Es noticia
Menú
El pasado religioso de Gabilondo arroja dudas sobre su papel para investigar a la Iglesia
  1. España
Es el actual defensor del pueblo

El pasado religioso de Gabilondo arroja dudas sobre su papel para investigar a la Iglesia

Aunque en ningún momento los testigos acusan a Gabilondo como responsable o encubridor de los hechos, sí que lo sitúan como profesor en los colegios y conocedor de las circunstancias

Foto: Ángel Gabilondo. (EFE/J.J. Guillén)
Ángel Gabilondo. (EFE/J.J. Guillén)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Tras una semana de incertidumbre, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció ayer en Twitter la creación de una comisión liderada por el defensor del pueblo, Ángel Gabilondo, para investigar los presuntos abusos sexuales dentro de la Iglesia católica. Una fórmula para evitar que las víctimas sigan “silenciadas”, “reparar el dolor y evitar que vuelva a suceder”. La decisión ha generado suspicacias dentro y fuera de la Iglesia, ya que el candidato del PSOE en las últimas elecciones autonómicas de la Comunidad de Madrid fue religioso corazonista en los años finales del franquismo, entre 1966 y 1979. Se trata de las fechas en que se concentra buena parte de los abusos denunciados y que ahora se pretende investigar. Gabilondo fue además profesor de Lengua, Literatura y Filosofía en los colegios del Sagrado Corazón de Vitoria y Madrid. Ambos centros aparecen destacados en los informes sobre presuntos abusos que manejan el papa Francisco y la Conferencia Episcopal.

El informe presentado al Papa y derivado a la diócesis de Madrid habla de un caso de abusos en el Colegio del Sagrado Corazón de Madrid protagonizado por L.S.V. en 1971. Apenas se aportan más datos y el caso está legalmente prescrito, pero Gabilondo pudo conocer de primera mano los hechos tras llegar al colegio apenas unos meses después. En septiembre de 1973 iniciaba su etapa como religioso y profesor en Madrid, después de un tiempo en Vitoria. En el colegio del que procedía también hay otro caso que afloró un tiempo después de haberse marchado. En el informe entregado al Papa, varios alumnos señalan a “el Ch.”, uno de los religiosos que vivían en la comunidad de Vitoria, como responsable de abusos a los adolescentes que vivían en el internado. ¿Es posible que Gabilondo conviviera en Vitoria y Madrid con abusadores sin ser conocedor de sus delitos?

Ninguno de los testigos acusa a Gabilondo de ser responsable o encubridor de los hechos, pero algunas voces lo señalan como presunto "conocedor" de las circunstancias. El colaborador de televisión Kiko Matamoros, antiguo alumno del Colegio Sagrado Corazón de Madrid, ha llegado a publicar en sus redes sociales: “Ángel Gabilondo impartió enseñanza en el colegio corazonistas de Madrid, yo estaba ahí y es conocedor de muchísimos abusos”. Precisamente, y antes de trascender la decisión de Sánchez de que Gabilondo liderara la investigación, apuntaba que era “exigible y necesario el pronunciamiento del defensor del pueblo” en relación con los abusos de la Iglesia. Matamoros llegaba más allá en su Twitter y señalaba nombres como “el hermano Santiago, el indeseable Pedro María Bilbao, el hermano Julio, Florencio, Valeriano, Remigio, hijos todos de Satanás”. Algunos de ellos, frailes corazonistas como Gabilondo y que vivían en su misma comunidad.

En sus perfiles públicos, Gabilondo no suele hacer referencias a sus años como consagrado. Apenas una línea parece en Wikipedia. De hecho, cuando habla de sus escritos, no suele reconocer que sus primeras publicaciones fueron un catecismo, 'Enséñanos a amar', publicado en 1969 en Ediciones Mensajero, y un libro de oraciones, 'Mes del Corazón de Cristo, 30 celebraciones de la palabra', editado en el mismo año. Las biografías del actual defensor del pueblo suelen comenzar a desgranar su vida desde su etapa como profesor universitario, a partir de 1980, poco después de secularizarse y abandonar la vida religiosa.

