"CONSEGUIMOS DETECTARLOS ANTES DE RADICALIzarse"

Así combate España en internet el yihadismo: "Si no hay casi atentados es por algo"

España no había tenido atentados de terrorismo yihadista desde el 11-M. Los agentes tienen clara la razón: la lucha activa contra los focos de radicalización en internet. Así trabajan en nuestro país

Foto: Desde 2012, los cuerpos policiales y de inteligencia españoles han aumentado las labores de detección de posibles terroristas.
Desde 2012, los cuerpos policiales y de inteligencia españoles han aumentado las labores de detección de posibles terroristas.

Los atentados de Barcelona nos han traído a todos la trágica memoria del 11-M. Han pasado 13 años desde aquello: 13 años en los que, por suerte, España no había vuelto a sufrir atentados por parte del terrorismo yihadista.

Precisamente los atentados de Atocha marcaron un punto de inflexión: a partir de entonces, el Gobierno de España empezó a reforzar la lucha antiterrorista en todos los canales habidos y por haber. Desde 2012, Interior ha llevado a cabo un total de 134 operaciones que han concluido con la detención de 259 personas. Y si nos remontamos a los trabajos efectuados desde el 11-M, las cifras aumentan de manera considerable: 220 operaciones y 723 detenidos desde entonces.

A día de hoy, según los datos facilitados en su momento por el Ministerio del Interior, nuestro país cuenta con más de 3.000 agentes para seguir los pasos a las cerca de 1.000 personas que están en su radar. De esas personas, 259 han sido investigadas. Además, el Ejecutivo ha intervenido más de 500 números de teléfono.

Internet, el nuevo campo de batalla

Con estos mimbres, resulta evidente que los nuevos focos de captación y posterior radicalización de 'soldados' han cambiado drásticamente. A día de hoy, el nuevo campo de batalla para los cuerpos policiales y de inteligencia españoles es internet.

"Es donde está el mayor peligro de todos", relata a este periódico un miembro de la Policía Nacional cercano a las investigaciones llevadas a cabo desde sus diligencias. "Antes, el 'terreno' al menos estaba más delimitado: ahora, aunque podamos acotar las distancias, los nuevos focos de terrorismo están en internet: en los foros y en las redes sociales", asegura.

Los foros y las redes sociales no sirven para organizar atentados, pero sí son clave a la hora de reclutar a gente

Y lo peor es que internet ha incorporado un nuevo peldaño en la escala del peligro: "Los foros y las redes sociales no sirven para organizar atentados, ni mucho menos, para eso hay otros canales, pero sí son clave a la hora de reclutar a gente. Es en esos sitios donde los posibles terroristas empiezan a llamar la atención de muchos chavales que a lo mejor no están radicalizados, pero es ahí donde empiezan a hacerlo".

Así pues, la principal lucha de cuerpos como la Policía Nacional, la Guardia Civil o el CNI empieza ahí: "La clave está en detectar esos focos de radicalización y apagarlos cuanto antes". Y la cosa no ha hecho más que empezar: de aquí a 2020, el CNI contará con 600 nuevos agentes especialistas en yihadismo y ciberseguridad.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

¿Cómo se 'caza' a los futuros terroristas?

Una vez delimitado el terreno de juego, los agentes españoles se ponen manos a la obra con un objetivo claro: encontrar los nuevos focos de radicalización terrorista en internet y atajar los posibles peligros lo antes posible.

El trabajo transcurre, principalmente, a lo largo de tres fases: desde los primeros pasos hasta la infiltración y las posteriores detenciones de los sospechosos de planear posibles atentados.

1. Investigación

Hace años que los distintos cuerpos policiales y de inteligencia españoles cuentan con equipos disciplinares y perfiles de todo tipo. De este modo, consiguen analizar la problemática desde varios puntos de vista.

"Hay de todo", asegura a este periódico un miembro de la Guardia Civil. "Aparte de agentes policiales, hay abogados, expertos en cultura islámica, especialistas en yihadismo, informáticos, traductores, psicólogos... A los agentes se nos pueden escapar algunas cosas, así que lo que se consigue con esto es tener un punto de vista plural".

Además, estos trabajos también consiguen establecer perfiles psicológicos: "Tenemos la imagen mental de que el posible yihadista es un joven con el cerebro vacío y con ganas de liarse a tiros, y no es así", nos asegura este agente. "Cada uno puede estar ahí por mil razones: por juventud, porque haya vivido alguna guerra, porque haya perdido a familiares, porque realmente tenga esa conciencia política... o incluso por puro aburrimiento".

Foto: EFE/Guardia Civil.
Foto: EFE/Guardia Civil.

2. Detección de focos

La detección de los focos 'online' de posible radicalización, evidentemente, es mucho más compleja de lo que cabe pensar: "Quien se piense que un chaval de 17 años se va a poner a planificar atentados en un chat de Facebook no tiene una visión real del asunto"; asegura un informático experto en ciberseguridad que habitualmente colabora con la Guardia Civil.

Sin embargo, "sí que hay muchos jóvenes que, a través de sus publicaciones en Facebook, en Twitter o en Instagram, pueden tener un perfil interesante para posibles grupos más grandes. Y sí se da el caso de que los capten en las redes sociales más conocidas para, después, llevárselos a foros o chats más privados y enfocados".

Los que llevan estos foros no son tontos: saben que una parte de los que andan por ahí son agentes policiales

Es entonces cuando la cosa se complica: "Hay foros y plataformas más o menos conocidos, pero otros no tanto. En algunos puedes encontrar desde chavales entusiasmados que quieren hacer un atentado mañana mismo hasta contenido falso que alguien está publicando para despistar a los posibles policías. Los que llevan estos foros no son tontos: saben que una parte de los que andan por ahí son agentes policiales".

En cualquier caso, el verdadero reto tiene dos fases: en primer lugar, "encontrar los chats o foros en los que de verdad se está sembrando esa semilla de radicalización"; en segundo lugar, "conseguir entrar en ellos".

Foto: EFE.
Foto: EFE.

3. Infiltración

El miembro de la Policía Nacional nos desmiente uno de los mitos más extendidos: "Es absurdo pensar que vas a conseguir entablar conversación con plantarte ahí y decir: 'Hola, soy Muhammad y quiero hacer la guerra santa'. Te lo estoy exagerando, pero es muy ingenuo creer que las cosas funcionan así".

De hecho, "cuando intentas entrar en estos sitios o formar parte de una conversación, lo más probable es que te echen a las primeras de cambio. O si no, que te den información falsa para tenerte entretenido".

Es absurdo pensar que tendrás conversación entrando en un foro y diciendo: 'Hola, soy Muhammad y quiero hacer la guerra santa'

En cuanto a las claves para infiltrarse, evidentemente, el agente no revela ningún detalle, pero sí da alguna clave: "No es algo que se haga de la noche a la mañana, puede llevar mucho, muchísimo tiempo. Si en estos cuerpos hay gente especializada, es porque es muy difícil".

En cualquier caso, una vez infiltrados, la labor es más ardua si cabe: los agentes vigilan a los posibles sospechosos, siguen de cerca su actividad y, si detectan un peligro real, proceden a desarticularlo.

Foto: EFE/Cati Cladera.
Foto: EFE/Cati Cladera.

"Luchar contra ETA ha servido de mucho"

Para bien o para mal, España cuenta con una ventaja frente a otros países a la hora de luchar contra el terrorismo yihadista: las décadas de experiencia en la lucha contra ETA.

"Todo el mundo sabe que la lucha contra ETA hizo que muchos agentes se hicieran especialistas no solo en evitar atentados, sino también en evitar la radicalización", nos asegura el agente de Policía Nacional. "El mérito estaba en evitar atentados si alguien se enteraba de algo, claro, pero también en saber detectar los focos en los que se radicaliza a los jóvenes y evitar eso".

A día de hoy, por tanto, "ha habido que trasladar esos conocimientos a internet. Y lo malo de internet es que es mucho más grande, pero para eso hay especialistas informáticos que ayudan a ver cuáles son esos nuevos focos", asegura.

Si en España no hay tantos atentados es porque frenamos los focos de radicalización antes de que vayan a más

Y es que "el gran mérito de España ahora mismo es que, en comparación con otros países, estamos sabiendo llegar antes a este tipo de cosas. Muchos agentes trabajan en evitar atentados cuando saben que se pueden estar planeando, pero otros consiguen ir mucho más abajo, casi a la raíz del problema. Si consigues llegar ahí, tienes más posibilidades de acabar con el problema antes de que llegue a más. Nunca vas a llegar a todo ni lo vas a solucionar de raíz, pero en España muchas veces estamos siendo capaces de llegar a escalones muy bajos".

De hecho, asegura, "si en España no hay tantos atentados no es porque no haya peligro de que los haya, ni porque no haya jóvenes –—y no tan jóvenes— que se estén radicalizando. Si hay menos posibilidades reales de atentados es por algo: porque, por lo general, estamos consiguiendo victorias desde abajo, frenando estos focos de radicalización lo antes que podemos, antes de que vayan a más".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios