LAS CARTAS DE HACIENDA AL AYUNTAMIENTO

Guerra Montoro-Carmena: 'sanción' de 17 millones a Madrid por el desvío de gasto

Hacienda penaliza al Ayuntamiento y amenaza con inhabilitar al concejal de Hacienda. El consistorio mantiene su plan económico, que se aleja en 500 millones de lo que pide el Gobierno

Foto:  La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. (EFE)

La guerra llevaba tiempo gestándose. La Ley de Estabilidad Presupuestaria obliga a los ayuntamientos a destinar todo el superávit a amortizar deuda, algo a lo que no está dispuesto el equipo de Manuela Carmena (Ahora Madrid). Así que tenía que llegar. Y lo hizo el pasado viernes, cuando en el ayuntamiento entraron las dos cartas del Ministerio de Hacienda en que por un lado lo obliga a apartar 17,24 millones de euros por haber sobrepasado el gasto establecido en 2015 (el primer ejercicio de Carmena) y por otro duda del plan económico financiero de Madrid que incluye más gasto social los próximos años y amenaza con inhabilitaciones. El concejal de Hacienda de Madrid, Carlos Sánchez Mato, destaca que el municipio sigue teniendo un "enorme superávit" incluso con sus proyecciones, y avisa sobre su posible inhabilitación: "Me pueden inhabilitar, pero nadie ha hablado de inhabilitar a Montoro, que sistemáticamente tiene déficit".

El pasado jueves, el Ministerio de Hacienda enviaba dos cartas al Ayuntamiento de Madrid en las que daba por abierto el frente con el consistorio por manirroto. En una de ellas, destaca que con las cifras definitivas el ayuntamiento se excedió en 2015 en 16,94 millones de gasto. Es una cifra menor comparada con los aproximadamente 4.500 millones que ingresa Madrid al año. Aun así, conlleva una penalización. La carta exige al ayuntamiento que en 15 días remita al ministerio "los oportunos acuerdos de no disponibilidad sobre créditos no destinados a medidas imprevistas, inaplazables y no discrecionales del Presupuesto de 2016 de al menos 17.246.881 euros que garanticen el cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria y regla de gasto al cierre de 2016". Es decir, tiene que apartar el dinero este ejercicio y no se lo puede gastar.

Sánchez Mato explica que el ayuntamiento piensa cumplir con esta disposición. "Somos plenamente conscientes de que incumplimos la regla de gasto en 2015 por una cantidad mísera. Aplicaremos una no disponibilidad de crédito que nos indica: la regla de gasto más el 1,8% de penalización. No supone ningún problema ni obstáculo financiero. Es dinero que teníamos en el fondo de contingencia. Es una absurda imposición legal que no nos molesta", responde el concejal.

"Somos plenamente conscientes de que incumplimos la regla de gasto en 2015 por una cantidad mísera"

Manuela Carmena es alcaldesa desde junio de 2015, así que el incumplimiento presupuestario de ese año es aún pequeño. El problema será mucho mayor para 2016 y 2017. Ante esa previsión, también se pronuncia el ministerio en otra carta, que también llegó al ayuntamiento el viernes. Se trata de una misiva en la que duda de que el Plan Económico Financiero (PEF) del ayuntamiento para 2016-2017 vaya a cumplir con la ley. El ministerio destaca que en ese plan hay un incremento de gasto no financiero de 575 millones en 2016 con destino a "inversiones educativas, deportivas, culturales, como infraestructuras varias y zonas verdes", entre otras. Para Hacienda, la falta de concreción introduce "inseguridad jurídica y económica". Además, planea la creación de una nueva sociedad municipal, algo prohibido por ley.

"El plan", concluye el ministerio, "no cumple con los requisitos previstos en la normativa de estabilidad presupuestaria en cuanto al incumplimiento de la regla de gasto en los ejercicios 2016 y 2017". Aun así, no da todavía la negativa al plan sino que le pide que incluya medidas en los Presupuestos para cumplir la ley de estabilidad.

Sánchez Mato afirma que el equipo de gobierno sigue adelante con sus Presupuestos para 2017: "De los Presupuestos para 2017 solo tienen que opinar los ediles. Se aprobarán en la misma línea que hay ahora. No vamos a recortar 500 millones de euros. No hemos venido aquí para eso". Sánchez Mato juega con los plazos. El Presupuesto de 2016 —donde se prevé que el exceso no sea de 16 millones sino de unos 200— se liquidará a mitad del año que viene. Y en 2018 se verá el de 2017 —que puede alcanzar los 500 millones—. 

Entonces se verá si se enfrenta a la inhabilitación con la que Hacienda amenaza en sus cartas. El ministerio recuerda que incumplir la ley de gasto supone infracción muy grave en la Ley de Buen Gobierno. Y esa norma fija que "los sancionados por la comisión de una infracción muy grave serán destituidos del cargo que ocupen salvo que ya hubiesen cesado, y no podrán ser nombrados para ocupar ningún puesto de alto cargo o asimilado durante un periodo de entre cinco y 10 años"

Hacienda critica que el plan de Madrid "no cumple con la normativa de estabilidad presupuestaria"

El concejal de Hacienda defiende su senda de reducción de deuda, que con Alberto Ruiz-Gallardón llegó a los 7.000 millones y bajo  los recortes de Ana Botella, hasta 5.600 millones. "A final de 2016, calculamos que la deuda estará en 3.844 millones (1.794 millones de reducción, un 32% menos con respecto a la que cogimos). Después de nuestro incremento de gasto, calculamos que en 2017 tendremos un superávit de 900 millones. Quieren que tengamos 1.400 millones de superávit y vaya todo a amortizar deuda a costa de reducir las prestaciones sociales", sostiene el concejal, que añade que la respuesta está consensuada con el PSOE.

Su plan es amortizar 2.909 millones de euros de deuda en cuatro años. Además, señala que el ayuntamiento emitió bonos al 5,5% de interés y préstamos vinculados a 'swaps' cuya cancelación conlleva un enorme gasto financiero, por lo que, afirma, tiene poco sentido amortizarlos anticipadamente.

El Ayuntamiento de Madrid cree que todo es una cuestión política, aunque puede beneficiar a ambas partes. Unos se presentan como los exigentes cumplidores del equilibrio presupuestario y otros como los impulsores del gasto social por encima de las normas de austeridad. Sobre su posible inhabilitación, Sánchez Mato ironiza: "Me pueden inhabilitar, pero nadie ha hablado de inhabilitar al señor Montoro, que incumple sistemáticamente el objetivo de déficit. Al único que me quieren inhabilitar es a mí, no hay que ser muy listo para ver que las intenciones son diferentes a las económicas".

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios