16.000 en un mes

Justicia logró agilizar la entrega de nacionalidades pero colapsó el Registro Civil

El Plan de Choque impulsado en la Subdirección General de Nacionalidad movió el problema de lugar y los usuarios siguen sin poder adquirir la nacionalidad de manera efectiva

Foto: Entrega de pasaportes a un grupo de brasileños nacionalizados en 2013. (EFE)
Entrega de pasaportes a un grupo de brasileños nacionalizados en 2013. (EFE)

El Ministerio de Justicia impulsó un Plan de Choque para desatascar la entrega de nacionalidades en la Subdirección General de Nacionalidad pero generó un gran atasco en otra oficina que está bajo su órbita: el Registro Civil. La contratación de un centenar de funcionarios para el primer organismo permitió resolver más de 16.000 expedientes en septiembre (contra los 92 de diciembre de 2018) pero conseguir cita para juramentar en el Registro Civil, el último paso del proceso, se volvió una misión casi imposible.

Es el caso de Marvin, que tenía 21 años cuando llegó a España a finales de la década del 90. A través de unos conocidos que tenían una red de supermercados aquí pudo entrar a Europa con un visado de trabajo. A los dos años decidió comenzar el trámite para adquirir la nacionalidad española pero una multa de tránsito que le habían puesto se lo impidió. Por un tiempo se olvidó del tema porque, como ya tenía la residencia de larga duración, podía seguir viviendo en España de forma legal. Pero en 2016, por motivos laborales, decidió comenzar el trámite otra vez y, más de tres años después, todavía sigue en ello. Le concedieron la nacionalidad pero le falta el último paso: la jura. "Es un sufrimiento", dice.

La empresa multinacional para la que trabaja le exigía que tuviera la nacionalidad española. "Hay algunos tipos de contratos que te exigen tenerla", explica Marvin que actualmente se desempeña en el campo de la mecánica industrial. El artículo 22 del Código Civil establece que en un máximo de un año el Ministerio de Justicia debe dar una respuesta al trámite de nacionalidad, ya sea para concederla o para denegarla. Pero pasó el primer año y nada. Entre papeleos y abogados, este hondureño que ahora tiene 43 años y cuatro hijos, ya se había gastado cerca de 3.000 euros.

"He tenido que dejar pasar trabajos y contratos por no tener la nacionalidad", lamenta. Decidió presentar un recurso contencioso, por no tener respuesta en un año, pero tampoco tuvo mucha suerte y en eso gastó otros 1.600 euros. En noviembre de 2019, más de dos años después de vencido el plazo establecido, el Ministerio de Justicia le concedió la nacionalidad a Marvin. Y él creyó que el sufrimiento había terminado, pero se equivocaba. "Ahora no puedo juramentar", explica.

A finales de 2017 el Ministerio de Justicia acumulaba más de 300.000 expedientes sin resolver. Es que el Real Decreto de noviembre de 2015, impulsado para agilizar los trámites, generó exactamente lo opuesto. Si bien tuvo algunas ventajas, como unificar el examen de Conocimientos Constitucionales y Socioculturales de España, su implementación fue un dolor de cabeza. La posibilidad de presentar los papeles de forma telemática, el mal funcionamiento del sistema informático y la falta de funcionarios para tramitar los expedientes generó un atasco gigantesco.

Pero a mediados de 2019 el Ministerio de Justicia impulsó un Plan de Choque para destrabar el atasco generado. La contratación de funcionarios y horas extras en otros casos permitió que la cantidad de expedientes sin resolver comenzara a disminuir. En junio de este año eran 274.000 los expedientes de nacionalidad solo por residencia que estaban sin tocar y en septiembre descendieron a 260.000, según datos a los que tuvo acceso El Confidencial. En julio, por primera vez, el Ministerio de Justicia logró resolver más expedientes que las solicitudes que entraban. En septiembre de 2019 se resolvieron 16.216 expedientes mientras que en diciembre de 2018 habían sido apenas 92.

Pero el problema no se ha solucionado, simplemente cambió de lugar. El atasco que se había generado en la Subdirección General de Nacionalidad y Estado Civil mejoró. Sin embargo, el proceso no finaliza allí. Una vez obtenida la nacionalidad, las personas deben realizar la "jura" en el Registro Civil. Y la enorme entrega de nacionalidades que se dio en los últimos meses colapsó ese servicio. "Entro todos los días, a todas horas y no logro conseguir cita", dice Marvin.

Cansado de probar por el sitio web, Marvin decidió acercarse hasta la oficina del Registro Civil. Vive en Hospitalet de Llobregat pero viaja bastante por su trabajo, según explica desde Huelva. Si la persona que obtiene su nacionalidad no juramenta dentro de los 180 días siguientes, todo el proceso cae y hay que comenzar de cero, según establece la ley. Sin embargo, debido al atasco generado en las oficinas del Registro Civil, las autoridades decidieron que las personas que lo necesitaran pudiesen recibir un sello que "congela" el paso del tiempo. "¿Esto es lo que hay? pregunté en la oficina. Es seguir esperando. Pero no me ofrecieron soluciones", señala. La nacionalidad no se hace efectiva hasta que esté completo todo el proceso.

