El Congreso da luz verde a la ley de eutanasia con el no de PP y Vox por "inconstitucional"
  1. España
AMPLIO RESPALDO DE 198 VOTOS

El Congreso da luz verde a la ley de eutanasia con el no de PP y Vox por "inconstitucional"

Casi 23 años después de la muerte de Ramón Sampedro, España será el cuarto país europeo donde se regulará el ejercicio de este derecho, sumándose a Holanda, Bélgica y Luxemburgo

placeholder Foto: El ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante su intervención en el pleno del Congreso que acelera la tramitación de la ley de la eutanasia. (EFE)
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante su intervención en el pleno del Congreso que acelera la tramitación de la ley de la eutanasia. (EFE)

El dictamen de la ley de eutanasia para regular el derecho a la muerte digna ha salido adelante este jueves en el Congreso, tras décadas de debate público e iniciativas legislativas fallidas, con el apoyo de una amplía mayoría de 198 votos a favor, 138 en contra y dos abstenciones, siendo rechazada únicamente por PP, Vox y UPN. Su entrada en vigor está prevista para el próximo mes de marzo. La oposición conservadora ha centrado sus ataques en la supuesta "inconstitucionalidad" de la norma, anticipando un rechazo no solo en las instituciones sino también en las calles, como las protestas que protagonizaron distintos colectivos a las puertas del Congreso mientras se debatía la ley y a las que se unieron distintos diputados, principalmente de Vox. Estos últimos, que llegaron a equiparar la ley con la "instauración de la industria de la muerte", avanzaron que presentarán un recurso de insconstitucionalidad al TC "para que España no se conviertan en un paraíso de la muerte".

Socialistas y morados se centraron en tumbar los argumentos en contra de la ley de PP y Vox subrayando que se trata de una propuesta garantista, que se trata de un derecho y que en ningún caso implica imposición. Un frente al que se unió con todas las consecuencias Ciudadanos, a través de portavoz Inés Arrimadas, que hizo suya la propuesta y se colocó como defensa central del Ejecutivo en este asunto: "Es un procedimiento con garantías, para mayores de edad, en pleno uso de sus facultades, solo en situaciones graves e irreversibles, se da un plazo para garantizar la decisión reflexionada, se obliga a informar de las alternativas sobre cuidados paliativos y el proceso está supervisado por personal médico, al que además se le garantiza la objeción de conciencia".

La líder del partido naranja destacó el "amplísimo consenso" no solo en la Cámara, sino también a nivel social como indicarían las distintas encuestas. Así criticó las "caricaturas" de PP y Vox, además de su "pelea estéril" recordando que también se opusieron en su día al aborto, al matrimonio homosexual o a la adoptación por parte de las parejas homosexuales.

La encargada de defender la iniciativa por parte del PSOE, la diputada y exministra de Sanidad María Luis Carcedo, retomó esta última línea argumental de la líder de Ciudadanos para poner presagiar un cambio de posición de los conservadores una vez se apruebe la ley deslizando sus contradicciones: "Cada vez que se debate un derecho, la derecha se enzarza en batallas apocalípticas. Si bien es cierto que pasado un tiempo se asume, y pasado un poco más de tiempo se practica". Igualmente destacó que la ley "es absolutamente garantista y en el trámite parlamentario aún se reforzó más". El ministro de Sanidad, Salvador Illa, presente en el debate, en el que pidió intervenir, subrayó "la mayoría amplia" con la que se ha aprobado una norma que "da respuesta a una demanda muy transversal de la sociedad española". Finalmente avanzó que una vez se apruebe definitivamente la ley, tras su paso por el Senado, se incluirá el derecho a la muerte digna en la cartera común de servicios sanitarios.

placeholder La Asociación Española de Abogados Cristianos participa en una concentración convocada ante el Congreso en rechazo a la ley de eutanasia. (EFE)
La Asociación Española de Abogados Cristianos participa en una concentración convocada ante el Congreso en rechazo a la ley de eutanasia. (EFE)

Las palabras más gruesas durante el debate volvieron a ser propiedad de Vox. A través de su diputada Lourdes Méndez, la formación ultraderechista dejó en el diario de sesiones una retahíla de lo que considera sinónimos con el derecho a la muerte digna, desde "inhumano", "ilegítimo" u "homicidio" hasta "sentencia de muerte" y "ley eugenésica y radical".

En el capítulo de las motivaciones por las que se habría desarrollado esta nueva norma, desde Vox aseguraron que se trataría de una forma de evitar gastos sanitarios, de un atajo para "destruir las bases y fundamentos de la sociedad" o directamente para que "cuando alguien no les sirve dicen que su vida no es digna y debe morir". Acusaciones que dejaron descafeinadas otras previas como que la ley de eutanasia supone "el mayor ataque a las personas con discapacidad que hubiéramos podido imaginar" o que se generaliza "la cultura de la muerte".

Los populares, con un tono menos inflamado, se refirieron a una ley "injusta con los más vulnerables", "chapucera" y también inconstitucional, tratando de poner en valor su propuesta alternativa que pasaría por los cuidados paliativos ("ley de derechos y garantías de la dignidad de la persona ante el proceso final de la vida") "para aliviar el sufrimiento" de las personas con enfermedades graves e irreversibles. El diputado del PP, José Ignacio Echániz, criticó también que no se hubiese producido un debate "serio y sereno" y puso en duda que esta norma pudiese salir adelante por el "auténtico partido socialista" en lugar de por el "sanchismo".

En el debate estuvieron presentes los nombres de las principales personas que lucharon durante los últimos años por el derecho a la muerte digna, como el médico Luis Montes. Mención especial tuvo el gallego Ramón Sampedro, quien como recordó el diputado del BNG Néstor Rego, protagonizó hace casi tres décadas la primera gran batalla por la eutanasia, cuando todavía era un tabú, siendo también el primer caso que llegó al Supremo. Casi 23 años después de su muerte, España será el cuarto país europeo donde se regulará este derecho en casos excepcionales, sumándose a Holanda, Bélgica y Luxemburgo.

Eutanasia Muerte digna Partido Popular (PP) Inés Arrimadas PSOE
El redactor recomienda