Los jefes de la Guardia Civil, de uñas: seis meses siendo estafados por unos impostores
  1. España
HAN PERDIDO MÁS DE 15.000 EUROS EN ANUNCIOS

Los jefes de la Guardia Civil, de uñas: seis meses siendo estafados por unos impostores

Los responsables de la Unión de Oficiales presentan pruebas en los tribunales de que unos delincuentes cobraban la publicidad de su revista haciéndose pasar por ellos

placeholder Foto:

Los guardias civiles también son víctimas de los delincuentes. Así lo han puesto de manifiesto un grupo de jefes del instituto armado, que han denunciado ante los tribunales haber sido objeto de una estafa por parte de unos desconocidos. En concreto, todos se congregan en torno a la Unión de Oficiales de la Guardia Civil, una asociación de mandos inscrita en el Ministerio del Interior y con representación en el Consejo de la Dirección General que negocia con la Administración asuntos laborales que afectan a los responsables de la corporación.

Sus representantes han denunciado que al menos desde el pasado mayo, coincidiendo con el primer estado de alarma que decretó el Gobierno, vienen sufriendo un robo continuado en el cobro de la publicidad de la revista que editan. La publicación, de periodicidad trimestral, no les da beneficio alguno, porque lleva poco tiempo, pero sus impulsores la pusieron en marcha con el fin de que a medio o largo plazo sí les reporte ingresos que permitan sufragar algunos de los elevados gastos que tienen los servicios jurídicos de la asociación.

Foto: Los seis primeros terroristas por los que Dignidad y Justicia ofrece una recompensa. (DyJ)

Este objetivo, sin embargo, nunca se producirá, porque un grupo de personas ajenas a la organización estaba cobrando las rentas que la revista obtenía por la venta de publicidad en nombre de la Unión de Oficiales. Los desaprensivos se ponían en contacto con la agencia que gestionaba los espacios de publicidad, que se quedaba con una parte de esos ingresos, haciéndose pasar por miembros de la asociación, y les decían que tenían que ingresar lo que les correspondía en un determinado número de cuenta corriente, que por supuesto nada tenía que ver con el IBAN de la organización de guardias civiles.

De este modo, según calculan desde la Unión de Oficiales, estos últimos habrían dejado de ingresar hasta el momento más de 15.000 euros en concepto de publicidad no cobrada, cantidad que ha ido a parar directamente a los bolsillos de esos desconocidos. La asociación recibe anualmente una subvención de 16.000 euros, aunque solo en asistencia jurídica a sus miembros —la partida más elevada que tienen los sindicatos y las agrupaciones profesionales— ya gasta casi 100.000 euros al año. De ahí que el plan de estos oficiales fuera utilizar la revista para reducir este elevado gasto y tener que cobrar menos cuota a los afiliados.

placeholder Pantallazo de uno de los mensajes fraudulentos. (EC)
Pantallazo de uno de los mensajes fraudulentos. (EC)

La revista que edita la Unión de Oficiales se denomina 'Quórum' y versa sobre la seguridad en sentido amplio. Cada número incluye reportajes sobre asuntos relacionados con este mundo, como informaciones relativas a la seguridad vial, a la ciberseguridad, a la protección de los enseres de las familias, a los robos, a los fraudes y a todo tipo de aspectos que tienen que ver con la materia. La publicación en ocasiones cuenta con artículos más técnicos dirigidos a profesionales del sector tanto público como privado, como policías, guardias civiles o vigilantes.

'Quórum' ha sufrido la brecha de seguridad precisamente por su exposición en internet. La revista tiene una edición impresa, pero también otra digital que se puede descargar desde la página web de forma gratuita. A través de esta última, los delincuentes accedieron al contacto de Marketing Quórum Seguridad, la mercantil externa que se encarga de gestionar la publicidad, y vieron los anuncios que había —el tamaño que tenían, las características, los números de teléfono, los correos electrónicos, etc.—, lo que les permitió ir haciendo peticiones de cobro como si fueran representantes de la Unión de Oficiales.

Otro número de cuenta

"Nuestra revista no cobra nada a quienes ponen publicidad en ella hasta que reciben la publicación y comprueban que su anuncio efectivamente ha sido insertado", explica el presidente de la asociación, Francisco García, quien añade que es en ese momento, y solo entonces, cuando Marketing Quórum Seguridad se pone en contacto con esos anunciantes para cobrarles. "Luego ya nos da una parte de esos beneficios", subraya García, quien confiesa que de este sistema de cobro retardado se han aprovechado los estafadores.

"Muchos anunciantes empezaron a decir, cuando Marketing Quórum fue a reclamarles la cuota, que ya habían hecho el abono, y de hecho nos mandaron los justificantes de que habían realizado las transferencias", recuerda. "Evidentemente, ese número de cuenta en el que hicieron el ingreso no es nuestro ni de la empresa que gestiona la publicidad", apunta García, quien denuncia que estos usurpadores de identidad que cobraban en nombre de su asociación, para más inri, se embolsaban más por cada anuncio de lo que en realidad correspondía.

Foto: Jura de bandera en la Acaddemia de Guardias y Suboficiales. (EFE)

El presidente de la Unión de Oficiales explica que la situación vivida en los últimos meses ha provocado que los representantes de la asociación no se hayan dado cuenta del fraude hasta ahora, cuando han empezado a cobrar números atrasados. "Hemos tardado en detectarlo por el estado de alarma y la pandemia, porque por ese motivo decidimos demorar los cobros hasta que las empresas anunciantes tuviesen una actividad más normalizada", explica García, que entiende que los autores del fraude "conocen muy bien el negocio de la publicidad"

"Somos una asociación compuesta en su totalidad por mandos del Cuerpo, ampliamente conocida, que intenta hacer las cosas bien, con rigor y siempre con el objetivo de perseguir el interés general y aportar algo positivo a la sociedad; por eso nos duelen doblemente este tipo de impostores que se hacen pasar por guardias civiles", resalta el presidente de la Unión de Oficiales, que considera que estos estafadores no solo provocan un perjuicio a su asociación, sino "a la imagen de la Guardia Civil y a las verdaderas asociaciones profesionales que trabajan bien". "Haremos todo lo posible para dar con los responsables y que caiga el peso de la ley sobre ellos", anuncia García.

Guardia Civil Ministerio del Interior Robos Venta
El redactor recomienda