"Nunca antes hemos visto un ritmo de resoluciones de nacionalidad tan impresionante como lo estamos viendo ahora", dice Guillermo Morales

Pero ni siquiera a todos les han comunicado esta posibilidad. María —nombre falso porque teme que afecte a su proceso— llegó desde América Latina en 2012 para hacer un máster por 10 meses. Sin embargo, se emparejó con un español y decidió quedarse. Extendió su visado de estudios, hicieron el trámite de pareja de hecho y a inicios de 2017 comenzó el proceso para obtener la nacionalidad. Trabaja a tiempo completo desde hace más de cuatro años en publicidad y marketing y en agosto de 2019 le avisaron de que la respuesta era positiva. Desde entonces ha tratado de sacar hora en el Registro Civil de Alcorcón a través de internet sin suerte.

María también se acercó hasta la oficina de su zona pero no le solucionaron nada. "Me dijeron en plan favor que me pasase un mes antes de que se venza el plazo. Pero no sé con qué objetivo realmente", lamenta. Sus 180 días se cumplen en febrero y hasta ahora no ha tenido novedades. "Para sacar un préstamo para un coche tuve que poner el nombre de mi pareja porque a mí no me dejaban", cuenta.

Desde los despachos de abogados que trabajan temas de extranjería valoran como "exitoso" el Plan de Choque impulsado en la Subdirección General de Nacionalidad. "Nunca antes, y llevamos más de 15 años dedicándonos a temas de nacionalidad, hemos visto un ritmo de resoluciones tan impresionante como lo estamos viendo ahora", dice a El Confidencial Guillermo Morales, director de Legal Team, uno de los despachos dedicados a este tema con más experiencia. Sin embargo, lamentan el atasco generado en el Registro Civil y lo califican de "incomprensible". "No es posible que se condene al ciudadano a que no pueda acceder a su legítimo derecho por no cumplir con la formalidad de la Jura porque no existan citas", apunta Milagros Lucio García, otra de las abogadas de Legal Team.

Reclaman tomar medidas

El defensor del pueblo, Francisco Fernández Marugán, ha recibido decenas de quejas por los atrasos generados en las oficinas del Registro Civil y, tras constatar en "consultas aleatorias" que en algunos registros no es posible conseguir cita, recomendó al Ministerio de Justicia tomar medidas.

"Considerando que el trámite de jura o promesa de la nacionalidad es de obligado cumplimiento para los interesados, resulta evidente que la Administración debe adoptar las medidas necesarias para que los ciudadanos puedan realizar el mismo cuanto antes y evitar que dicho trámite dificulte el cumplimiento de una obligación derivada del propio ordenamiento jurídico", dice el artículo publicado en septiembre en su página web.

El defensor del pueblo recomienda "adoptar las medidas que procedan para que sea el Registro el que, al mismo tiempo que notifica la resolución de la concesión, asigne fecha y comunique la misma al interesado". Desde el sindicato del Ministerio de Justicia también señalan los problemas y aseguran que existe un "atasco general que viene desde hace meses". "No se hacen las inversiones que se necesitan en cuanto a personal ni a nivel técnico. Hay una cantidad ingente de faena pero no hay personal suficiente", explica a El Confidencial el coordinador de las agrupaciones de Justicia de Comisiones Obreras en Cataluña, David Toribio. El sindicato además está en una campaña en contra de la Ley de Registro Civil que debería entrar en vigor en junio de 2020 y que, según los trabajadores, "privatiza" el servicio del Registro.

El Confidencial intentó comunicarse con las autoridades del Ministerio de Justicia pero no respondieron a las solicitudes. Sin embargo, en junio la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado, aseguró que el "plan de choque" para acelerar la resolución de expedientes de la nacionalidad acumulados en los últimos años "está funcionado", pero adelantó que se pondrá fin al "monumental atasco" en 2021. La fecha inicial fijada para la finalización del Plan de Choque era el pasado 30 de noviembre y desde el Ministerio de Justicia no han anunciado una extensión.

Y si bien el trámite se ha agilizado en la Subdirección de Nacionalidad, está lejos de funcionar de la mejor forma. Ni siquiera aquellos nacidos en territorio español, que tienen menos exigencias, han tenido mejor suerte. Marvin presentó los papeles para obtener la nacionalidad de su hija de 9 años en 2016 y todavía sigue esperando. Además, el Plan de Choque no funciona de forma cronológica y personas que presentaron sus papeles en 2019 han obtenido una respuesta antes que otras que llevan esperando más de 3 años, según reconoció el propio ministerio.

Hacen negocio

Y como en todo servicio en el que hay un atasco, existen personas que encuentran la oportunidad para hacer un negocio. "Me dijeron que si pagaba 600 euros, había una persona que me conseguía la cita", explica Marvin que, resignado, quiso acceder a esta posibilidad: "Le dije que le hacía una transferencia pero me dijeron que no, que le tengo que dar el dinero en la mano". Desde entonces, Marvin no ha vuelto a su casa para poder realizar el trámite y, por ahora, continúa igual que cuando llegó, como residente de larga duración. "He pasado más de la mitad de mi vida aquí, ya me siento español", dice.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios