el senador chiquillo ha hecho de valedor del país

El 'embajador del caviar' (Agramunt) reclutó a cargos del PP para defender Azerbaiyán

Varios cuadros del partido viajaron como observadores en los comicios de 2015 pese a que la OSCE renunció a participar por las trabas de Alyev. El diputado Chiquillo ha ejercido de valedor del país

Foto: Pedro Agramunt dimitió como presidente de la Asamblea del Consejo de Europa por el informe de sus vínculos con Azerbaiyán. (EFE)
Pedro Agramunt dimitió como presidente de la Asamblea del Consejo de Europa por el informe de sus vínculos con Azerbaiyán. (EFE)

Pedro Agramunt no ha sido el único dirigente del Partido Popular español que ha defendido la causa de Azerbaiyán en organismos internacionales. El senador y miembro de la Asamblea del Consejo de Europa, sobre quien recaen sospechas de posibles sobornos por parte del régimen de Ilham Aliyev, reclutó a cuadros de su partido para que validasen la limpieza de los procesos electorales del país asiático junto con diputados y cargos de otros estados afines a la antigua república soviética.

Según señalan fuentes conocedoras de esas misiones a El Confidencial, cargos del PP valenciano cercanos a Agramunt fueron invitados por el Consejo de Europa a desplazarse a Azerbaiyán en las presidenciales de 2013 y en las legislativas de 2015 para participar como observadores internacionales. La última de las delegaciones se montó pese a que la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) había decidido no acudir como supervisor neutral a la cita con las urnas, ante las trabas puestas por el Gobierno azerbaiyano, que quiso limitar el número de participantes.

Tal como revela el informe elaborado por la comisión independiente de la Asamblea del Consejo de Europa, entre las personas que ejercieron de observadores está el actual secretario de Estado de Defensa, Agustín Conde, que en aquellas fechas era diputado en el Congreso. El documento señala al que fuera alcalde de Toledo por considerar que colaboró con los lobistas y contribuyó a blanquear las presuntas vulneraciones de derechos humanos y limitaciones a la libertad en Azerbaiyán como ponente de la situación del país en el Consejo de Europa, algo que Conde ha negado y ha calificado de "ridículo, falso, inconsistente y contrario al más elemental sentido común”.

El diputado del PP José María Chiquillo, con el presidente de Azerbaiyán en septiembre de 2016. (Twitter)
El diputado del PP José María Chiquillo, con el presidente de Azerbaiyán en septiembre de 2016. (Twitter)

Pero, además del que ahora es número dos de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha habido otras personas ligadas al PP que han tenido un papel activo a la hora de defender la adaptación de esta república a los estándares occidentales en materia de calidad democrática y derechos humanos. La misión de observadores alternativa a la de la OSCE que viajó a Bakú en 2015 contó con la presencia de representantes españoles, entre los que figuraban algunos parlamentarios del PP valenciano, como el senador José María Chiquillo, una persona muy cercana a Agramunt, que procede de Unión Valenciana pero fue fichado por los populares para desactivar y dar la puntilla a esta formación regionalista.

Senador por la lista del PP desde 2004 hasta 2015, primero como independiente, luego ya como militante del Partido Popular, ocupó la portavocía de la Comisión de Asuntos Exteriores y Cooperación hasta que fue elegido diputado en el Congreso por Valencia. En virtud de ese cargo, fue uno de los ocho parlamentarios que acudieron como representantes españoles a una asamblea que la Unión Interparlamentaria (UIP) celebró en Quebec en octubre de 2012.

El criterio es que esos países, como Ucrania, Georgia o Kazajistán, es mejor que se integren para que vayan cumpliendo los estándares democráticos

Cuatro meses antes, en mayo, se había hecho público el primer informe de la llamada Iniciativa Europea para la Estabilidad (ESI), que señalaba a Agramunt como uno de los protagonistas de la llamada 'diplomacia del caviar', la presunta trama de lobismo de Azerbaiyán para agasajar a dirigentes políticos europeos y convertirlos en defensores de su estrategia internacional.

Ese informe y las dudas que otros documentos como los elaborados por Amnistía Internacional mostraban sobre el respeto a los derechos humanos no impidieron que en Quebec la delegación española en la UIP defendiese la incorporación del país de Asia Menor como miembro de este organismo, que reúne y pone en contacto parlamentos democráticos.

