tras el hallazgo del cuerpo de quer

Agnese y Amy, las otras 'Dianas' desparecidas en la Costa del Sol

Málaga es, junto a Barcelona y Las Palmas y con más de 200 desapariciones activas, una de las tres provincias españolas con un mayor número de casos considerados de alto riesgo

Foto: Fotografías cedidas de Agnese Klavina y un cartel en busca de Amy Fitzpatrick, desaparecidas ambas en la Costa del Sol.
Fotografías cedidas de Agnese Klavina y un cartel en busca de Amy Fitzpatrick, desaparecidas ambas en la Costa del Sol.

Agnese y Amy, al igual que Diana Quer, coparon grandes titulares en prensa. Pero el tiempo ha ido debilitando sus nombres y las familias albergan escasas esperanzas de encontrarlas. Aun así, el caso de Diana Quer ha abierto un haz de luz en sus vidas y entre sus más allegados, que piden a los investigadores que se haga un esfuerzo en su búsqueda. Cada mañana, dos madres en la Costa del Sol esperan noticias de sus respectivas hijas. Una es la familia de Agnese Klavina, la joven de nacionalidad letona desaparecida en Marbella en extrañas circunstancias a la salida de la famosa discoteca Aqwa; la otra, la de Amy Fitzpatrick, la adolescente que se despidió de su amiga el día de Fin de Año, hace ahora diez años, y se fue andando a su domicilio en la urbanización Riviera del Sol. Nadie ha sabido nada de ella.

El Confidencial se ha puesto en contacto con las fuerzas policiales a cargo del caso Amy y, según indican, las investigaciones están "en vía muerta". Los agentes precisan que en el caso de Amy "no hay más hilo que seguir". "La línea de investigación se agotó. Incluso los guardias civiles que llevaron el caso están jubilados. Eso no significa que el protocolo que seguimos no continúe en marcha. Un caso no se cierra hasta que lo resolvemos", añaden.

En la desaparición de la camarera letona, hasta la celebración el juicio solo se tiene la grabación del parking de la discoteca en el que la chica abandonó el lugar en el coche de dos británicos, Capper y Porter, que la hicieron entrar a la fuerza. No se la ha vuelto a ver. Málaga es, junto a Barcelona y Las Palmas y con más de 200 desapariciones activas, una de las tres provincias españolas con un mayor número de casos de desaparecidos y clasificados como de alto riesgo.

Las velas de Audrey, la madre de Amy

La madre de Amy, Audrey Fitzpatrick, sigue poniendo cada día una vela a la que reza: "Enciende el camino a casa para mi bebé". Esta semana se cumplió una década de la desaparición de la adolescente. Amy tenía entonces 15 años. Ella volvía a su casa después de pasar la Nochevieja de 2007 con su amiga Ashley en la urbanización Calypso de Mijas-Costa, muy cerca de donde vivía en la Riviera del Sol. En la mañana de Año Nuevo, las dos chicas se acercaron a Fuengirola. Comieron allí, y después se fueron de compras al mercadillo de Calahonda para regresar después a la vivienda, según la declaración de la amiga de la joven.

Según los investigadores, "siempre se barajaron dos hipótesis: que la desaparición se produjera en contra de la voluntad de Amy o que fuera libre"

Según esta versión, Amy Fitzpatrick se marchó de casa de su amiga sobre las 22:00 horas del 1 de enero de 2008 para dirigirse a la suya, ubicada en la urbanización Riviera del Sol. Pero nunca llegó. La madre de Amy, Audrey Fitzpatrick y su pareja, Dave Mahon, denunciaron dos días después —ante el cuartel de la Guardia Civil de Mijas— la desaparición de la joven, de 1,65 metros de estatura, cabello moreno, delgada y con ojos azules, que vestía un chándal gris con una camiseta Diesel negra. Ese era su atuendo la última vez que fue vista. Según explican los investigadores del caso: "Siempre se barajaron dos hipótesis: que la desaparición se produjera en contra de la voluntad de Amy o que fuera de forma libre. Esto último llevó a investigar la posibilidad de que la joven pudiera estar en Irlanda, donde residía su padre biológico, Christopher Fitzpatrick".

Huérfana de dos hijos

Desde aquel fatídico día, la familia de Amy no ha parado de buscarla. Primero recorrieron Marruecos, Gibraltar y localidades de la zona de Málaga para colgar carteles con fotografías de la adolescente. Todo sin resultado. La mala suerte se cebó en la familia y, en mayo de 2013, Dean Fitzpatrick, el hermano de la joven desaparecida, murió apuñalado en una pelea con su padrastro, quien alegó que lo hizo en defensa propia. Tres años después, en 2016, el padre de Amy fue condenado a siete años de prisión por homicidio involuntario.

Amy con su madre, Audrey Fitzpatrick.
Amy con su madre, Audrey Fitzpatrick.

De esta manera Audrey, la 'mamá coraje', una irlandesa fuerte y convencida por la lucha de su hija, se quedó "huérfana" de sus "dos pequeños", según relata. Estos días, tras la aparición del cadáver de Diana Quer, ha pedido a los investigadores "que hagan un esfuerzo en la búsqueda de mi pequeña". Nadie le arrebata sus esperanzas y, por eso, mantiene abierta una página en Facebook en memoria de su hija a la que dedica frases como: "Aún sueño con el día en que vuelva para besarla. No está siendo fácil después de tanto tiempo. Siento que no ha transcurrido el tiempo y que los días son todos como el primero".

Audrey no descarta nada: "Puede que esté muerta, pero quiero creer que volverá un día a casa. Esa es mi ilusión. Si no es así, también mantengo la esperanza de poder enterrarla y saber qué le pasó a mi pequeña para poder descansar". No hay ni un solo día para Audrey en el que, al abrir las páginas de las redes sociales, no confíe en encontrar noticias de ella.

Agnese, la bella camarera de Banus

Otro de los casos que trae de cabeza a la Policía Judicial es el de Agnese Klavina, la joven letona desaparecida en Marbella en septiembre de 2014, cuando tenía 30 años. La familia no ceja ni un solo día en que se aclare la misteriosa desaparición.

Para medios británicos como 'The Daily Mail', la Policía dio por muerta a la joven y creen que fue forzada a entrar en el vehículo a la salida de la discoteca para, después, ser llevada por los británicos a un yate que la familia Capper tenía en Murcia. Allí, según el tabloide británico, Klavina habría sido asesinada y su cadáver arrojado al mar. Una versión que compartió también el abogado de la familia de la joven, Fernando Scornik. Pero esta versión nunca se ha hecho oficial. Según los datos arrojados a este medio, la investigación sigue y hay abierto un proceso judicial en el que se están averiguando nuevos datos.

Imagen de Agnese a caballo.
Imagen de Agnese a caballo.

En estos cuatro años, las últimas acciones fueron relacionadas con el procesamiento en marzo de 2017, por el Tribunal de la Audiencia Provincial de Málaga, del portero de la discoteca Aqwa Mist, donde fue vista por última vez. Los magistrados consideraron que este vigilante "habría ayudado a los británicos, Westley Capper y Craig Porter, encausados en el procedimiento, a llevarse —presuntamente— a Agnese por la fuerza, en un coche".

Agnese en Marbella.
Agnese en Marbella.

En este auto de la Sección Novena se significaba que la escena captada por la videovigilancia de la discoteca donde se muestra "con toda claridad, y también con toda crudeza" la "necesaria colaboración" del portero, en la privación de libertad de Agnese al impedirle bajarse del coche, "cuando era patente, al más simple de los observadores, que estaba siendo conducida contra su voluntad", es más que suficiente. Esta conclusión coincide con la de dos especialistas de la Unidad de Análisis de Conducta y del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional, que siempre mantuvieron que la joven fue secuestrada.

Lo que nadie entiende es que los dos británicos sigan en libertad tras pagar sus fianzas. Ellos, en todo momento, aducen que la joven subió voluntariamente al coche, se bajó posteriormente y que, después, no tuvieron conocimiento de la desaparición. Capper y Porter volvieron a protagonizar otro episodio lamentable en la crónica de sucesos en mayo de 2016, cuando el Bentley conducido por el primero, y en el que su inseparable amigo viajaba como copiloto, arrolló a la cocinera boliviana Bella Fátima Dorado causándole la muerte.

Navidad sin Agnese

La madre y la hermana de Agnese no cejan en el empeño de que se esclarezca el caso. Al igual que en otros sucesos, mantienen abiertas las redes sociales esperando que alguien pueda aportar algún dato que dé luz a la desaparición. "Esta Navidad seguimos recordándote. No nos hemos olvidado de ti y no vamos a descansar mientras los que te han llevado tienen el lujo de otra Navidad en casa con los suyos".

Agnese en la discoteca Nikki Beach de Marbella.
Agnese en la discoteca Nikki Beach de Marbella.

Los familiares protestan por el trato que están recibiendo los dos británicos: "Está muy claro en las fotos que hay que nuestra Agnese fue tomada en contra de su voluntad del club nocturno por esas personas. También tenemos fotos que muestran a tres hombres no identificados, tomando una bolsa grande y pesada (de las suficientes dimensiones como para ocultar a una persona), en un barco que pertenece al acusado, la noche siguiente. Nuestra Agnese nunca ha sido vista desde entonces. Sin embargo, todavía no hay cargos. Todavía, estas personas, andan libres. Al parecer, España permite a las personas violentas operar con impunidad en Marbella".

La familia también se pregunta: "¿Cómo se puede permitir que este club nocturno siga abierto cuando permite que una chica inocente sea secuestrada? Queremos justicia para Agnese y todos los demás desafortunados desaparecidos en Marbella”. Mientras tanto, la Policía sigue mandando un mensaje de esperanza: "Hay un programa de desaparecidos y personas anónimas que, desde hace unos años, se ha unificado en una base de datos de Guardia Civil y Policía Nacional para trabajar de forma conjunta y exhaustiva cada vez que hay un caso".

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios