En el sector existe confusión

Una nueva ley amenaza la música en directo en los bares de Galicia

Entra en vigor una nueva normativa de espectáculos que pone en peligro los conciertos en los locales y prohíbe que la asistencia de menores

Foto: Concierto en Galicia de la banda 'folk' 'Luar na Lubre'. (EFE)
Concierto en Galicia de la banda 'folk' 'Luar na Lubre'. (EFE)

Desde el pasado mes de abril está prohibida la música en directo en los bares de Santiago. Un golpe muy duro para la hostelería de la ciudad universitaria de Galicia por antonomasia, producto de la primera Ley de Espectáculos Públicos de Galicia, que entrará en vigor el 2 de julio. Los hosteleros compostelanos se anticiparon con una aparatosa medida para evitar sanciones, ya que ahora será la Xunta la que controle los establecimientos y decae el convenio de los locales con el ayuntamiento que permitía esa actividad. El temor ahora consiste en que esa decisión se amplíe a toda Galicia a partir de la citada fecha, ya que la ley limita las excepciones que hasta ahora establecían los gobiernos locales, lo que para los propietarios de los bares con música en directo puede ser su golpe de gracia.

La nueva normativa, aprobada en enero con los únicos votos del PP, resulta problemática y confusa. Tan confusa que muchos locales desconocen todavía qué harán con una programación de conciertos que en la mayoría de los casos está contratada desde tiempo atrás. La peor parte se la llevarán los clubes de pequeño tamaño, a los que se exigirán requisitos como contratar a un guardia jurado que son mucho más difíciles de aplicar que para las discotecas de tamaño medio o grande. La ley exige ahora una licencia específica de sala de concierto que depende de unas condiciones, en muchos casos, inviables.

En opinión de los dueños de los locales, una opción para salvar la música en los bares es la actualización del catálogo de espectáculos públicos y actividades recreativas de Galicia, que data de 2005, una normativa que que prohíbe la música en directo en locales con licencia para música aunque cumplan los requisitos de insonorización. Pero el catálogo sigue intacto, y la Xunta reprende a los alcaldes que ya han protestado por la nueva normativa, como los de Santiago o Vilagarcía, afeándoles que hayan esperado al último momento para darse cuenta de sus nuevas responsabilidades.

La ley exige ahora una licencia específica de sala de concierto que depende de unas condiciones, en la mayoría de los casos, inviables

El mantenimiento del catálogo es la causa de otra de las grandes polémicas generadas por la nueva ley: la imposibilidad de los menores de edad de asistir a los conciertos. La Xunta remite a la Ley de Prevención del Consumo de Bebidas Alcohólicas en Menores de Edad, que se aprobó en 2010. Esa normativa establece que pueden entrar en las salas acompañados de mayores con responsabilidad sobre ellos, pero el catálogo de espectáculos públicos y actividades recreativas solo permite a los locales que tienen prohibida la entrada a los menores de 18 años, es decir, los que despachan bebidas alcohólicas, hacer sesiones destinadas “exclusivamente” a público de entre 14 y 18 años, y además condicionadas a una licencia especial que depende de “la prohibición de venta y consumo de bebidas alcohólicas”. Esto es, si hay cerveza, no hay menores. El reglamento impide taxativamente “la entrada de mayores de edad” durante esas sesiones específicas.

Alberto Núñez Feijóo (d) y los diputados del grupo poupular apluaden al conselleiro de Hacienda, Valeriano Martínez (2i). (EFE)
Alberto Núñez Feijóo (d) y los diputados del grupo poupular apluaden al conselleiro de Hacienda, Valeriano Martínez (2i). (EFE)

En el sector existe confusión al respecto: unas salas restringen de manera total la entrada de menores mientras que otras exigen que entren acompañados por un adulto. También las hay que permiten el acceso si los padres de los chicos firman un documento en el que se responsabilizan del menor. Ninguna realiza sesiones que veten el acceso a los mayores de 18 años, tal y como exige el catálogo. Tal y como está redactada la ley ahora, los asesores de las asociaciones de los bares aconsejan no dejar entrar a menores bajo ningún concepto, sobre todo en ayuntamientos donde están en vigor ordenanzas municipales que refuerzan el veto, como es el caso de A Coruña.

Las asociaciones del sector de la música trasladaron al Gobierno gallego su protesta ya hace meses, cuando la ley se publicó en el Diario Oficial de Galicia. Es el caso de la Asociación de salas galegas de música ao vivo (Clubtura), 'Músicos ao Vivo y la Asociación de Músicos Profesionais de Galicia', que criticaron con dureza que los menores no puedan asistir a conciertos ni siquiera acompañados por sus padres, y negaron además que la ley se redactara “con el conocimiento y ayuda de los colectivos del sector”, tal y como aseguró el PP en el Parlamento.

Pagina oficial de Clubtura.org
Pagina oficial de Clubtura.org

La gerente de Clubtura lo explicó con un ejemplo: “Un niño puede asistir a la inauguración de una exposición de fotografía en la que se sirve un vino de honor, pero no a un concierto a una sala porque supuestamente allí podría tomarse una cerveza”. También pueden asistir a fiestas al aire libre en las que se vende alcohol, o incluso a cafeterías donde están las botellas a la vista, lo mismo que en los supermercados. Pero los conciertos seguirán vetados para los menores en Galicia.

Los asesores de las salas de conciertos lamentan que la ley niegue a la música en directo una categoría cultural. “Es una incongruencia absoluta. Ahora vamos a tener dos normativas autonómicas, la Ley de Espectáculos y el catálogo de actividades, al que hay que añadir las licencias para los locales, que son municipales. De esta forma, un mismo local, con la misma capacidad, las mismas características de insonorización y situado en el mismo tipo de barrio puede en una ciudad tener licencia de sala y en otra, no”, critica un portavoz.

Los asesores de las salas de conciertos lamentan que la ley niegue a la música en directo una categoría cultural

Para agravar el temor de las salas de conciertos, las multas se endurecen con la nueva ley. Las faltas graves, entre las que se encuentra superar aunque solo sea en una persona el aforo de un concierto, serán de hasta 300.000 euros. También es falta grave el incumplimiento de los horarios de cierre, hasta ahora castigado con una multa de 300 euros. La reiteración puede llevar la sanción hasta los 600.000.

A partir de este 2 de julio, los nuevos horarios de cierre serán las 02,30 horas para los bares y restaurantes; 03,00 para las cafeterías; 03,30 para los salones de banquetes; 04,00 para 'pubs' y karaokes, y 05,30 para discotecas, salas de fiesta y tablaos flamencos. Son horarios pueden ampliarse media hora de jueves a domingo y los festivos y vísperas de festivo.

Galicia
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios