POR SEGURIDAD, SE CAMBIARON HASTA LAS LLAVES DE LOS ASCENSORES

El Rey alaba la sanidad pública al abandonar las dependencias privadas del Clínico

El Rey Juan Carlos fue claro en sus comentarios tras abandonar ayer, sin la compañía de la reina Sofia, el Hospital Clínico de Barcelona donde fue intervenido el sábado

Foto: El Rey alaba la sanidad pública al abandonar las dependencias privadas del Clínico
El Rey alaba la sanidad pública al abandonar las dependencias privadas del Clínico

El Rey Juan Carlos fue claro en sus comentarios tras abandonar ayer, sin la compañía de la reina Sofia, el Hospital Clínico de Barcelona donde fue intervenido el sábado por la mañana de un nódulo benigno en el pulmón. El Monarca subrayó que “en España, debemos estar orgullosos de la sanidad pública que tenemos”. En realidad, el Rey fue atendido con los medios públicos del centro, pero su estancia no fue precisamente en dependencias públicas.

Minutos después de las laudatorias palabras del Rey sobre la sanidad pública, la presidenta del Defensor del Paciente -asociación privada formada por usuarios-, Carmen Flores, hizo público un comunicado en el hacía hincapié en que el Rey ha sido atendido en una zona privada del hospital -tal y como desveló este diario el pasado domingo- y criticó el estado caótico de la sanidad pública. “Majestad, lo que usted ha vivido es la panacea, nada que ver con la realidad”, señala el comunicado.

La consejera de Salud de la Generalitat, Marina Geli, que acompañó al monarca cuando éste abandonó el hospital con el alta bajo el brazo, señaló que la Casa Real ha pedido que la Generalitat le facture los gastos ocasionados, aunque ninguna de las partes quiso hacer público el montante económico de la operación.

Don Juan Carlos no estuvo en dependencias del hospital propiamente dicho, sino que ocupó toda la séptima planta del centro médico, que tiene una docena de habitaciones de alto standing y que pertenece a Barnaclinic, una empresa privada propiedad del propio hospital para dar servicio a las personas que no están acogidas al sistema público de salud. Estas habitaciones son individuales y disponen de baño privado, televisor y un sofá-cama adicional por si un acompañante quiere dormir en el centro junto al paciente. Su estatus hace que sólo puedan ser ocupadas por pacientes privados que pagan de su bolsillo los gastos generados.

Fuertes medidas de seguridad

Según ha podido conocer El Confidencial, el pasado viernes por la tarde, un día antes de que el Monarca ingresase para ser operado, se reservó también una cama en cada una de las unidades de cuidados intensivos (UCI) del hospital. Paralelamente, una brigada de limpieza se ocupó de dar un repaso, estropajo en mano, a todas las instalaciones. Algunas paredes incluso fueron pintadas. Los dos jefes de limpieza del Clínico estuvieron, asimismo, de guardia durante el fin de semana. Y, como última medida, se inauguró -casi subrepticiamente- una puerta giratoria que se había instalado en el vestíbulo principal del hospital.

Dadas las circunstancias, y como Don Juan Carlos fue acomodado en la planta que pertenece a Barnaclinic, varios huéspedes que residían en el piso -y que tienen la categoría de preferentes- tuvieron que ser repartidos por otras plantas del Clínico, aunque en camas públicas, no ya privadas. Como medida de seguridad, el acceso a la planta 7 se restringió. Tanto que incluso fueron cambiadas las llaves de los ascensores. De la única puerta que facilita el acceso a la planta tan sólo tenía una copia el Cuerpo de Bomberos, en previsión de que hubiese alguna emergencia.

Del cuerpo de enfermeras que atendieron durante cuatro días al monarca, dos pertenecen a la plantilla de Barnaclinic, y cuatro más y un camillero fueron desplazadas por el equipo de la Casa Real.

Barnaclinic es una sociedad anónima creada en el año 1989. El 49,2% del capital está en manos del propio hospital, mientras que el resto se reparte entre la Fundació Privada Clínic per a la Recerda Biomèdica y la fundaciónm Transplant Service Foundation. Tiene más de sesenta de empleados y factura unos 11 millones de euros al año. Parte de este dinero revierte en el Clínico para pagar los servicios que utiliza durante al año. Lo que paga al centro médico es, aproximadamente, unos 8 millones de euros anuales.

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios