se sienten desprotegidos por la policía

Patrullas vecinales contra las bandas de ladrones: "Esto es el salvaje Oeste"

Más de 500 vecinos se organizan a través del móvil para blindar sus residencias en Yecla (Murcia). Últimamente, los asaltos se producen semanalmente y varios de una tacada

Foto: La oleada de robos en Yecla (Murcia) ha obligado a los vecinos a organizar patrullas de vigilancia.
La oleada de robos en Yecla (Murcia) ha obligado a los vecinos a organizar patrullas de vigilancia.

Vecinos desarmados y sin experiencia en seguridad se enfrentan solos a bandas organizadas de ladrones de todas las procedencias, principalmente ucranianos y marroquíes, pero también familias de delincuentes locales. Ocurre en Yecla desde hace varios días y es la respuesta que ha dado la gente al permanente clima de inseguridad que reina en este municipio de la Región de Murcia. Se muestran hartos de que ni una sola patrulla de Guardia Civil o Policía Local patrulle la zona afectada durante semanas. Se trata de los parajes rurales de Lentiscar y La Pujola, ubicados en el extrarradio del pueblo y lugar de residencia de unas 4.000 personas. Cada vez que se produce un robo o alguien alerta de un movimiento sospechoso, la Guardia Civil tarda hasta dos horas en llegar desde Jumilla o Cieza. Por eso, los vecinos han dicho basta y se han decidido a organizar patrullas vecinales.

"Esto es como el salvaje Oeste, los ladrones ya entran en las casas con descaro y no tenemos otra opción que autogestionar nuestra seguridad, ya que la Guardia Civil y el ayuntamiento son incapaces de velar por nosotros. Cada vez que hay una fiesta o un puente, hay una oleada de robos", relata María, una de las vecinas que lideran la iniciativa y que prefiere no identificarse por miedo. "Llevamos pocos días, pero tenemos abierto un grupo de WahtsApp con más de 500 vecinos en el que nos avisamos de aquellas personas o coches sospechosos y enviamos fotos. Nos mandamos información las 24 horas: matrículas, comportamientos extraños… Alguna gente ha empezado a dar rodeos con el coche de camino a casa o a ir más despacio y vigilando cada movimiento. Queremos que los ladrones sepan que vamos a blindarnos. Se terminó eso de venir aquí a llenar la furgoneta".

Los vecinos se han organizado para frenar los robos. A la derecha, uno de los carteles.
Los vecinos se han organizado para frenar los robos. A la derecha, uno de los carteles.

Los vecinos han colgado multitud de carteles en las calles en los que se lee 'Vecinos en alerta 24 horas. Aviso inmediato a la policía', como si se tratase de una empresa de seguridad. La consigna es clara: si se confirma un intento de robo o una actitud sospechosa, los vecinos que puedan se acercan a disuadir. Las patrullas tienen escasos días de vida y todavía no ha habido ocasión. "Esperemos que no tengamos que enfrentarnos a los ladrones, porque no sabemos cómo pueden reaccionar o si van armados. Sabemos que hay mafias de gente de Europa del Este operando por toda la región, y también vienen de la costa valenciana. No queremos ser ni santos ni héroes. Organizar las patrullas es nuestra última alternativa, necesitamos que los políticos sepan que estamos indefensos, porque esto se está yendo de las manos", dice Ana. Los vecinos están reuniendo firmas para presentarlas ante la Delegación del Gobierno en la Región de Murcia y posteriormente quieren apelar a su alcalde, Marcos Ortuño (PP), para que tome medidas.

La Policía Local de Yecla ha incrementado las visitas a la zona y los controles aleatorios, lo que ha resultado por ahora en un detenido 'in fraganti' cuando trataba de entrar en una nave industrial.

Los ladrones cortan vallas y entran en las propiedades con impunidad.
Los ladrones cortan vallas y entran en las propiedades con impunidad.

Asaltos los días festivos

La gota que colmó el vaso se produjo en las recientes fiestas de carnaval. Un grupo de ladrones desvalijó cuatro casas de una tacada. Una vecina llamó a la Policía Local, consciente de que llamar a la Guardia Civil era inútil, y los agentes se excusaron diciendo que todos los efectivos estaban destinados a los festejos que tenían lugar esa tarde. "Los ladrones vigilan nuestros movimientos y saben cuándo estamos en casa. Sabemos que hay grupos de ucranianos que vienen de Torrevieja, otros vienen de Albacete, hay muchos marroquíes pero no los tenemos identificados. La policía local cree que algunos de los robos son obra de 'menas' [menores extranjeros no acompañados] porque los agujeros por los que se cuelan son muy pequeños", afirma María.

Los ladrones lo destrozan todo en busca de dinero.
Los ladrones lo destrozan todo en busca de dinero.

No es que Yecla sea una mina de oro para atraer a tantos ladrones, pero sí reúne dos condiciones muy atractivas: es una ciudad industrial con cierto poder adquisitivo y cuenta con un extrarradio rural muy poblado, conocido allí como 'el campo', lleno de chalés y segundas residencias, tanto de familias locales como de propietarios ingleses que pasan allí el verano. "Las segundas residencias las desvalijan enteras. El inglés cuando viene de vacaciones tiene que irse al Ikea a amueblarlo todo entero. A algunos no les dejan ni los cubiertos. Rajan los sofás para ver si hay dinero, tiran los muebles al suelo… Muchos han optado por instalarse una alarma". Las compañías de seguridad están haciendo su agosto en Lentiscar y La Pujola, aunque eso no frena todos los robos.

Las segundas residencias las desvalijan enteras. El inglés cuando viene tiene que irse al Ikea a amueblarla entera

"Para los que vivimos todo el año aquí, que somos muchos, la sensación de inseguridad y la angustia es muy grande. Ya entran en las casas incluso con gente dentro", se quejan los vecinos. Esta semana, sin ir más lejos, los ladrones han entrado a una casa con sus habitantes dentro, dándoles un susto de muerte. Tres años atrás, amenazaron a toda una familia y la encerraron en una habitación mientras ponían la casa del revés y se marchaban en el coche familiar. "Siempre hemos sufrido robos, pero ahora es mucho más descarado. Roban de cuatro en cuatro, les da igual una casa que una nave agrícola. Saben que no les pasa nada". La maquinaria de los agricultores y los tractores (se han llevado ya varios) son objetivos muy codiciados. Ayer mismo, relatan los vecinos, desapareció un tractor en Yecla. El goteo es incesante.

El extrarradio rural de Yecla está lleno de viviendas y naves agrícolas poco vigiladas por la policía.
El extrarradio rural de Yecla está lleno de viviendas y naves agrícolas poco vigiladas por la policía.

"A ese tractor seguro que le han borrado ya el bastidor y va camino de Marruecos. Igual que los coches de alta gama. El día de carnavales me quedé en casa y menos mal, porque de repente mis perros se pusieron como locos. Sé que hubo gente merodeando la casa y no entraron al ver los perros y que había luz dentro. Pero si no, quizás hoy no tendría ni televisor", explica Ana. "Cuando preguntamos a la Policía qué podemos hacer para recuperar nuestras cosas, nos dicen que vayamos al mercado de Salina a las tres o las cuatro de la mañana. Es un mercado clandestino donde se vende todo lo robado. La Guardia Civil dice que nos olvidemos del oro porque al día siguiente está fundido. Es un escándalo".

Los vecinos advierten de que van a mantener estas patrullas vecinales hasta que se les ofrezca mayor protección policial. "Estamos tan hartos que algunos hemos pensado en mudarnos al casco urbano de Yecla a vivir sin miedo. Pero encima de que nos roban no vamos a permitir que nos echen de nuestras casas", sentencia María.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios