Corrupción en Asturias

Angustia y orgullo de una funcionaria asturiana pillada con las manos en la masa

Marta Renedo entra en prisión. La increíble historia de una funcionaria que desvió fondos para comprarse zapatos de lujo, fue condenada a nueve años de cárcel y 'hundió' sin querer un Gobierno

Foto: Marta Renedo, en la comisión de investigación del caso Marea. (EFE)
Marta Renedo, en la comisión de investigación del caso Marea. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura20 min

“Me han cesado porque tengo una empresa y estuve facturando cosas, bastantes cosas, del Principado a la empresa y me han pillado. ¿Por qué lo hice? No tengo ni idea... ¿Qué me pasó? No lo sé. Siento muchísimo haber defraudado a tanta gente… Mi marido no sabe nada. Ni mis hijos. Se van a morir (llora)”.

La funcionaria Marta Renedo —nacida en Madrid— no sabía que tenía el teléfono pinchado cuando (febrero de 2010) fue cesada como jefa de servicio de la consejería de Administraciones Públicas del gobierno asturiano. Podía haberse apropiado de 600.000 euros del erario público. Cesada sí, pero discretamente: aún faltaba un año (enero de 2011) para que la investigación destapara una red de corrupción en la Administración autonómica y Renedo fuera detenida junto a dos altos cargos y dos empresarios. Pero lo que había entonces solo era una funcionaria despedida por desviar fondos por su cuenta... para poder comprar desahogadamente en las 'boutiques' más cuquis de Oviedo. ¿Su artículo predilecto? Zapatos de tacón de 500 euros en adelante el par.

Casi 10 años después del día que la pillaron, Renedo ha ingresado en la cárcel de Nanclares de Oca (Álava) para cumplir una condena de —ojo al dato— nueve años de prisión. Una pena de corrupción severa; sin muchos precedentes para un funcionario público español. Las preguntas siguen siendo las mismas que se hizo Renedo aquel día. ¿Por qué lo hizo? ¿Qué le pasó? ¿Por qué una funcionaria hundió su carrera para darse unos caprichos consumistas? ¿Qué se le pasa por la cabeza a una persona normal cuando mete la mano en la caja cuando nadie mira? He aquí un artículo, en definitiva, sobre la tentación al alcance de todos.

Me perdió la codicia. Es como el que fuma marihuana un poco, y luego se va metiendo más drogas

O cómo Renedo —por la que pasaban los contratos públicos— empezó a hacer pequeñas trampas a instancias de sus superiores y por el ‘bien común’: burlar trámites para que las obras públicas y las subvenciones se ejecutaran a tiempo. Cogido el gusto al atajo legal, comprobó que podía triplicar su sueldo cobrando facturas de trabajos ficticios al Principado.

Y así pasó casi una década, sin que a nadie le llamaran la atención sus pecadillos consumistas. Renedo era una funcionaria respetada por su eficacia por encima de todo (trabaja para gobiernos del PSOE sin ser afín al partido). Pero tan competente quizás no era: fue dejando rastros tan grandes de sus trampas que lo increíble es que no la cazaran antes. Falta de controles internos, el musical.

Una paralítica fuera de control

26 de junio de 2007, oficina de Bankinter en Oviedo, alguien abre una cuenta a nombre de una paralítica de 96 años llamada María Severina Blanco. Trae una fotocopia del DNI de la anciana. El banco da el visto bueno. La ‘familiar’ de Severina rellena los papeles y pone un teléfono y una dirección de Avilés. Dos días después, llegan dos tarjetas —crédito y débito— a esa dirección. La carta la abre Marta Renedo, alta funcionaria del Principado de Asturias, que vive ahí con su marido y sus dos hijos. Ninguno de ellos es una paralítica de 96 años. Tachán.

En agosto, una empresa que trabaja con el Principado ingresa 25.800 euros en la cuenta de Severina. Luego vendrán más ingresos, pero el dinero vuela rápido —52.000 euros en cinco meses— en 'boutiques' y joyerías de la calle Uría, principal arteria comercial de Oviedo. Severina no sabrá nada de esa cuenta... hasta que Hacienda se le eche encima para pasmo de su familia. ¿Cómo se explica el frenesí económico de una paralítica que subsiste con una pensión de 450 euros, pero va por la vida quemando tarjetas a lo loco en las tiendas más pijas de Oviedo?

Sus enredos y manejos fueron los más chuscos, pero no eran ni los más gordos ni los más peligrosos

Renedo tenía el DNI de Severina porque la anciana había solicitado una ayuda al Principado. Repetirá varias veces la jugada: usurpación de personalidad y desvío de dinero público a cuentas bancarias truchas. También empezó a adjudicarse pequeños contratos públicos a una firma de su propiedad. Pero Renedo cometió varios errores catastróficos durante sus tropelías: hacer ella las gestiones en el banco dejando su dirección, su teléfono y su DNI; o transferir dinero desde una cuenta trucha a su cuenta personal una víspera de Navidad (o sea, el día del año que uno tiene más ganas de ir de compras sin freno). Es difícil, por tanto, no sentirse un poco identificado con su torpeza: cualquiera puede ser un estafador pifias con ganas de gastar de más en Navidad. Renedo iba cuesta abajo y sin frenos.

Persecución callejera

Azucena Vega, una vendedora de El Corte Inglés, precipitará la caída del trampantojo. Hacienda andaba detrás de Vega porque —la muy pillina— había obviado en su declaración un ingreso bancario del Principado de Asturias de 134.359,07 euros. Lo había obviado, claro, porque no sabía nada de ese dinero.

Tras comprobar que Azucena Vega estaba haciendo ruido y había dado con su nombre, Renedo entró en pánico, pero logró actuar una última vez con frialdad: se reunió con Vega en modo alta funcionaria y trató de convencerla de que todo era un error de la Administración que ella podía solucionar. Pero Vega no se fio y decidió ir a la policía.

Una escena callejera refleja la desesperación de Renedo cuando el suelo empezó a moverse bajo sus pies: perseguirá por la calle a la vendedora de El Corte Inglés para que no la denuncie. Lo narra el periodista Ramón Muñiz en el libro ‘Renedo no es un caso’:

Marta Renedo. (EFE)
Marta Renedo. (EFE)

“A las nueve de la mañana la llama; le pide verse para explicarle ‘todo lo ocurrido’. La trabajadora de El Corte Inglés ha dejado el asunto en manos de la policía y no quiere tener contacto. Frustrada, la funcionaria repite llamadas. Una, dos. Cinco. El móvil alterna el timbre con el de los mensajes que entran cargados de angustia. ‘Entiendo que no queráis hablar conmigo. Lo siento mucho y quiero arreglarlo. Por favor no puedo más’. Azucena sigue firme. A las 13:30 horas recoge las cosas y sale a la calle. En el portal de su casa, inopinadamente, se topa con Marta. Ha abandonado su puesto en Oviedo para suplicar clemencia. ‘No quiero hablar nada contigo’, se excusa la gijonesa... Renedo persevera: ‘Por favor, escúchame, yo también soy una víctima’. Azucena comprende que la funcionaria no atiende a sus razones y comienza a caminar por la calle, ignorándola. Renedo la sigue, a escasos pasos, gritando su nombre. ‘¡Azucena! ¡Azucena, escúchame por Dios!’. Le da igual que la vean… Turbada, se refugia en el primer edificio público que encuentra, el Ateneo de La Calzada. Renedo montará guardia y continúa tirando de móvil. ‘Por favor solo quiero contaros todo lo que sé. Por favor tengo hijos y también me han engañado. Estoy fatal. Dos minutos para decirte toda la verdad. Soy también una víctima. Por Dios’. Se puso a golpear la puerta y ahí yo le dije a un chico que por favor llamara al 112’, evoca Azucena. Dos agentes alcanzarán el lugar. Identifican a Renedo, le explican que una denuncia por acoso es peor, que espere a ver qué resulta de la investigación. Avergonzada, la funcionaria abandona el lugar. Presionar a Azucena solo sirve para cavar su hoyo más hondo, pero es algo que no querrá asumir”.

El segundo colapso de Marta Renedo tuvo lugar pocos meses después: el día que la despiden. Le toca comunicar a su entorno que lleva mucho tiempo metiendo mano a la caja. No sabe que tiene el teléfono pinchado: los investigadores creen que podría ser la punta del iceberg de una red de irregularidades en las consejerías del Principado.

Transcripción de sus llamadas ese día a su entorno laboral (recogidas en el libro):

Marta: Te tengo que contar una cosa y... solo quiero que me escuches, eres mi amiga y te debo una explicación. Vas a oír cosas horribles de mí. (¿Pooor?) y, bueno, es verdad. También, me han cesado (¡Marta, por dios! ¿Te puedo ver?). Yo te cuento, a lo mejor luego no me quieres ni ver. Me han cesado porque tengo una empresa y estuve facturando cosas, bastantes cosas, del Principado a la empresa y me han pillado. ¿Por qué lo hice? No tengo ni idea ¿Por qué lo he hecho? Tampoco. ¿Que si volvería atrás? Pues también…
Paula: Estoy temblando, hija.
Marta: Solo quería que lo supieras... ¿Qué me pasó? No lo sé. Siento muchísimo haber defraudado a tanta gente..., es de ciencia-ficción, sí. Luis [mi marido] no sabe nada. Ni mis hijos. Se van a morir (llora).

A otra amiga —Pili— le dice llorando: “Lo siento tanto por todos… ¿Por qué hice esa gilipollez? ¿Por qué? Es como una bola, que sigues y sigues, y una cosa lleva a la otra”.

“He tirado mi vida por la borda”, añade en una tercera llamada.

También habla con un alto funcionario llamado Joaquín, estupefacto ante la magnitud del desaguisado.

Joaquín: Lo primero es buscarte un buen profesional.
Marta: Ya, pero... ¿civil o penal?
Joaquín: (Silencio) Yo no sé qué es... lo que se te imputa.
Marta: 600.000 euros.
Joaquín: ¡Joder! No me lo puedo creer, Marta...
Marta: Ya lo sé que no te lo puedes creer.
Joaquín: ¡Joder, 600.000 euros, Marta! ¡Joder! Es que... pero... es que... ¡Joder!, vas a salir en la prensa, ¿me oyes?

“Llorando, ha tenido que reconocerle a su marido que se montó una empresa, afanaba dinero y lo gastaba a sus espaldas, para terminar asumiendo que 'si quieres divorciarte, lo entenderé'. El esposo le apretará las tuercas, exigirá sinceridad en adelante, pero renueva su alianza”, resume Muñiz en 'Renedo no es un caso'.

Es una de las pocas concesiones a la sentimentalidad de Renedo. Pronto se da cuenta de que tiene que dar la batalla: si van a por ella, acabarán todos salpicados. Al margen de los zapatos de tacón y otros caprichos, ella solo cumplía órdenes cuando le hacían firmar cosas extrañas...

Renedo conocía los atajos legales usados por la Administración, pero sus métodos para sustraer dinero para sí misma fueron más que endebles

En su primera declaración ante la jueza, lo negará absolutamente todo.

Renedo pasó pronto de culpable derrotada a víctima que se sentía injustamente atacada. Algo de verdad había en su paranoia: el Principado iba a utilizarla de cabeza de turco/cortafuegos del escándalo.

El contexto

La batalla por delimitar el escándalo tuvo una significativa derivada semántica: la policía hablaba de caso Marea y el PSOE de caso Renedo, en un intento (parcialmente exitoso) por cargar toda la responsabilidad sobre la funcionaria. Ya saben: este Gobierno no tiene un problema de corrupción, lo que hay es una manzana podrida. Hoy día se siguen utilizando las dos denominaciones (Marea/Renedo) indistintamente.

Francisco Álvarez-Cascos. (EFE)
Francisco Álvarez-Cascos. (EFE)

El momento político (preelectoral) fue decisivo para explicar el alcance del caso. Los meses previos al estallido —cargados de tensión, fuego amigo y dimisiones preventivas en el Gobierno— están marcados por una dura lucha en el socialismo asturiano entre Tini Areces, presidente del Principado, y Javier Fernández. Areces quería repetir como candidato del PSOE, pero Fernández le ganó la batalla. Y aún más importante: el caso Marea estalló antes de las elecciones (mayo de 2011)… y del 15M y su “PSOE, PP, la misma mierda es”. El escándalo pringó de lleno al Gobierno socialista, pero su rama empresarial también salpicó al PP. Ambos partidos se tiraron los trastos de la corrupción a la cabeza, la sociedad asturiana se indignó... y por esa grieta se coló un invitado sorpresa: el FAC, un partido escisión del PP recién creada por Francisco Álvarez-Cascos, que ganaría las elecciones contra todo pronóstico y bajo la bandera de la regeneración.

Un contexto favorable, por tanto, para que se juzgara un gran caso de corrupción en una región acostumbrada a barrer discretamente bajo la alfombra.

Un exconsejero de Educación (José Luis Iglesias Riopedre), una ex directora general (María Jesús Otero), dos empresarios (Víctor Muñiz, Alfonso Carlos Sánchez) y una funcionaria (Renedo) serían juzgados por prevaricación, cohecho, tráfico de influencias, regalos a cambio de adjudicaciones... y generar un agujero de 5,1 millones de euros a las arcas públicas. La pena más grave se la llevó el eslabón débil de la cadena: la funcionaria Marta Renedo.

Tini Areces, en la comisión del caso Marea. (EFE)
Tini Areces, en la comisión del caso Marea. (EFE)


Populistas somos todos

Como bien sabía Berlanga, toda tragedia celtibérica tiende al astracán. Los pinchazos permitieron escuchar las conversaciones entre la asistenta de Renedo y su pareja. La empleada del hogar no solo tiene una lengua viperina —carga contra la funcionaria con gran desparpajo porque la ha dejado sin paga extra— sino que sospecha —medio en broma— que el teléfono de la casa de Renedo está pinchado. “Rubalcaba, ¿estás ahí? Es una choriza, pero lo vas a tener que demostrar”, dice la asistenta. Su pareja responde: “Es una vividora, y pasar el polvo por la cárcel le vendría muy bien”. O la ola de anticorrupción populista que recorrió España en formato de comedia bufa.

Hagamos ahora populismo judicial a la inversa: ¿A cuántos les han caído nueve años de cárcel por desfalcos más graves de los que se acusó a Marta Renedo?

Renedo habló un día con su abogado con el teléfono pinchado. El abogado, que venía de ver a la fiscal del caso, trató de tranquilizarla. “La fiscal es muy buena persona” y se ha quedado “espantada” con tu historia: una funcionaria, madre dos hijos, “¿cómo se metió en eso?”, preguntó la fiscal. He aquí un enigma cuya respuesta va más allá de una simple adicción a las compras.

El banquillo del caso Marea. (EFE)
El banquillo del caso Marea. (EFE)


La entrevista

Cuando la sociedad asturiana se escandalice al ver a la funcionaria entrando en los juzgados subida en unos vertiginosos tacones de 500 euros, Renedo, lejos de avergonzarse, se reivindicará. “Llevo con ellos toda la vida; dejar de usarlos sería ir de falsa y, total, me criticarían igual”, aseguró esos días. El periodista Ramón Muñiz ve trasfondo en su discurso: “Hay una mezcla de carácter, autoestima y absoluta necesidad de galanteo en sus palabras. Son las cualidades que, junto a su capacidad de trabajo, marcarán sus ascensos... La ambición, el atrevimiento, el gusto por lo caro y su conocimiento del sistema llevan a Marta Renedo al delito. Son condiciones subjetivas de esta madre trabajadora. A su alrededor hemos visto también factores objetivos, como un sistema de controles deficiente, una organización que le confía grandes reformas sin premiar su productividad y una Administración que promueve a funcionarios capaces de retorcer la legislación para cumplir órdenes”.

