Es noticia
Menú
Cáceres entierra una mina para... ¿abrir otra?: un nuevo proyecto de extracción de litio
  1. España
La oposición se resquebraja

Cáceres entierra una mina para... ¿abrir otra?: un nuevo proyecto de extracción de litio

Extremadura New Energies anuncia que renuncia a la explotación a cielo abierto en la Sierra de la Mosca. Propone ahora una mina subterránea. La primera iniciativa levantó en armas a los vecinos y a la clase política

Foto: Concentración en contra del proyecto de mina de litio. (Plataforma Salvemos la Montaña de Cáceres)
Concentración en contra del proyecto de mina de litio. (Plataforma Salvemos la Montaña de Cáceres)

La oposición fue feroz. La proyección de una mina a cielo abierto para la extracción de litio en la Sierra de La Mosca, a un kilómetro de Cáceres, levantó a los vecinos. Para hacerse una idea del rechazo que provocó basta la siguiente cifra: en una ciudad de 100.000 habitantes se presentaron 33.000 alegaciones. Y junto a los vecinos, los políticos. El alcalde, el socialista Luis Salaya, anunció que dimitiría si la Junta de Extremadura, gobernada por su propio partido, terminaba por dar luz verde al proyecto. Pero ahora todo ha cambiado. La firma impulsora, Extremadura New Energies, ha enterrado definitivamente el proyecto. La compañía, en un comunicado, ha confirmado este lunes que no habrá mina a cielo abierto y que en su lugar, como ya había avanzado, propondrá una explotación subterránea, proyecto que sí podría salir adelante.

Foto: Protesta en Galicia contra la instalación de un parque eólico. (EFE)

El rechazo se ha diluido. Por Cáceres han comenzado a aparecer carteles a favor de la mina subterránea. Además, la Cámara de Comercio, el pasado junio, avaló la nueva propuesta. “Parece que es impecable”, defendió el presidente de la entidad, Gabriel Álvarez. Pero más allá del apoyo empresarial y de que comienza a resquebrajarse el frente vecinal, la clave pasa por el Ayuntamiento y la Junta. El litio, de un altísimo valor, es clave para la construcción de las baterías de los coches eléctricos y el paraje podría albergar el segundo yacimiento más importante de Europa.

“El proyecto a cielo abierto ya no existe y nunca será una realidad”, apuntó el consejero delegado de ENE, Ramón Jiménez. La empresa ha trasladado formalmente a la consejería de Transición Ecológica que descarta su primera propuesta y para ello ha pedido a la administración que retire cualquier información relativa a esta. El objetivo es “evitar cualquier tipo de confusión, mal interpretación o tergiversación del nuevo proyecto, que se presentará cuando la normativa desde el punto de vista administrativo y procesal lo permita”. Y aunque el alcalde no dará su parecer hasta que no conozca la letra pequeña del proyecto, el gesto de la compañía da respuesta a lo que se le venía demandando desde el Consistorio, descartar por completo la extracción de litio a cielo abierto para “empezar una nueva etapa”.

placeholder Operarios trabajan en una mina de litio. (EFE/Antonio Ojeda)
Operarios trabajan en una mina de litio. (EFE/Antonio Ojeda)

Una vez conocido el anuncio, Salaya se felicitó. Achacó el movimiento de Extremadura New Energies a “un triunfo de la ciudadanía”. “Empieza un proceso nuevo y tendrá que seguir todos los pasos para formarnos una opinión de qué es lo que se presenta. Esto no es un sí ni un no”, ahondó el primer edil. El socialista sigue albergando dudas sobre la iniciativa, pero si la propuesta cumple todos los requisitos de impacto ambiental, saldrá adelante. La extracción subterránea es menos nociva. “Ojalá sea un proyecto viable medioambientalmente porque eso sería bueno para Cáceres y para Extremadura, pero debe cumplir una serie de exigencias”, apuntó el portavoz del Gobierno extremeño, Juan Antonio González, el pasado mes de junio.

El contexto en el que se mueve el nuevo proyecto suma además un elemento clave, el decreto-ley aprobado por la Junta el pasado agosto y con el que el Gobierno de Guillermo Fernández Vara quiere poner orden en el aprovechamiento de los recursos de litio. Además de la mina de la Sierra de la Mosca, Extremadura proyecta otra, esta completamente encauzada, en el municipio del Cañaveral. El Parlamento regional debe convalidar ahora la norma, pero esta prevé la declaración de “interés general el aprovechamiento de los recursos minerales de litio, existente o potencial”, en todo el territorio de la comunidad.

Foto: El precio de las baterías a finales de 2021 era de 132 dólares (117 euros) por kWh. (Volkswagen)

Así, las concesiones para la explotación de los recursos estarán condicionadas a que “el tratamiento y el beneficio metalúrgico y mineralúrgico se realice necesariamente en Extremadura”. Es decir, los proyectos industriales ligados a la explotación tendrán que ubicarse en la región. La cláusula zanja de este modo una de las polémicas que habitualmente envuelve a este tipo de proyectos, el impacto real en cuanto a la creación de puestos de trabajo y beneficio económico para los lugares en los que se levantan.

La oposición fue feroz. La proyección de una mina a cielo abierto para la extracción de litio en la Sierra de La Mosca, a un kilómetro de Cáceres, levantó a los vecinos. Para hacerse una idea del rechazo que provocó basta la siguiente cifra: en una ciudad de 100.000 habitantes se presentaron 33.000 alegaciones. Y junto a los vecinos, los políticos. El alcalde, el socialista Luis Salaya, anunció que dimitiría si la Junta de Extremadura, gobernada por su propio partido, terminaba por dar luz verde al proyecto. Pero ahora todo ha cambiado. La firma impulsora, Extremadura New Energies, ha enterrado definitivamente el proyecto. La compañía, en un comunicado, ha confirmado este lunes que no habrá mina a cielo abierto y que en su lugar, como ya había avanzado, propondrá una explotación subterránea, proyecto que sí podría salir adelante.

Extremadura Cámara de Comercio Guillermo Fernández Vara PSOE