En el club Naô Pool

Los Ángeles del Infierno llegan a Marbella pegando palizas a porteros de clubes de playa

"Agredieron a mi defendido, golpeándole en la cabeza fuertemente con palos de golf. Casi le saltan un ojo, tuvieron que darle 20 puntos", dice el abogado del afectado

Foto: El club Naô Pool.
El club Naô Pool.

Uno de los lemas de los Ángeles del Infierno es: "Cuando hacemos el bien nadie se acuerda de nosotros, cuando hacemos el mal nadie lo olvida". Y están en lo cierto. H. S. no olvidará nunca la tarde que entraron en el club Naô Pool de Marbella y casi le parten la cabeza con palos de golf. El portero marbellí acudió a trabajar como todos los días al club que regenta la familia de la conocida empresaria Olivia Valère, Naô Pool, uno de los 'beach' más 'cool' de Marbella, y donde acude a bañarse la exnovia del sobrino de Felipe VI.

Llevaba un tiempo trabajando como seguridad en este local, pero lo que H. S. no sabía es que esa noche dormiría en el Hospital Costa del Sol, con 20 puntos en el ojo, tras la paliza que recibió por parte de miembros de los Ángeles del Infierno, una banda armada que entró al club con palos de golf y se lio a golpes con él.

Según ha podido saber El Confidencial por el letrado del agredido, perteneciente al despacho Serna y Gago, los hechos se produjeron cuando un grupo de personas llegó por la tarde al club de piscina Naô Pool de Marbella, “allí agredieron a mi defendido, que trabaja como miembro del equipo de seguridad de Nao, golpeándole en la cabeza fuertemente con palos de golf. Casi le saltan el ojo, tuvieron que darle 20 puntos y ahora está de baja porque le dejaron destrozado”. Según prosigue el letrado en su relato: "Una vez que le propinaron la paliza, se marcharon del lugar antes de que llegase la policía, pero las cámaras de seguridad grabaron lo que ocurrió allí dentro y el mismo H. S. pudo identificar a los agresores como pertenecientes a la temida banda Los Ángeles del Infierno". En el relato de H. S. a la policía, cuenta que el ataque de Los Ángeles del Infierno se produjo después de que hubiese un altercado entre él y otro individuo con el que discutió en la puerta del establecimiento.

El club Naô Pool.
El club Naô Pool.

Tras el desencuentro entre ambos, el mismo individuo se marchó del lugar para volver acompañado “con otros colegas de la banda” para pegarle una paliza de consideración en la piscina del 'beach'.

Quemaron Nao el día de su inauguración

Nao Pool Club no es la primera vez que tiene graves problemas este verano. A mediados de mayo, el mismo día de su inauguración, el local sufrió un incendio que afectó principalmente a la parte exterior. La misma Olivia Valère tuvo que ponerse a tapar los lugares quemados, con alfombras, para que se pudiese llevar a cabo la inauguración. En esa ocasión, no se registraron daños personales, pero las investigaciones policiales posteriores sí alumbraron que se trataba de un intento de sabotaje, para evitar la puesta en marcha del negocio.

Este lugar, inaugurado en 2016, y elegido como lugar de encuentro veraniego de grandes fortunas, sobre todo del mundo árabe, dispone de servicio de restaurante, 'jacuzzi' y Dj para amenizar el ambiente. En uno de esos días de concierto este verano,“estamparon” un coche en la puerta del local que tampoco ocasionó víctimas.

Enfocado al servicio de lujo para clientes con un alto poder adquisitivo, el club nunca ha estado exento de polémica. Gestionado por el hijo de Olivia Valère, Arnold Valère, a través de la empresa Shalom Banus SL, lograba en el primer ejercicio de facturación un montante de 1,1 millones de euros. Una cifra suculenta por la que Olivia Valère decidía inyectar un año después cerca de un millón de euros en el capital de la compañía. La misma empresaria nos decía este verano a El Confidencial: “Este club de mi hijo es sin duda el 'beach' más bonito de Marbella. De un aforo de casi 2.000 personas, ahora por las restricciones de la pandemia del coronavirus nos hemos visto obligados a limitar las reservas a 250 clientes, pero siempre es un éxito”.

El club Naô Pool.
El club Naô Pool.

El cierre esta semana de Opium Club, que fue desalojado por la policía por una fuerte pelea, ha hecho que los asiduos veraneantes de este establecimiento se fueran en peregrinación a Nao, teniendo que duplicar la empresa la seguridad de los vigilantes para prevenir altercados de mayor calado. Todas las alarmas han saltado desde que se ha descubierto que la banda los Ángeles del Infierno merodea por las inmediaciones del club, y toda cautela es poca.

Los Ángeles del Infierno, en la Costa del Sol

¿Quiénes son los Ángeles del Infierno? Según ha investigado El Confidencial, Los Ángeles del Infierno han regresado a la Costa del Sol. Fuentes de la policía señalan a este medio que, aunque la base central sigue radicada en Barcelona, pero ahora están esparcidos por la Costa del Sol y vinculados con los 'vuelcos de droga'. Uno de los miembros de seguridad del Estado que persiguen a estas bandas explica a este medio que esta banda se dedica, "principalmente, a dar vuelcos de droga, a robar la droga a los mismos traficantes. En las zonas de costa es donde se afincan. Ellos también se encargan de la seguridad de las discotecas. Desde su llegada, las peleas, las redadas, las incautaciones de armas y droga han sido tónica habitual. La Audiencia Nacional lleva años investigando su presencia, en diferentes lugares de la costa".

Para este cometido, disponen de perfiles en redes sociales y páginas web oficiales donde explican sus orígenes nazi y antisemitas: "No tienen pudor —prosigue el agente— y cuelgan hasta sus notas de prensa". Una estructura organizada que hace apología de los asuntos de la banda. El movimiento Hells Angels nació en los años cincuenta tras el fulgor de la victoria en la guerra en Europa. Excombatientes militares se hermanaron tras participar en la guerra con un nexo común: el amor a la Harley-Davidson. Según la policía, la banda “está muy presente ahora también en la Costa del Sol, en la zona de Málaga, Valencia y Zaragoza”.

El agente de las fuerzas de Seguridad del Estado que habla con este medio añade: "Los Hells se han hecho muy peligrosos. El tráfico de drogas que utilizan para financiarse ha hecho que carezcan de escrúpulos. Mantener la estructura de la banda es muy caro. Su estructura jerárquica es muy rígida, diríamos que más que paramilitar. Para ascender en la banda, pasan una criba total en la que los candidatos son tratados como ratas".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios