Juzgado por abuso sexual por besar a una compañera de clase tras un forcejeo
  1. España
  2. Galicia
ÉL ASEGURA QUE SE TRATABA DE UN JUEGO

Juzgado por abuso sexual por besar a una compañera de clase tras un forcejeo

Una mujer de unos 50 años denunció a su compañero de curso por besarla en la boca después de un forcejeo en el que ambos terminaron en el suelo

placeholder Foto: Los juzgados de Lugo donde se ha celebrado el juicio
Los juzgados de Lugo donde se ha celebrado el juicio

En noviembre de 2017, varios adultos asistían a un curso de carpintería en Lugo. Dos de ellos, un hombre y una mujer, ambos de unos 50 años de edad, protagonizaron un episodio que se ha juzgado esta semana. El hombre estaba acusado de abuso sexual, aunque según su versión, es completamente inocente.

Tal y como publica La Voz de Galicia, la versión de la mujer es que el hombre la avisón de que le "iba a dar un morreo". Ella se llevaba bien con su compañero y, de hecho, solían acudir juntos en el coche hasta el curso, por lo que pensó que se trataba de una broma, por lo que respondió con un "a que no tienes huevos".

Foto: Foto: Policía Nacional

Sin embargo, no era una broma: el hombre intentó besar a la mujer varias veces mientras ella se resistía, hasta que ambos terminaron en el suelo, él encima de ella. En ese momento, y siempre según el testimonio de la acusación, él agarró las manos a la mujer y le dio un beso en la boca ya que ella no podía protegerse. Y todo, delante del resto de compañeros de clase.

Versiones contradictorias

Después de los hechos, la mujer retiró el saludo al que hasta entonces había sido su amigo. También dejaron de ir juntos en el coche, pero no le denunció porque "era un vecino y no quería problemas". Sin embargo, la situación empeoró el día que el hombre se presentó en casa de la mujer amenazándola: "Si no me abres, te vas a enterar".

El hombre está acusado de abuso sexual, aunque su defensa asegura que se trató solo de "un juego"

La mujer llamó a un amigo que es agente de la Guardia Civil y, en pocos minutos, una patrulla se presentó en su casa. Se lo llevaron y, tras seguir el consejo de su amigo, la mujer decidió entonces denunciar. Sin embargo, la versión del hombre es muy diferente y nunca habría existido ese abuso sexual por el que está denunciado.

Su defensa asegura que se trataba de "un juego" y que ella "había participado activamente". También señala que la caída fue accidental, pero no provocada por su intento por besarla. Finalmente, los testigos tampoco se mojaron: aunque todo sucedió aparentemente delante de sus ojos, nadie le prestó atención, o al menos eso han testificado ante el juez. Eso sí, reconocen que cuando vieron la reacción de la mujer a lo sucedido en los días posteriores se dieron cuenta de la situación. El juicio ha quedado visto para sentencia.

Abuso sexual Guardia Civil Lugo Beso
El redactor recomienda