solo hay 800 licencias de polo en españa

Tras 4 millones y solo 3 partidos el campo de polo de Alfonso XIII languidece entre conejos

La instalación de La Granja (Segovia), rehabilitada en 2011, solo ha albergado tres partidos en seis años. Ahora es un parque público a la espera de que el Gobierno le encuentre una salida

Foto: El campo de polo de La Granja.
El campo de polo de La Granja.

El campo de polo que Alfonso XIII construyó en la localidad segoviana de La Granja languidece irremediablemente entre madrigueras de conejos y toperas, coníferas y castaños de Indias, y los grafitis que de vez en cuando manchan la tribuna. El Consejo Superior de Deportes (CSD) lo rehabilitó y 'reinauguró' a finales de 2011 tras gastarse cuatro millones de euros. Solo ha albergado tres partidos en seis años. El Ayuntamiento de La Granja (gobernado por el PSOE) intenta conservarlo como puede utilizándolo como parque público, mientras el Gobierno central busca una salida viable para una instalación destinada a un deporte que hoy solo tiene 800 licencias en España.

El campo de polo, en una foto tomada un mes después de su inauguración.
El campo de polo, en una foto tomada un mes después de su inauguración.

El Real Campo de Polo ocupa unos 73.000 metros cuadrados, el equivalente a cuatro campos de fútbol. Se construyó en 1910, después de que el rey Alfonso XIII pagará 10.000 pesetas por los terrenos con la idea de levantar el primer centro hípico de España. Al monarca le gustaba este deporte. Incluso contrató los servicios de un entrenador inglés para que perfeccionara su técnica. Construido nada más entrar al pueblo por la CL-601 según se baja de Valsaín y del puerto de Navacerrada, está rodeado por una magnífica arboleda que incluye abetos centenarios, castaños de Indias, coníferas, incluso cedros del Himalaya, especies todas de interés de conservación. El emplazamiento es ideal. No hay que olvidar que La Granja es capital de la biodiversidad.

En 2007, el Gobierno socialista de Zapatero decidió financiar un proyecto para rehabilitar un complejo al que no se le sacaba todo el rendimiento, con el objetivo de que se pudiera utilizar para diversas actividades hípicas, como la doma, saltos, incluso partidos de polo con nieve. La cercanía con Madrid era todo un reclamo. "El suelo era del Ministerio de Hacienda. El Consejo Superior de Deportes decidió invertir 3,8 millones de euros porque se trata de un bien patrimonial del Estado cuya conservación en esos momentos era mejorable", explica José Luis Vázquez, el alcalde socialista del municipio.

Grafitis en la tribuna del campo de polo, ya eliminados por el ayuntamiento.
Grafitis en la tribuna del campo de polo, ya eliminados por el ayuntamiento.

El CSD aprobó en junio de 2010 el proyecto de rehabilitación por 3,76 millones de euros. Las obras fueron encargadas a la empresa pública Tragsa por 2,9 millones de euros. Los trabajos comenzaron ese año y con ellos se removió 34.000 toneladas de tierra para mejorar el firme e instalar un nuevo césped. El partido inaugural se celebró el 8 de octubre de 2011, entre un combinado de La Granja y otro del Club Puerta de Hierro, de Madrid, con pocos espectadores y con las instalaciones aún en obras. No era el partido que estaba previsto. Un retraso en los plazos de ejecución impidió que el campo lo inauguraran las selecciones de España y Portugal en un encuentro amistoso. Para la siguiente cita hubo que esperar un año, el 10 y 11 de octubre de 2012 se materializaron otros dos encuentros. En total, tres partidos en seis años.

"Lo que está claro es que las aspiraciones del CSD no se han materializado", señala el alcalde. El polo es un deporte absolutamente minoritario. Fuera de Andalucía, donde se registran una decena de clubes, se practica en Madrid, Cataluña y Baleares, según datos de la Federación Española de Polo. Si en 2012 había 532 licencias en toda España, en 2016 la cifra solo ha subido a 802. La hípica tiene mucha más aceptación, con 50.700 licencias, pero sigue siendo un deporte caro y las instalaciones de La Granja no han cuajado, un recinto que cuando se construyó tenía un buen drenaje, un buen sistema de riego y una bermuda (hierba) que aunque hoy parezca muerta es totalmente recuperable.

En España, el polo es un deporte minoritario. Solo hay 800 licencias, mientras que la hípica tiene más aceptación, con 50.000

Ayuntamiento y CSD firmaron un convenio en junio de 2012 para que el primero gestionara el campo, un convenio que duró tres años y establecía que en la instalación solo se podían desarrollar actividades de interés deportivo vinculadas al mundo del caballo y del polo. Este convenio venció en noviembre de 2015. Desde entonces el ayuntamiento utiliza el campo como gran parque público del municipio, donde los 4.500 vecinos de la localidad pueden pasear o hacer deporte. "Hay que mantener su carácter público mientras el consejo encuentra una salida. Tiene un gran valor social y patrimonial", señala el regidor de La Granja, que asegura que mientras se busca una solución, los jardineros del consistorio intentan conservar la pradera y se eliminan las pintadas vandálicas que de vez en cuando aparecen". José Luis Vázquez explica que también están zanjadas las deudas que el ayuntamiento adquirió con el CSD en el año 2013 después de que este organismo les reclamara 278.000 euros que concedió a La Granja para que construyera una pista de taqueo, una pista de entrenamiento.

El césped de la pradera del campo.
El césped de la pradera del campo.

Una pista de taqueo es una franja de arena que sirve para el entrenamiento de los caballos. Era una de las instalaciones complementarias que quedaron pendientes en las obras de rehabilitación ejecutadas por el CSD. El consejo firmó un acuerdo para que la pista la construyera el ayuntamiento gracias a una subvención económica. "Ya está todo solucionado. La pista se construyó y no hay ninguna deuda", señala el alcalde. Esta pista de entrenamiento también languidece muy cerca de los accesos del recinto, una puerta labrada en acero y oxidada, que representa una cabalgada de 12 jugadores de polo.

Espacio que ocupa el campo, casi cuatro campos de fútbol.
Espacio que ocupa el campo, casi cuatro campos de fútbol.

El futuro de la instalación sigue en manos del consejo. Tras la publicación de esta información, el CSD explica "que ha elaborado un pliego de concesión de la explotación donde trata de obtener la mejor solución posible para que el campo reciba una adecuada remodelación y para que se garantice su adecuado mantenimiento futuro. Se trata de borradores de trabajo que todavía no gozan de todos los informes preceptivos necesarios para proceder a su tramitación pública". El alcalde José Luis Vázquez espera "que el consejo encuentre un buen uso al campo y que se conserve su uso público. Tenemos el mismo interés, ya que se generaría actividad económica en la localidad. Pero entendemos que es complicado, por ejemplo, encontrar alguna iniciativa privada que revitalice la instalación deportivamente mediante un sistema de concesión".

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios