pero, ¿y ahora?

Foto: Basura a la deriva en el océano Pacífico. (Foto: EFE)

Por un lado, existen ecosistemas que viven en océano abierto y estas especies que llegan desde la costa podrían -potencialmente- alterarlos. “Las especies costeras compiten directamente con las oceánicas", aclara Haram. “Están compitiendo por el espacio. Están compitiendo por los recursos. Y esas interacciones se entienden muy mal”.

Por si esto fuera poco, las nuevas especies también podrían viajar en el plástico a otras costas, incluidas islas vulnerables y áreas protegidas, rivalizando una vez más con las especies que son oriundas de allí. Es decir, estas especies exóticas transportadas a hábitats delicados se podrían convertir en especies invasoras y destructivas para parques nacionales o áreas marinas protegidas.

Los tentáculos de la basura humana siguen extendiéndose por nuestro planeta. El giro subtropical del Pacífico norte, es la sede de una zona de basura oceánica popularmente conocida como la 'Gran Mancha de Basura del Pacífico': la acumulación de plástico marino más grande del mundo. Aunque se extiende por 1,6 millones de kilómetros cuadrados de mar abierto -entre California y Hawái-, se cree que este vertedero contiene 79.000 toneladas métricas de desechos plásticos.

Animales
El redactor recomienda