Sin embargo, sus antiguos alumnos sí recuerdan que, después de estudiar en los corazonistas de San Sebastián, Gabilondo ingresó en la congregación, “donde permaneció como hermano hasta 1979. Su comportamiento fue ejemplar como docente. Tiene la oportunidad de serlo como defensor del pueblo”, añade en un tuit Matamoros. Otras voces, como la del periodista Iñaki Gil —director adjunto de 'El Mundo' y alumno de Gabilondo en Vitoria— también le recuerdan como fraile y profesor en los colegios corazonistas. En 2015, Gil publicaba un artículo titulado “Mis recuerdos del hermano Gabilondo” en el que hablaba de su etapa como profesor en el Colegio del Sagrado Corazón. “Explicaba bien, tenía autoridad y era alegre”, decía de él y recordaba que el mote que tenía entre sus alumnos el actual defensor del pueblo era el de “Cromañón”, “no por su gran mandíbula, más propia de los neandertales, sino por las leches que daba”. Y aunque señalaba que Gabilondo “pegaba poco, muy poco”, sí reconocía que recurría a la violencia física en algún momento. “A mí, un par de veces”, señala Gil, en un momento en que “los castigos corporales estaban socialmente admitidos. Y ningún padre protestaba”.

Foto: Entrevista a Carlos Osoro. (Alejandro Martínez Vélez)

Ante el anuncio del presidente Sánchez, la Oficina del Defensor del Pueblo informó a El Confidencial que “corresponde al Congreso de los Diputados resolver sobre la proposición no de ley que se ha conocido hoy. Es el momento del debate parlamentario”. En ese sentido, ha añadido que “la institución Defensor del Pueblo analizará la resolución que se adopte al respecto y como alto comisionado de las Cortes Generales actuará, en su momento, en consecuencia”. Sobre las acusaciones a Gabilondo, el defensor del pueblo ha señalado que no tuvo conocimiento de ningún caso de abusos sexuales en el colegio en el que estuvo impartiendo clase. "De haberlos conocido los hubiera denunciado. Estoy y he estado siempre a favor de que se investiguen los abusos a menores y de que se diriman responsabilidades”.

La situación de Gabilondo recuerda a la vivida por el papa emérito Benedicto XVI esta pasada semana. Aunque los investigadores no ponen en duda su cruzada contra los abusos dentro de la Iglesia, y han reconocido que fue el primer Papa en denunciar públicamente al clero abusador y establecer una política de tolerancia cero, en el último informe elaborado por la diócesis de Múnich se le incrimina por no haber actuado correctamente en algunos casos de los que debía ser conocedor entre 1977 y 1982, cuando fue arzobispo de la diócesis. Aunque, según el propio informe, los investigadores no pueden concretar su implicación en el encubrimiento, sí señalan la “elevada posibilidad” de que Ratzinger tuviera conocimiento de los casos. El Papa emérito lo rechaza y ha anunciado que contestará a las acusaciones con un informe documentado.

Tras una semana de incertidumbre, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció ayer en Twitter la creación de una comisión liderada por el defensor del pueblo, Ángel Gabilondo, para investigar los presuntos abusos sexuales dentro de la Iglesia católica. Una fórmula para evitar que las víctimas sigan “silenciadas”, “reparar el dolor y evitar que vuelva a suceder”. La decisión ha generado suspicacias dentro y fuera de la Iglesia, ya que el candidato del PSOE en las últimas elecciones autonómicas de la Comunidad de Madrid fue religioso corazonista en los años finales del franquismo, entre 1966 y 1979. Se trata de las fechas en que se concentra buena parte de los abusos denunciados y que ahora se pretende investigar. Gabilondo fue además profesor de Lengua, Literatura y Filosofía en los colegios del Sagrado Corazón de Vitoria y Madrid. Ambos centros aparecen destacados en los informes sobre presuntos abusos que manejan el papa Francisco y la Conferencia Episcopal.

Defensor del Pueblo Conferencia Episcopal
El redactor recomienda