daesh no lo reivindicó, pero eso no es definitivo

Investigan dispositivos digitales del atacante de Cornellà en busca de nexos terroristas

Los Mossos no descartan encontrar elementos que vinculen el ataque con el yihadismo; no en vano, la Audiencia Nacional continúa dirigiendo las diligencias

Foto: La comisaría de Cornellà en la que Abdelouahab Taib fue abatido tras entrar al grito de “Allahu Akbar”. (Google Maps)
La comisaría de Cornellà en la que Abdelouahab Taib fue abatido tras entrar al grito de “Allahu Akbar”. (Google Maps)

La exmujer de Abdelouahab Taib, el argelino de 29 de años que atacó el pasado lunes una comisaría de los Mossos d'Esquadra en Cornellà antes de ser abatido, declaró que este le confesó hace un año que era homosexual y que quiso inmolarse porque tenía miedo de lo que iba a pensar la comunidad islámica. Este testimonio hizo pensar a los investigadores que el motivo del ataque era religioso con ciertos tintes sentimentales, alejado por lo tanto de cualquier tipo de terrorismo.

Investigan dispositivos digitales del atacante de Cornellà en busca de nexos terroristas

La instrucción, sin embargo, no ha hecho más que empezar y de momento sigue siendo la Audiencia Nacional, tribunal especializado en yihadismo, la encargada de coordinar el procedimiento. El hecho de que este tribunal continúe al frente de la investigación lleva a pensar que por ahora no está descartado cualquier tipo penal vinculado con el terrorismo, principal ilícito que se investiga en la Audiencia Nacional.

Fuentes de la investigación, además, confirman a El Confidencial que no está descartado todavía que la actuación de Abdelouahab Taib pueda ser considerada un acto terrorista. El hecho de que el Daesh no haya reivindicado la acción, explican las mismas fuentes, no indica que no haya una intención terrorista detrás y que este hombre pudiera ser considerado finalmente un 'homegrown' o lobo solitario que no tiene relación directa con la organización matriz.

Además, entienden que el hecho de que el atacante confesara su inclinación gay sería razón suficiente como para que Daesh decidiera desvincularse del atentado. La interpretación radical del islam que hace esta organización terrorista no admite la homosexualidad, más bien al contrario, ya que promueve una cultura machista, según explican las mismas fuentes.

En el registro del domicilio de Abdelouahab, para más abundamiento, los Mossos encontraron una gran cantidad de dispositivos electrónicos que en estos momentos están analizando y entre los que no descartan encontrar material que les permita establecer algún tipo de conexión con el delito de terrorismo. Por ahora, los investigadores se muestran cautos y se limitan a estudiar todos los archivos que contienen los abundantes elementos informáticos hallados.

De entre todo lo encontrado en el domicilio apenas ha trascendido de momento la carta de despedida que el propio Abdelouahab escribió a mano antes de salir hacia la comisaría. La misiva, a modo de oración, contaba siete líneas, estaba repleta de incorrecciones en árabe y mostraría, a juicio inicial de los investigadores, el aumento de actividad religiosa que tuvo al final de su vida, probablemente motivado por esa "controversia personal grave" que sufrió con motivo de su tendencia homosexual confesada por su expareja.

"Oh Dios te pido clemencia de tu sabiduría y pido clemencia de tu poder, y te suplico a tu gran generosidad, ya que eres el más poderoso y yo el menos, ya que tú eres el sabio y yo el menos, y tú sabes del más allá. Oh Dios si sabes que en este asunto hay (...) el bien para mí, para mi religión y mi subsistencia y todo lo relacionado conmigo y lo que me has predestinado, facilítalo y bendícelo para mí. Oh Dios, si sabes que este asunto (...) va en contra de mi religión y de mi sustento, aléjalo de mí y haz que mi destino sea bueno y haz que acepte (...)", rezaba literalmente la misiva tras la que los investigadores observaron "motivación personal encauzada desde el punto de vista religioso".

La expareja del atacante —se habían separado, aunque seguían viviendo juntos— también dio a conocer el último mensaje de móvil que le envió Abdelouahab. En él, el argelino anunciaba que tenía la intención de marcharse 'inshallah' (si Alá quiere) al "gran sitio que está arriba". Este mensaje, además de la religiosidad de su autor, daba cuenta de que pretendía acabar de algún modo con su vida.

"Era cariñoso y muy especial"

La mujer remitió ayer su primer comunicado a los medios para reivindicar la imagen de Abdelouahab. "En primer lugar, quiero dejar claro que en ningún momento he hablado con los medios hasta hoy, y va a ser la primera y la última vez. Me gustaría aclarar que Abdelouahab no es todas las barbaridades que he llegado a leer y ver. Él era un hombre bueno, le gustaba ayudar a los demás, le gustaba el deporte, como a cualquiera. Era cariñoso, y para mí era y seguirá siendo muy especial. El único que ha llegado a conocerme y entenderme. Amaba a su familia sobre todas las cosas; a sus amigos. Para nada era lo que van contando. No voy a decir nunca más a los medios. Solo les pido que respeten, él pasaba un mal momento. Así que les pido, por favor, que se le respete y recuerde por lo que de verdad era, un hombre cariñoso y humilde", sentenció Amina antes de despedirse. "Les ruego, por favor, que nos dejen ya en paz, que bastante dolor sentimos", concluyó.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios