Podemos llama "ultra" a Josep Borrell

Cataluña distancia a PSOE y Podemos, que se alinea con ERC y Junts en el Congreso

Unidas Podemos vota junto a ERC, Junts, Bildu y PNV para que Borrell explique un informe de España Global. Bal desvela cómo el Gobierno cercenó la acusación de la Abogacía del Estado

Foto: Laura Borràs, en el Congreso. (EFE)
Laura Borràs, en el Congreso. (EFE)

El abismo que cada vez más separa a PSOE y Unidas Podemos se hace especialmente profundo con Cataluña. La sesión de la Diputación Permanente en el Congreso, la primera jornada de actividad ordinaria en seis meses, evidenció el principal problema para llegar a un acuerdo de investidura: Podemos se alineó con el independentismo para que Borrell compareciera para explicar un informe de Exteriores crítico con el 'procés'. La moción no saldrá previsiblemente adelante porque PP, Ciudadanos y Vox anunciaron que votarán en contra.

La primera decisión del Congreso esta legislatura fue la suspensión de los diputados presos. Entonces, Unidas Podemos votó en la Mesa a favor de que Junqueras y compañía mantuvieran su acta y fueron los votos de PSOE, PP y Ciudadanos los que los suspendieron de funciones. El Congreso ha seguido en la parálisis, pero en la primera jornada de actividad ordinaria, cuatro meses después de las elecciones, la situación se ha repetido. El PSOE se salva de sus teóricos socios en el tema catalán gracias a la oposición.

Bildu consideró que "España no es una democracia" y PP y Ciudadanos reprocharon al PSOE el lenguaje de sus socios en Navarra


El independentismo catalán había reclamado la comparecencia del ministro de Exteriores, Josep Borrell, "para informar sobre el informe de España Global que, además de contener aseveraciones injuriosas sobre la sociedad catalana, también viola la presunción de inocencia de los presos políticos". Se trata de un documento repartido por la secretaría de Estado de Irene Lozano en embajadas y medios internacionales para combatir el relato independentista.

Para ERC y Junts, es un texto que demuestra una animadversión personal de Borrell, al que Laura Borràs, portavoz de Junts, calificó como "una de las mentes más soberbias y provincianas de España". Para ERC, vulnera la presunción de inocencia de los acusados al presentarlos no como presos políticos sino como políticos que han cometido delitos. Bildu se alineó con los partidos independentistas y señaló que "España no es una democracia". El PNV también apoyó la comparecencia.

Josep Borrell e Irene Lozano. (EFE)
Josep Borrell e Irene Lozano. (EFE)

A ellos se sumó Unidas Podemos. La diputada de los comunes Aina Vidal afirmó que Borrell e Irene Lozano son unos "ultras". "Son sus propios Quim Torra", espetó a los socialistas. Vidal, del sector más soberanista de Unidas Podemos, afirmó que no es independentista pero criticó la violencia de la policía el 1-O y señaló que no había forma de ocultarlo.

El diputado socialista José Zaragoza no entró a criticar a Podemos. Zaragoza, del PSC, pasó por alto esa mención y que la diputada del partido socio preferente del PSOE comparase a Borrell con Torra. Solo señaló que el informe únicamente busca "explicar con racionalidad y sencillez las posiciones del Gobierno de España en política exterior".

El PSOE obtuvo el apoyo de PP, Ciudadanos y Vox. En el partido de Albert Rivera ejerció de portavoz Edmundo Bal, abogado del Estado del 'procés' hasta que fue relevado por el Gobierno de Sánchez. Bal hizo un alegato en tono duro a favor del sistema judicial español y defendió que en el 'procés' sí hubo violencia, justo la parte del escrito de acusación que cercenó el Gobierno socialista. "¿No hubo violencia cuando una letrada tuvo que saltar por la azotea? ¿Ese es el movimiento pacífico? La revolución de las sonrisas".

Hasta Cataluña, Podemos había tratado con guante de seda al PSOE y minimizó su crítica a Calvo


Bal habló por primera vez en sede parlamentaria sobre la acusación de la Abogacía del Estado en el 'procés'. "Rebajaron a propósito el escrito de acusación de la Abogacía del Estado. No sean ingenuos, no hay que explicarle a nadie en Europa que en España la Justicia es independiente".

La votación en la Mesa del Congreso en la que Podemos apoyó no suspender a los diputados presos fue esgrimida por Pedro Sánchez como uno de los motivos que le distancian de Unidas Podemos, y en la primera votación en el Congreso se repite la situación. Pablo Iglesias afirmó que, en caso de acuerdo, Podemos aceptaría la postura de Sánchez sobre Cataluña. Además, los comunes han renunciado ya a defender un referéndum de independencia. Pero la primera votación repite la escena.

La intervención de Unidas Podemos en este asunto contrasta con otros temas. Noelia Vera, por ejemplo, pidió la comparecencia de Carmen Calvo para explicar la actuación del Gobierno con el Open Arms, pero lo hizo con guante blanco, destacando que seguro que Calvo podría dar explicaciones y rectificar sus declaraciones de que el barco no tenía permiso para realizar rescates. Finalmente, la vicepresidenta comparecerá el jueves a las 16.00 en un pleno extraordinario del Congreso. Se ha convocado a petición de UP, con el apoyo de PP, Cs, ERC y PNV.

El independentismo fue el principal foco de tensión. Vox pidió sin éxito a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que corte las declaraciones de los partidos independentistas al hablar de presos políticos. Ignacio Gil Lázaro, exdiputado del PP y en esta sesión portavoz de Vox, crítico que ERC hable de "países catalanes". "No existe en el ordenamiento jurídico español ninguna Administración que se llame países 'catalanes', y el empecinamiento de ese grupo político en usar esa expresión busca la confrontación".

La alineación Podemos-nacionalistas periféricos frente al PSOE votando con la derecha se repitió en la petición de Bildu de que Marlaska comparezca por el despliegue policial en el G-7 de Biarritz en el que, según Bildu, hubo listas negras de Francia para que independentistas no pudieran cruzar la frontera. Txema Guijarro, de Unidas Podemos, criticó que el G-7 es "un club de ricos que se ha querido arrogar la gobernanza global y ha ninguneado a la ONU" y que "cuando la sociedad global se manifiesta, se les trate como criminales. Han doblado la población de Biarritz con fuerzas policiales y lamentablemente el Gobierno español ha seguido esa estrategia securitista".

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios