Es noticia
Menú
Ayuso, de no cancelar las cenas a presagiar "semanas duras": la atención primaria colapsa
  1. España
  2. Madrid
LOS CENTROS DE SALUD NO DAN ABASTO

Ayuso, de no cancelar las cenas a presagiar "semanas duras": la atención primaria colapsa

La explosión del covid ha desbordado la sanidad madrileña, siempre al límite de capacidad por su baja financiación

Foto: Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid (Efe)
Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid (Efe)

Pedro estuvo el sábado de cervezas con amigos y el domingo uno de ellos dio positivo. El día siguiente se acercó a la farmacia más cercana y compró los dos últimos tests de antígenos que había: Pedro dio positivo en ambos. Llamó a su centro de salud y no le respondían. "Llevábamos viendo venir esta situación dos o tres semanas y aun así no se hizo nada", dice a este periódico. En vista de que era imposible contactar con ellos, llamó al teléfono covid de la Comunidad de Madrid y le dijeron que llamarían para hacerle una PCR. No ocurrió. El viernes volvió a ponerse en contacto para "agilizar la situación" pero "me dijeron que iba a ser imposible porque estábamos todos igual". Después consiguió una cita para hacerse la prueba el lunes que viene, una semana después de saber que es positivo.

Roberto dio positivo por covid en un test de antígenos y llamó a su centro de salud, en el Ensanche de Vallecas. Le dieron cita para el día 22 de diciembre, más de una semana después. Intentó arreglarlo llamando por teléfono, pero no pudo contactar con ellos después de 20 intentos. Comunicó su situación al centro de incidencias covid, donde le emplazaron a personarse en el centro de salud. Una vez allí, el personal del centro le dijo que no debería haberse presentado y le citó para el día 20. Finalmente, Roberto se vio obligado a poner un reclamación en Salud Madrid.

Ayuso advierte: ''Vamos a vivir unas semanas complicadas con ómicron''

Manuel, del distrito Latina, se empezó a notar enfermo la noche del lunes. Al día siguiente dio positivo en un test de farmacia. Se metió a la página web para conseguir una cita telefónica "después de un rato, porque no es una interfaz amigable, mucho menos para una persona mayor", dice. Contactó con el centro nacional de covid y le dijeron que, si tenía menos de 38,5 grados y no tenía problemas respiratorios, que se quedase en casa hasta que le llamasen. "Yo quería que me llamase un médico, porque no sabía qué hacer y además tengo cierto problema en el trabajo al no tener la baja, pero nada. Estoy medicándome con lo que leo en internet". A Bea, su pareja, que ha dado negativo en antígenos, ni siquiera le han prohibido salir de casa: "Yo no me estoy juntando mucho con la gente por responsabilidad, pero he ido al supermercado y a hacer la colada, nadie me ha dicho que me confine".

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Comunidad de Madrid)

Madrid se ha llenado de historias de este tipo en las últimas semanas. Personas con covid totalmente desatendidas, otras que obtienen citas para tratar sus afecciones con más de dos meses de espera y otras que tienen que buscarse la vida como pueden de cara a pasar unas navidades seguras con su familia. Los servicios de atención primaria de la Comunidad, siempre al borde del abismo, han colapsado en unos días mientras la presidenta Díaz Ayuso ha pasado de enfrentarse con Génova por las cancelaciones de las cenas de navidad a enviar un comunicado advirtiendo que se vienen "semanas duras " para los madrileños. Además, la Comunidad de Madrid prometió que se repartirían test de antígenos gratuitos en las farmacias de toda la región a partir del miércoles, pero las existencias no han llegado y los farmacéuticos están saturados de peticiones que no pueden satisfacer.

En la calle Valderribas, en Retiro, en torno a 80 personas se agolpan en los aledaños de los laboratorios Megalab, uno de los más activos de la ciudad durante toda la pandemia. El centro, desbordado, se ha visto obligado a poner a una empleada en la puerta para evitar aglomeraciones dentro: "¡Turnos para PCR, aquí", grita con tickets en la mano. "Normalmente tenemos un tiempo de espera de media hora, pero desde ayer estamos en más de dos horas de espera, el incremento ha sido salvaje", dice a este periódico. A unos metros, Gonzalo y sus dos hijos esperan su turno trolley en mano. "Tenemos billetes de tren para las 16 (eran las 12 de la mañana en ese momento), pero no tengo nada claro que vayamos a llegar. Nos vamos a ver a los abuelos a Galicia y queremos ir con las PCR hechas, pero a este ritmo...", lamenta. Gonzalo, como tantos otros, ha intentado que su centro de salud se la hiciera, pero no ha visto la posibilidad. "No he conseguido ni hablar con ellos. Me he pasado esta mañana a primera hora y me han dicho que, si tengo prisa, me acerque a un laboratorio privado, pero ni siquiera pagando los casi 300 euros que me piden creo que vaya a llegar a coger el tren".

placeholder Exterior de los laboratorios Megalab, donde decenas de personas se agolpan para hacerse la PCR (A. P.)
Exterior de los laboratorios Megalab, donde decenas de personas se agolpan para hacerse la PCR (A. P.)

La situación es aún más grave en los centros de salud. Algunos se han visto desbordados de pacientes que intentan llamar pero nadie les responde al teléfono. En el centro de salud de La Palma, en Malasaña, esta mañana la cola para las PCR daba la vuelta a la esquina y seguía por la siguiente manzana. "Por el momento estamos haciendo las PCR solo una vez al día, a las 12 de la mañana, porque además nos hemos quedado sin tests de antígenos y han tardado dos días más de lo previsto en enviárnoslos", dice Javier Torres, médico en el centro.

El médico advierte que la situación se está volviendo "altamente preocupante", ya que casi el 50% de los test que hacen acaban dando positivo, la mayor parte por la variante ómicron. "Calculamos que el lunes estaremos registrando en torno al 80% de positivos. Este brote se ha descontrolado y desde los centros de salud no podemos frenar la transmisión. Para colmo, esta gestión 'ayusista' de los recursos nos tiene en cuadro, sin apenas test de antígenos para pasarles a los pacientes, es muy caótico", lamenta Torres.

Por su parte, desde la consejería de Salud de la CAM se ha informado de que se ha reforzado en 11.400 profesionales el sistema de salud y se incide en la necesidad de que "realizarse test de las vacunas y tener mucho cuidado en las celebraciones en los domicilios, en los espacios cerrados, en los lugares donde no llega la administración; y seguimos con las mismas recomendaciones: distancias, ventilación y la colaboración de la hostelería y la restauración con los locales".

Pedro estuvo el sábado de cervezas con amigos y el domingo uno de ellos dio positivo. El día siguiente se acercó a la farmacia más cercana y compró los dos últimos tests de antígenos que había: Pedro dio positivo en ambos. Llamó a su centro de salud y no le respondían. "Llevábamos viendo venir esta situación dos o tres semanas y aun así no se hizo nada", dice a este periódico. En vista de que era imposible contactar con ellos, llamó al teléfono covid de la Comunidad de Madrid y le dijeron que llamarían para hacerle una PCR. No ocurrió. El viernes volvió a ponerse en contacto para "agilizar la situación" pero "me dijeron que iba a ser imposible porque estábamos todos igual". Después consiguió una cita para hacerse la prueba el lunes que viene, una semana después de saber que es positivo.

Coronavirus Isabel Díaz Ayuso