Es noticia
Menú
Conflictos entre el Samur y Bomberos en Madrid: "Quieren quitarnos competencias"
  1. España
  2. Madrid
círculo vicioso

Conflictos entre el Samur y Bomberos en Madrid: "Quieren quitarnos competencias"

Los dos cuerpos mantienen un enfrentamiento. El Samur teme que los bomberos asuman labores sanitarias y estos que se les limite en las funciones de rescate

Foto: Integrantes del Samur trabajando en Madrid. (EFE/Ayuntamiento de Madrid)
Integrantes del Samur trabajando en Madrid. (EFE/Ayuntamiento de Madrid)

Si llama usted al 112 avisando de un fuego en su domicilio de Madrid, en escasos minutos se presentarán el Samur y los bomberos. Los primeros se referirán a la persona que avisó de la emergencia como “paciente”; los segundos como “víctima”. Detrás de esta guerra lingüística subyace un enfrentamiento entre los dos cuerpos. Ellos mismos reconocen que existe una disputa entre ambos por las competencias y ha derivado en que en algunas intervenciones haya habido encontronazos entre ambos efectivos. El Samur teme que se otorguen competencias sanitarias a los bomberos y estos insisten en que el servicio de emergencia pretende obtener competencias de rescate y salvamento que no les corresponden.

Esta desavenencia transcendió públicamente con las declaraciones del Director General de Emergencias, Enrique López Ventura, que en diciembre declaró que existía un "embrión" de unidad médica dentro del cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid. El Samur emitió una carta pública solicitando el cese de Lopèz Ventura firmada por los directivos y las secciones de los sindicatos de este servicio. La sección de bomberos de Comisiones Obreras ha declarado a este medio que apoya abiertamente la posición del Samur y que "con este director ha empeorado todo a marchas forzadas".

Foto: Ninguna corre peligro. (Emergencias Madrid)

Aunque desde el Ayuntamiento han confirmado a El Confidencial que las declaraciones de López Ventura fueron desafortunadas y que "nunca han tenido intención crear una unidad médica dentro del cuerpo de Bomberos", esto prendió la mecha de los desacuerdos que venían sucediéndose desde tiempo atrás.

"Esto es una lucha de poder subterránea por los recursos públicos", señala un bombero

“Todo eso es solo luz de gas”, señala uno de los bomberos implicados en el tema. Ninguna de las fuentes ha querido desvelar su identidad para no echar más leña al fuego en su nombre. El problema, a su parecer, viene de largo y tiene intenciones maquiavélicas. Desde que los cursos de primeros auxilios para Bomberos son demasiado básicos a sospechar que Samur pretende hacerse poco a poco con la ‘R’ del final de su acrónimo: Rescate. “Pero es que no son rescatistas, son sanitarios, rescatista somos nosotros. Esto es una lucha de poder subterránea por los recursos públicos de la Jefatura”.

placeholder  La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, y la delegada de Seguridad y Emergencias, Inmaculada Sanz, visitando el Centro Integrado de Seguridad y Emergencias de Madrid. (EFE/J.J. Guillén)
La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, y la delegada de Seguridad y Emergencias, Inmaculada Sanz, visitando el Centro Integrado de Seguridad y Emergencias de Madrid. (EFE/J.J. Guillén)

Respecto a la unidad sanitaria en el cuerpo de Bomberos, se posiciona completamente a favor porque beneficiaría a todos. "Con las vidas humanas no se juega. Yo no tengo ningún problema con ningún compañero del Samur, lo hacen genial y son imprescindibles, pero estas polémicas solo buscan esconder que tratan de quitarnos competencias de rescate. Si eres "paciente" desde el principio, no puede atenderte bomberos. Pero es que en su mayoría son primero 'víctimas' y 'pacientes' a posteriori", apunta.

Foto: El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís. (EFE/Chema Moya)

En 2018, el cuerpo de Bomberos recibió por primera vez una dotación de material sanitario que llevaban exigiendo desde 'cisnes negros' como el 11M o el accidente de Spanair porque alegaban que "no iban preparados". Estos incluyen aparatos como la cánula de Guedell o el balón de oxígeno -fuentes médicas confirman a El Confidencial que esas prácticas se consideran parte del soporte vital básico pero se recomienda que las ejecute un médico, aunque se incluyen en el temario de los cursos de socorrismo-. Los bomberos advierten: "En casos de emergencia, ¿prefieren en serio que no actuemos ni toquemos a la víctima?".

"Con la Policía no nos pasa"

Otra de las quejas del Samur radica en la existencia de a cursos sanitarios específicos en el CIFSE (Centro Integral de Formación de Seguridad y Emergencias) para los Bomberos. Uno de ellos que tuvo que pagarse ese curso por su cuenta antes de que estuviera disponible en el CIFSE explica que es de los "mejores" que él ha hecho. "Son 50 horas de aprendizaje necesario para situaciones en las que llegamos al lugar de aviso antes que el Samur y extremas como Filomena o un atentado terrorista”. Los últimos datos actualizados de 2020 indican que la media del tiempo de respuesta de Samur fue de 9 minutos y 23 segundos y de los bomberos 8 minutos y 35 segundos. El 21,64% de las intervenciones fueron salvamentos y rescates donde incluso un sanitario de Samur que tampoco quiere desvelar su identidad reconoce que “los bomberos deben intervenir con el paciente hasta que lleguemos nosotros”.

El Samur apunta que este tipo de situaciones podrían considerarse "intrusismo laboral"

“Lo que no puede ser es que no nos dejen hacer nuestro trabajo”, insiste el sanitario, “esto con la Policía no nos pasa. Si me retraso un minuto y cuando llego hay un agente haciendo un masaje cardíaco, él se levanta en cuanto llego yo”. Por su parte, un miembro de la sección de Bomberos del CSIF opina que esta posición de defensa e inquietud del Samur es por "temor a desaparecer" porque es un servicio mucho más reciente. El Samur apunta que este tipo de situaciones podrían considerarse "intrusismo laboral" a lo que Bomberos responde que ellos también se ponen un traje de intervención de extinción de incendios estructurales que no les corresponde.

Pero, ¿quién gana y qué gana? El sanitario del Samur insiste en que López Ventura -un bombero retirado- favorece a sus ex colegas de oficio reforzando competencias que no les corresponden y Bomberos defiende que, sin quitarle las capacidades a Samur, es necesario que profundicen en cuestiones sanitarias porque trabajan con vidas humanas. El panorama es un círculo vicioso de todos contra todos y ninguno contra ninguno. Son pacientes, no víctimas. Son víctimas, no pacientes. “Los sanitarios dicen que ejercemos intrusismo laboral pero son ellos quienes quieren eliminarnos de nuestras labores de rescate” es el foco de un sector de los bomberos.

Por el momento, ambos servicios coinciden en que esta disputa no está afectando a la ciudadanía porque los encontronazos son poco habituales; el problema radica más en los despachos donde se toman decisiones y recaen sobre los que están en el terreno de juego.

Si llama usted al 112 avisando de un fuego en su domicilio de Madrid, en escasos minutos se presentarán el Samur y los bomberos. Los primeros se referirán a la persona que avisó de la emergencia como “paciente”; los segundos como “víctima”. Detrás de esta guerra lingüística subyace un enfrentamiento entre los dos cuerpos. Ellos mismos reconocen que existe una disputa entre ambos por las competencias y ha derivado en que en algunas intervenciones haya habido encontronazos entre ambos efectivos. El Samur teme que se otorguen competencias sanitarias a los bomberos y estos insisten en que el servicio de emergencia pretende obtener competencias de rescate y salvamento que no les corresponden.

Bomberos Ayuntamiento de Madrid