El encargado de defender la propuesta fue José María Chiquillo, quien compartía representación española con la diputada socialista María Victoria Monteserín. El entonces senador valenciano argumentó que Azerbaiyán “ha demostrado que comparte los valores del grupo”, había presentado un plan de acción individual de asociación en 2004, como base de una futura cooperación con la OTAN, y era miembro del Consejo de Europa. Además, Chiquillo resaltó que el país había sido elegido miembro del Consejo para los Derechos Humanos de la ONU, según recoge el acta de aquella intervención que se elaboró para las Cortes españoles (consultar aquí).

La propuesta española fue rechazada por no obtener la mayoría cualificada que requería la entrada de un nuevo socio en el grupo. Desde aquella cita, Chiquillo ha mantenido múltiples contactos con el Gobierno azerbaiyano. No solamente ha acudido como observador junto con Agramunt a los procesos electorales, sino que ha viajado en varias ocasiones a Azerbaiyán para participar en foros sobre derechos humanos. En 2013, incluso hizo de cicerone en un desplazamiento del entonces embajador en España a Valencia para visitar a la entonces alcaldesa, la fallecida Rita Barberá. Una de las últimas visitas se produjo en septiembre de 2016, cuando incluso fue recibido por el presidente, Ilham Aliyev, al que hizo partícipe de la iniciativa de la Unesco sobre la red internacional de la Ruta de la Seda en Valencia, de la que Chiquillo es presidente. Tras la cita valenciana de 2016, la capital azerbaiyana fue la encargada de acoger en 2017 el tercer encuentro mundial sobre este proyecto de intercambio cultural que promueve la Unesco.

Ilham Aliyev, presidente de Azerbaiyán, obtuvo el 84% de votos a su favor en las presidenciales de 2013. En enero de este año, cosechó el 86%. (EFE)
Ilham Aliyev, presidente de Azerbaiyán, obtuvo el 84% de votos a su favor en las presidenciales de 2013. En enero de este año, cosechó el 86%. (EFE)

Preguntado por El Confidencial sobre su relación con Azerbaiyán, Chiquillo aseguró que como portavoz de Exteriores del Senado realizó “más de 100 viajes a 40 países”, y que sus vínculos con la república asiática son los propios de sus cargos institucionales. Sobre la defensa que realizó para la entrada en la Unión Interparlamentaria, explicó que no fue “una petición ‘ad hoc". “La posición de España era que los países de las ex-repúblicas soviéticas se incorporasen al ámbito europeo. Me mandan informes donde se habla de vulneración de derechos de decenas de países. Pero la posición con Azerbaiyán era igual que con Ucrania, Georgia o Kazajistán. El criterio es que esos países es mejor que se integren para que vayan cumpliendo los estándares democráticos y de fiscalización en derechos humanos, poder judicial y procesos electorales. Así es como se hace, si no algunos no se hubieran incorporado a los proyectos democráticos”, insiste.

Agramunt, sobre las fiestas con prostitutas: "Uno podría decir 'ojalá yo pudiera hacer esas cosas', pero uno ya no está para eso"

Sobre las acusaciones que pesan sobre Agramunt y la presunta recepción de sobornos en dinero en efectivo o sus relaciones con prostitutas en Bakú, Chiquillo atribuyó la inspiración del informe a la influencia del ‘lobby’ del millonario George Soros, Open Society Fundation, para favorecer los intereses de Armenia, rival de Azerbaiyán. “Por lo que he visto y las explicaciones que ha dado, es un informe con muchas hipótesis y muchas interrogantes que no se apoya en ninguna prueba que lo incrimine y que se judicialice. Es un 'me han dicho que han dicho que vieron' sin mucha consistencia. A mí me extraña que Pedro, con la veteranía que tiene, se permita esas frivolidades. Es una lucha de 'lobbies”, añadió.

Obligados al decoro

Sobre su presencia como observador internacional, insistió en que no ha visto nunca “ninguna conducta que vaya en contra de la ética, la honestidad y el decoro del país que tú representas. Es lo primero que te prohiben los organismos internacionales con los que vas”. En ese sentido, añadió que son misiones en las que participan representantes políticos de países distintos que muchas veces ni se conocen entre ellos. “Lo último que se te ocurre es hacer algo indebido. No he visto en el hotel ni drogas, ni chicas ni cosas raras”.

El informe del Consejo de Europa sobre Agramunt recoge que algunos testigos vieron al senador español con “mujeres jóvenes” durante la misión de observación internacional de 2015. El senador ha negado estos hechos. "Eso es falso. Yo tengo una edad, me parece a mí que eso es una fantasía. Uno podría decir 'ojalá yo pudiera hacer esas cosas', pero uno ya no está para eso, para tener una vida en ese sentido. Es una acusación ridícula y sin pruebas", señaló este miércoles en declaraciones a la SER recogidas por Europa Press.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios