Es noticia
Iglesias marca distancias con Puigdemont y pide "derrotarlo con votos, no por la fuerza"
  1. España
HACIA EL 155 EN CATALUÑA

Iglesias marca distancias con Puigdemont y pide "derrotarlo con votos, no por la fuerza"

Convencer en lugar de amenazar es la máxima del grupo confederal, que mantiene una vía intermedia criticando a partes iguales tanto la DUI, que Iglesias considera "ilegítima", como el 155

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias, iz, y Xavier Doménech, d. conversan durante el pleno del Congreso, celebrado hoy. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, iz, y Xavier Doménech, d. conversan durante el pleno del Congreso, celebrado hoy. (EFE)

El líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, ha comenzado a marcar distancias con el president Carles Puigdemont, después de que respondiese al Gobierno amenazando con votar una declaración unilateral si se aplica el 155. "Queremos derrotar el proyecto de los independentistas, pero no por la fuerza, sino por la fuerza de los votos; queremos convencer, no vencer", ha explicado en los pasillos del Congreso parafraseando a Unamuno, reinciendo en su propuesta de pactar un referéndum, legal y con garantías, para desenquistar el conflicto. Para el secretario general de Podemos no ha lugar la aplicación del 155, que el consejo de ministros activará este sábado en una reunión extraordinaria, porque entiende que "no ha habido DUI" y supondría "una involución que afectaría a la calidad democrática de nuestra patria". El referéndum, según defiende Podemos, tendría cabida a través del artículo 92 de la Constitución, en el que se contemplan sus distintas modalidades.

Convencer en lugar de amenazar es la máxima del grupo confederal, que mantiene una vía intermedia en esta crisis criticando a partes iguales tanto la DUI, que Iglesias considera "ilegítima" como la aplicación del 155, que cuenta con el apoyo de PSOE y Ciudadanos. Iglesias ha recordado también las críticas de Amnistía Internacional por la detención de los líderes de Óminium y la ANC, llamando la atención de que "nuestro país no debe parecerse a una república banenera o a países periféricos con un problema democrático".

Las críticas hacia el PSOE también ha subido de tono, lamentando un "envejecimiento prematuro del nuevo PSOE" por su apoyo "irresponsable" al Gobierno, a quien acusa de echar más leña al fuego en la crisis catalana. "Pedro Sánchez derrotó a las élites extremistas de su partido diciendo que España era plurinacional y que iba a estar más cerca de Podemos que del PP", ha recordado.

El portavoz de los comunes en el Congreso, Xavier Domènech, ha mostrado su sorpresa porque se trate de intervenir la autonomía de Cataluña justificándose en "algo que no ha ocurrido", en referencia a la DUI. En respuesta epistolar de Puigdemont, ha interpretado, "queda claro que no se votó la DUI, y lo quedó en suspenso no fue la declaración de independencia, sino que en todo caso fue la ley de transitoriedad posterior al 1-O". Asimismo aduce que se desprende de dicha carta una apuesta por el diálogo, que desde el grupo confederal vienen reclamando desde antes incluso de la celebración del referéndum.

El PSOE y, más concretamente el PSC, también está en el centro de la diana de los comuns. "Si legitiman el 155 ante algo que no se ha producido, como el propio Miquel Iceta ha dicho, estaríamos ante un apoyo irresponsable al PP", ha concluido. La solución que seguirán defendiendo los 'comuns' pasa por un referéndum pactado, como defiende el 80% de la población catalana, según a recordado. Cualquier otro camino sería una "irresponsablidad", que sería incomprensible, dijo, tanto para la mayoría de los catalanes, como para Europa y el mundo entero.

Desde Izquierda Unida, su coordinador federal Alberto Garzón ha calificado de "grave error" la amenaza de Carles Puigdemont de declarar la independencia, en caso de que se consume, pero al mismo tiempo ha advertido que el 155 "tampoco ayuda en absoluto". El Gobierno, ha lamentado, "tenía hoy una pequeña ventana abierta al diálogo que no ha querido aprovechar". El máximo responsable de IU ha llamado la atención por el hecho de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, solo convoque a PSOE y Ciudadanos, y no al resto de fuerzas políticas con representación parlamentaria. Una cerrazón al diálogo, ha indicado, "preocupante" porque Rajoy se estaría "dejando llevar por una línea poilítica muy peligrosa", la seguida por Ciudadanos, "de beligerancia frente al problema catalán".

Los socialistas también se equivocan para Garzón, pues aunque IU también se muestra "absolutamente crítica" con la hoja de ruta independentista, tanto en su base como en su desarrollo, ha matizado, Pedro Sánchez se estaría sumando al bloque contrario al diálogo y "fundamentalmente represiva". El proyecto de IU, en consonancia con lo defendido desde Unidos Podemos, pasa por la "apertura de nuevos modelos de país que permitan la unidad de España", colocando en el centro del debate las necesidades sociales y materiales.

Carles Puigdemont Cataluña PSC Pedro Sánchez Xavier Domènech
El redactor recomienda