Hablamos sobre la psicología de Renedo y la falta de controles del sistema con Ramón Muñiz, periodista de ‘El Comercio’ .

PREGUNTA. No hay muchos precedentes de funcionarios que les hayan caído nueve años de cárcel por corrupción.

RESPUESTA. No, no los hay. Yo interpreto que la sentencia trata la honorabilidad de los funcionarios como un bien jurídico. Por eso le cayó la pena más gorda a ella. No solo pagó por sus delitos —la apropiación— sino por socavar la reputación de la función pública. Creo que ahí está el fundamento de la pena y no deja de ser curioso. Es la única de todo el entramado a la que el Supremo no rebajó la pena.

P. También hay una posible explicación política al tamaño de la pena: Renedo como eslabón débil del entramado. La perfecta cabeza de turco.

R. Sí, Renedo reunía dos condiciones para acabar en esa situación de debilidad: sus manejos eran terriblemente burdos y era una funcionaria, es decir, no era ni una gran empresaria ni alguien con conexiones políticas o un partido detrás. Quedó en tierra de nadie, nadie le protegió, los funcionarios le repudiaron... A la parte política le interesaba poner el foco sobre ella para que asumiera todas las responsabilidades. El Principado quería que todos conociéramos sus enredos y manejos, que es verdad que eran los más chuscos de todos, pero no eran ni los más gordos, ni los más peligrosos.

De hecho, la policía inició la investigación porque los manejos personales de Renedo eran tan torpes que dedujeron que debía de haber algo más. Si sus errores no hubieran sido tan gruesos, quizá nunca hubiéramos reparado en los demás.

P. Hay algo difícil de entender: es una alta funcionaria que va de una consejería a otra porque su eficacia está fuera de toda duda al margen de sus simpatías políticas. Y, sin embargo: cuando se pone a hacer trampas, las hace fatal. ¿Cómo es esto? ¿Era eficaz para algunas cosas y una cabeza de chorlito para otras?

¿Que el político quería una obra rápido? Renedo te lo conseguía, con triquiñuelas o trampas, pero te lo conseguía

R. No solo no era afín al PSOE, sino que su familia era cercana al PP y tenía relación con destacados dirigentes populares. Hablamos de una época en la que los niveles superiores de las administraciones autonómicas se llenan de cargos políticos. Directores generales que no saben cómo gestionar la materia encomendada. Renedo tiene primero de jefe directo en Cultura a un médico, y luego en Administraciones Públicas —donde gestionaban las telecomunicaciones— a un licenciado en filosofía. Personas afines al partido con nula experiencia en su trabajo, en la gestión pública de los contratos, en la maquinaria administrativa. Ahí aparece Renedo, la funcionaria eficaz que sabe resolver los embrollos. ¿Que el político quería una obra rápida? Renedo te la conseguía, con triquiñuelas o trampas, pero te la conseguía. Es lo que en el libro llamo: 'Renedo, el irresistible encanto de la eficacia'. Lo que veían sus superiores en ella era que era resolutiva, no como otros funcionarios que ponían más pegas: “Para hacer esta obra necesitamos resolver la licitación por esta vía, pedir ofertas, hacer un concurso”. Ella no, ella conocía los atajos legales. Ahora bien: sus métodos para sustraer dinero para sí misma fueron más que endebles.

P. Renedo muere matando y con la cabeza alta: esas entradas en los juzgados luciendo orgullosa el símbolo de su corrupción: sus taconazos.

R. Con siete o 10 centímetros de 'stiletto' que la elevaban sobre los demás… Todos en Asturias —funcionarios, políticos, sociedad en general— pusieron el foco sobre ella. Cuando Renedo va a declarar a los juzgados, sabe que todo el mundo la ve como la funcionaria delincuente de los taconazos, pues allí se presenta sobre unos tacones altos. En ningún momento deja de utilizarlos. Es una persona segura de sí misma. A cualquier otro le hubiera hecho mella verse señalado socialmente e imputado en un caso de corrupción, pero no a ella, al menos aparentemente. Va de frente. Y no cambia.

Marta Renedo, a la salida de la Junta General del Principado. (EFE)
Marta Renedo, a la salida de la Junta General del Principado. (EFE)


P. ¿Autoestima alta o pura arrogancia?

R. Bueno… Yo no he percibido arrogancia cuando he tratado con ella, sino una enorme voluntad de salir adelante. Fíjate qué ocurre el día que la descubren. Su jefe le llama al despacho, le dice que está muy decepcionado y se echan a llorar. Acaban de expulsarla de la función pública; pasa de tener la vida arreglada, a afrontar un futuro mucho más que incierto. De una familia bien de Avilés a que se te abran las puertas del infierno. Pues bien: durante el trayecto en coche hasta su casa, de Oviedo a Avilés, una media hora, realiza varias llamadas (pinchadas). Las primeras son de una persona dolida y destrozada, pero diez minutos después, ya está hablando con algún aliado para preparar su futuro y su estrategia de defensa. Es una persona con una enorme voluntad de tirar hacia adelante. Cuando la vida te da un palo de tal calibre, lo normal es tardar mucho en reaccionar. Pero ella tarda diez minutos en ponerse en pie. Yo ahí no veo arrogancia: veo a una persona echada pa’lante. La duda no va con ella, ni la moderación, ni la falsa humildad. Es directa y trasparente. Me fascina su capacidad para no hundirse en un escenario tan duro.

P. Solemos asociar la corrupción a prácticas como meter cantidades absurdas de dinero en cuentas en las Islas Caimán. No tanto en gastarlo en compras. Renedo va por libre y gasta el dinero en comprar. Ella se lo guisa y ella se lo come…

Yo no he percibido arrogancia cuando he tratado con ella, sino una enorme voluntad de salir adelante

R. En la cárcel de Asturias hay unos módulos llamados UTE (Unidad Terapéutica y Educacional), conocidos fuera como los módulos libres de droga. Se trata de lograr que los presos abran los ojos a sus propias adicciones, en el sentido amplio del término. Renedo demostró cierta adicción al dinero. Vio que les resolvía muchas papeletas a los políticos, y conoció a un empresario como Víctor Muñiz, que llevaba décadas trabajando para la Administración y sabía todas las triquiñuelas. Su razonamiento fue: esta gente lleva mucho tiempo desviando fondos con mecánicas que no han sido descubiertas, pues yo también. ¿Y qué hace con el dinero? Ir de compras y mantener un alto tren de vida, que sus compañeros de la consejería atribuían a la buena posición de su familia, no a que pudiera estar sacando dinero por detrás. Se lo gastó en ella. En un piso, en viajes, en ropa muy cara, en zapatos ostentosos, todo ligado a la apariencia y a la coquetería.

...
Acabado el juicio, Renedo mantuvo una charla informal con Ramón Muñiz.

“Me contó cómo empezó a fraccionar algún contrato para asegurar el suministro de leche en el Centro Materno Infantil, y que una vez empezó a caer en la tentación, no encontró vuelta atrás. Me dijo: ‘Me perdió la codicia. Es como el que fuma marihuana un poco, y luego se va metiendo más drogas. O como el cesto de manzanas que se están pochando. Si los ves todos los días, no te percatas, pierdes la perspectiva. Eso fue lo que me pasó a mí’".

Muñiz concluye: "Me fascina la capacidad de los altos cargos para no reconocer nunca el error propio y responsabilizar siempre a los demás. Ver que, con las cámaras apagadas, hay alguien capaz de reconocerte sus tropiezos produce cierto alivio”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios