TRABAJABA EN EL CENTRO DE SALUD DEL PUEBLO

Fallece por coronavirus una doctora de 28 años en Mota del Cuervo

Se trata de una de las víctimas más jóvenes de la crisis, que además golpea en el sector sanitario, sin duda el que más está sufriendo desde el comienzo de la pandemia

Foto: El centro de Salud de Mota del Cuervo, en Cuenca (CMMedia)
El centro de Salud de Mota del Cuervo, en Cuenca (CMMedia)

Sara Bravo López, trabajadora del centro de salud de Mota del Cuervo, en Cuenca, falleció anoche a causa de un contagio por coronavirus hace varias semanas, mientras prestaba servicio en Urgencias. Natural de Ciudad Real, hacía turnos de refuerzo como Médico de Familia en el centro conquense y tenía solo 28 años. Algunos de sus compañeros sostienen que Bravo sufría asma, una patología que pudo haber agravado la infección respiratoria causada por el virus.

El desenlace ha sido confirmado por el Hospital Macha Centro, a donde había sido trasladada hace unos días para intentar recuperar su estado de salud. "Se ganó el afecto y consideración de vecinos y compañeros por sus valores humanos y por su encomiable entrega y actitud profesional de servicio a sus pacientes", reza el comunicado del hospital en Facebook.

Imagen de la doctora fallecida (Cedida)
Imagen de la doctora fallecida (Cedida)

A falta de funerales o velatorios, la publicación en la red social se ha llenado de muestras de cariño y recuerdo a Bravo. "Fue muy buena compañera. En Villa de Don Fadrique la recordaremos con mucho cariño", dice María Luz Bayón, una excompañera. "Tuve el placer de conocerte y compartir consulta contigo, eras una persona buena y amable, seguro allí donde estés, lo seguirás siendo. Mucho ánimo para su familia", dice Sara Alcázar. "Actitud y aptitud unida en una excelente profesional y compañera. Que esas ganas tuyas de ayudar siempre, nos dejen las fuerzas para seguir adelante en estos días tan complicados para nuestra profesión y vida. Ambas te echarán de menos siempre", escribe Isabel Morales.

Sus compañeros la definen a Sara como "resolutiva, muy buena profesional y excelente compañera", muy cercana a los pacientes: "Dedicaba todo el tiempo que fuera a explicarle a un paciente y a su familia una patología concreta", dice Isabel Morales, que reconoce estar pasando unos momentos muy difíciles junto a los que le eran más próximos en el trabajo. "Sara tenía una voz dulce, de esas que te arropan, y era muy alegre: nunca la vi derrotada tras pasar un montón de horas de guardia. Pese a su juventud, sabía manejar situaciones complicadas sin perder la cercanía con el paciente".

Sara Bravo es la víctima número 55 en la provincia de Cuenca desde que se inició la epidemia, que experimenta un repunte de 15 fallecidos en las últimas horas.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
36 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios