El jefe del PP apela a las raíces del partido

Casado clama por la unidad del voto: "Quien quiera que gobierne el PP que vote al PP"

Pablo Casado abrió su particular carrera electoral hacia La Moncloa en la clausura de la Convención Nacional del PP con un discurso liberal y patriótico dirigido a la sociedad

Foto: Pablo Casado durante la clausura de la convención nacional del PP. (EFE)
Pablo Casado durante la clausura de la convención nacional del PP. (EFE)

Pablo Casado abrió su particular carrera electoral hacia La Moncloa en la clausura de la Convención Nacional del PP con un discurso liberal y patriótico dirigido a la sociedad como oferta de alternativa al Gobierno de Pedro Sánchez y sus aliados independentistas más un llamamiento interno a su partido para que salga a la calle a recuperar al votante perdido. Durante setenta minutos y sin leer un papel, el presidente de los populares desgranó sus primeros compromisos para pedir el voto a los españoles y se esforzó en dar ánimos a los candidatos del partido que concurrirán a las urnas el próximo 26 de mayo en los comicios municipales, autonómicos y europeos.

"Quien quiera que gobierne el PP, que vote al PP", fue el ruego último de Casado ante los 3.000 dirigentes, militantes e independientes que han participado en la gran asamblea del partido centrada al final en ofrecer imagen de unidad y esbozar recetas para la reunificación del centro derecha.

El presidente de los populares insistió en que su partido no tiene que moverse del sitio para recuperar su antiguo espacio electoral que cifró en 10 millones de votos, sino mantener las raíces de sus valores, "fortalecer el tronco de nuestros principios y ampliar las ramas de nuestras ideas para cobijar a más gente debajo”. Nada de giros a la derecha ni mutaciones ante la competencia de Ciudadanos o la emergencia de la antigua escisión de Vox, más bien la receta de siempre para volver a ser esa "casa común" de conservadores, liberales, democristianos y reformistas que sirvió a José María Aznar y Mariano Rajoy para llegar al poder.

Según Casado, los electores que se fueron con los riveristas fuera del PP en busca del PP no lo han encontrado porque sólo su partido es "el verdadero PP". La tarea que tienen ahora todos los dirigentes y militantes del partido es convencer a sus antiguos votantes que tienen que volver a la casa madre. El sucesor de Rajoy recitó de corrido los nombres de las plazas de las capitales de todas las autonomías, las ciudades de Ceuta y Melilla incluidas, como los lugares donde se deben buscar a esos votantes descontentos. "Tenemos que salir a buscarlos, no esperar a que regresen; tenemos que volver a hacer popular el partido", remachó.

Ante la fragmentación del electorado en los últimos cuatro años, Casado sostuvo que "la nueva política ha traído poder a los nuevos partidos, pero no a los españoles". Se refería así al bloqueo legislativo o la llegada de La Moncloa de Pedro Sánchez con el apoyo de Podemos y los independentistas.

Sin citarlo por su nombre, el presidente del PP aludió a Ciudadanos cuando habló de las fuerzas políticas obsesionadas por la táctica y el corto plazo. "Quieren ser grandes pero hacen política pequeña", comentó además de advertir de las consecuencias de dispersar las fuerzas. Según Casado, "no se puede unir España desuniendo el voto, al contrario, hay que unir el voto para unir a los españoles de nuevo".

En su faceta de candidato a la presidencia del Gobierno, el dirigente de los populares cargó contra Sánchez por su "rendición" ante los separatistas catalanes, por "vender España para seguir el La Moncloa". Prometió de nuevo aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña, sin plazos hasta recuperar el orden legal, garantizar los derechos de todos los catalanes y desmontar las tramas golpistas.

Casado asumió las principales recetas politicas, económicas y sociales que siempre ha defendido el PP, desde la liberalización a la defensa de la vida y la familia, aunque hizo hincapié en la vuelta al sistema original de elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial y en la reforma de la Administración. Confirmó además su compromiso en mantener la prisión permanente revisable, con las leyes de violencia de género y en terminar con la financiación pública de los movimientos independentistas que se proponen acabar con la nación.

Capítulo aparte tuvo el compromiso en la defensa de la Constitución y de la Monarquía parlamentaria que la izquierda cuestiona como pilares del régimen democrático nacido en 1978. También fue clásica la clausura de la Convención Nacional del PP, con himno nacional y bandera de fondo en la despedida.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
42 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios